El COVID-19 provoca entradas de dinero récord en los ETF de oro

corona__blanco__premio__ganador
-

La alta incertidumbre y la igual de elevada volatilidad que se vieron en el mercado en el año 2020, el año de la pandemia, son dos de las razones que llevaron a muchos inversores a buscar refugio en el oro. Pero hubo más causas como la falta de alternativas seguras con los bonos gubernamentales agotando su potencial y el dólar de capa caída o su carácter de cobertura por si se producían episodios inflacionistas tras las fuertes inyecciones de liquidez que se introdujeron en el sistema.

Todo ello dejó al oro como uno de los claros vencedores de 2020 gracias a su 25% de rentabilidad conseguida y eso se notó también en los flujos de ETF que replican el comportamiento bien del metal en sí o de las mineras encargadas de su extracción. Así consta en los datos de cierre de 2020 que acaba de publicar World Gold Council. Cifran en 877 toneladas los activos comprados por los ETF en 2020, lo que supone un nuevo record histórico ya que en el anterior, el de 2009 la cifra fue de 646 toneladas. Un record que se produce a pesar de las ventas que se vieron en el último trimestre del año.

Mal arranque de año

De hecho, el comportamiento que se vio en la industria de ETF en los dos últimos meses de 2020, los mismos en los que el mercado empezó a descontar una vuelta a la normalidad tras conocerse la efectividad de varias vacunas, fue de salidas de dinero en este tipo de productos. En concreto, se vendieron 148 toneladas de oro entre noviembre y diciembre. Datos que llevan a preguntarse a muchos inversores si sigue teniendo sentido tener o no oro en las carteras de cara a esa hipotética recuperación que el mercado ha descontado en las últimas semanas.

De momento, el arranque del año no ha sido de lo más positivo ya que el metal amarillo pierde más del 3% pero aún así, son más las voces que consideran que hay que seguir teniendo oro en cartera que quienes piensan que su momentum acabó con las uvas.

“A medida que avanzamos hacia 2021, muchos de los mismos impulsores de la demanda de oro deben continuar, como las tasas más bajas y los mejores costos de oportunidad, el estímulo fiscal, las altas valoraciones de las acciones y los efectos económicos de COVID-19”, apuntan desde el World Gold Council.

No es el oro el que tiene la mejor expectativa

Esas mismas razones son las que alega Ned Naylor-Leylan, gestor de Merian Gold&Silver Fund, para justificar por qué sigue teniendo sentido destinar una parte de la cartera al oro. Eso sí, a su juicio, no será el oro sino la plata el metal que mejores perspectivas presenta para 2021. “2021 será el año de la plata. Esperamos que los mercados asuman la importancia doble de la plata como componente industrial y reserva de valor monetario”, afirma. Un doble componente que ya premiaron los inversores el año pasado ya que, aunque muchos lo desconozcan, fue la plata y no el oro el metal que mejor comportamiento tuvo el año pasado.

Fuente: VisualCapitalist

De hecho, tal como recuerdan desde Wisdom Tree, también los ETF de plata cerraron en 2020 con compras record. «Con 275 millones de onzas de plata incorporadas a los productos cotizados en 2020, el año supera por más del doble a las colocaciones del récord anterior (registrado en 2019, con 137 millones de onzas)», afirman. Y creen que a este metal seguirá yéndole bien debido a que mezcla atributos cíclicos por su perfil industrial, pero también defensivos, por su característica de metal precioso.