El 63% de los clientes del segmento wealth pide la inclusión de ETF en sus carteras

En estos nueve meses, y a falta de tres para concluir 2022, nadie podrá negar que estamos ante uno de los años más volátiles que se recuerdan en los mercados. La industria de la gestión de activos es consciente del momento en el que vivimos y su objetivo de intentar conseguir rentabilidades en este contexto se antoja bastante complicado. Ante esta situación, la gestión pasiva, con unos márgenes más competitivos, puede ser clave en la construcción de las carteras de los inversores. El crecimiento de esta parte del negocio ha sido vertiginoso en los últimos dos años, pero ¿cuál es la valoración y la percepción que tienen las bancas privadas, EAF y family offices de nuestro país sobre los ETF?

FundsPeople analiza la implantación del uso de estos productos en las inversiones que realiza este sector de la industria de la gestión de activos. Para ello, ha llevado a cabo un sondeo, que va ya por su tercera edición, en el que han participado 37 entidades del segmento de distribución, fundamentalmente bancas privadas y EAF.

En cuanto a su percepción general, este nicho no lo tiene tan claro como los inversores institucionales a la hora de valorar los ETF. Estos vehículos no consiguen el beneplácito unánime del segmento de wealth y del negocio de advisory. Mientras que un 37% no expresa una clara predilección por ellos, solo el 20% reconoce estar muy satisfecho con este producto. Sin embargo, la tendencia, en general, es positiva, ya que, si sumamos los que declaran estar bastante o muy satisfechos, el porcentaje asciende hasta el 63%, cuando en el estudio anterior era el 57%.

Más allá de la liquidez

A la hora de valorar las características de estos productos, los inversores de wealth management destacan la liquidez (60%). Si lo comparamos con los estudios anteriores, este atributo mejora los datos del sondeo de 2021 (56%), pero se queda lejos del primer estudio, en 2020, en el que el porcentaje que se decantaba por la liquidez como la particularidad más importante era del 72%.

Un dato destacable es que este año no se aprecia tanta disparidad en la valoración de las diferentes cualidades. La liquidez se equipara al mismo nivel que la transparencia, en segunda posición (59%), y la negociación en bolsa (56%), que ocupa, al igual que en los estudios anteriores, la tercera posición. El hecho de ser instrumentos con los que se puede operar intradía gusta especialmente a bancas privadas, family offices y EAF.

Por otro lado, los costes, un clásico cuando se habla de ETF, se sitúan en cuarto lugar, cuando el año pasado se aupaban al segundo puesto. No obstante, el porcentaje de participantes que los señalan como la característica más importante sigue siendo elevado, el 53%.

Modo de uso de los ETF por parte de los inversores de wealth management

En lo que respecta al uso de los ETF, se observa una consolidación en la penetración de los fondos cotizados en la construcción de las carteras del inversor de banca privada. El porcentaje de clientes que solicita recurrentemente a su asesor la inclusión de estos productos en su portfolio es del 63%. Este dato es más elevado que el registrado en el estudio anterior de 2021 (53%), pero no supera el resultado del primer análisis, en el que tres de cada cuatro clientes demandaban este tipo de vehículos.

Los fondos cotizados consiguen arraigo entre este tipo de inversores. La mayoría de los encuestados asegura que lleva usando ETF en la configuración de sus portfolios más de tres años (53%). No obstante, aún hay un porcentaje significativo que no los utiliza en la construcción de su cartera de inversión. La proporción de los que dicen no recurrir a fondos cotizados se sitúa en el 19%. Una cifra menor a la observada en el sondeo de 2021(26%), pero dos décimas más alta que la registrada en el primer estudio de 2020 (17%).

Predilección europea

Entre los que sí los usan el comportamiento es similar al observado en ediciones anteriores de este análisis. El 56% de los encuestados les dan un peso en las carteras de entre el 5% y 10%, y el uso principal que le otorgan es el de recoger el comportamiento de un determinado índice. Por lo que se desprende del sondeo, sobre todo, europeos. El 54% de los encuestados afirma usar vehículos domiciliados en Europa; el segundo mercado favorito es el americano (28%). La marca España también tiene su hueco y vuelve a niveles de 2020. El porcentaje de inversores que eligen ETF que cotizan en nuestro país asciende al 11%, en línea con el resultado del estudio de hace dos años (12%) y recuperando lo perdido el ejercicio pasado (7%).

A la hora de seleccionar un ETF, la liquidez es lo más importante (60%), pero el proveedor del vehículo también lo es. El 41% de los clientes de wealth management lo califican como factor determinante, situándose en segunda posición.

El reconocimiento de la gestora clave para elegir proveedor de ETF

Captura de pantalla a las

A la hora de elegir un proveedor de ETF, el reconocimiento de la gestora, el conocimiento del producto y el material de apoyo en idioma local son los factores más importantes. Sin embargo, y aunque el servicio al cliente se queda en quinto lugar como factor fundamental a la hora de elegir proveedor, uno de los aspectos más valorados cuando el cliente ha dado el paso de incorporar el producto en la cartera es el servicio posventa, al igual que concluían los dos estudios anteriores.

Un giro que se observa en este tercer estudio es la vuelta a la normalidad tras la crisis del COVID-19. La presencia local y los eventos recuperan cierto protagonismo a la hora de elegir proveedores. Estos factores son señalados como determinantes por el 11% de los encuestados, cuando en 2021 este porcentaje fue de tan solo un 1%.

El proceso de análisis y comparación de ETF no muestra cambios sustanciales respecto a los sondeos anteriores. El tracking difference es la ratio más relevante y supera al TER y al tracking error, que se posicionan en segunda y tercera posición.

Si bien el uso de los ETF por parte del segmento wealth management se consolida, aún le queda camino por recorrer. Incluso en momentos volátiles como los actuales, en los que la liquidez puede ser clave a la hora de hacer movimientos en las carteras en busca de mejores rentabilidades, solo un 23% de los encuestados optaría por sustituir fondos de gestión activa por ETF en sus carteras.

Todos los detalles en los gráficos

Captura de pantalla a las
Captura de pantalla a las
Captura de pantalla a las