La estrategia de Andbank en mercados privados: ventajas de ser pioneros

El principal elemento diferenciador de Andbank en su estrategia en mercados privados es, según Eduardo Martín, haber sido pioneros en la inversión en estos activos. Martín es el director de Productos y Desarrollo de Negocio de Andbank España, y se incorporó a la entidad en 2014, dos años después de que la firma aterrizase en nuestro país. 

“Ser pioneros nos ha dado una ventaja competitiva y un carácter especial”. Empezaron en 2012 y desde entonces acumulan más de 1.500 millones en compromisos históricos, lo que supone el 7% del volumen de negocio de la entidad. A día de hoy, tienen invertido en este tipo de activos 1.290 millones, lo que los sitúa entre las principales bancas privadas en distribución de estos activos en nuestro país. “Haber sido pioneros sigue siendo una ventaja, ya que nos permite aprovechar oportunidades de inversión antes que otras entidades”, señala.

Otro elemento que los diferencia de sus competidores es su modelo de distribución de arquitectura abierta, que replica la filosofía de Andbank en otras áreas de inversión. A lo largo de sus 10 años de experiencia en estos mercados han cerrado acuerdos con 15 gestoras distribuyendo 88 vehículos y 55 tesis de inversión diferentes con el que han creado “un ecosistema de inversión único”, explica.

"Ser pioneros nos ha dado una ventaja competitiva y un carácter especial"

La evolución natural de su negocio en alternativos deriva, según Martín, en la reciente creación de una gestora de capital riesgo, Actyus Private Equity. Con ello, manteniendo la filosofía de arquitectura abierta, hemos desarrollado capacidades internas propias. Esto nos permite estructurar y dar soporte a programas de inversión alternativa de nuestros clientes a través de SCR privadas, una parte del mercado que tendrá desarrollo en los próximos años.

Asimismo, nuestra gestora de capital riesgo, nos permite firmar alianzas con equipos de gestores que con tesis de inversión interesantes y track record probado, no cuentan con estructura regulatoria necesaria para llegar a la banca privada. “Actyus Private Equity nos permite dar la estructura adecuada a estas ideas que nos gustan siempre que tengamos convicción para hacérselas llegar a nuestros clientes”, señala.

Cambio del escenario macroeconómico

Sobre cómo ha evolucionado el negocio de Andbank en los últimos años, Martín se sincera: “Este año nos ha hecho ver que los anteriores habían sido excepcionalmente buenos”. El catalizador del cambio: los tipos de interés.

“Desde 2014 a 2018 teníamos la dificultad de que los inversores de banca privada no conocían el activo y tampoco había mucha oferta de producto. Pero los tipos de interés estaban en mínimos, y este entorno hacía atractivo el capital riesgo para las bancas privadas”, explica. Con el cambio de política monetaria, “estamos viendo una corrección en cuanto al apetito de estos vehículos, que han perdido parte de su atractivo respecto a los activos líquidos y en especial respecto a la renta fija”.

A este cambio de escenario se suma el hecho que sus clientes llevan tiempo invirtiendo en mercados privados, por lo que las carteras tienen ya porcentajes de exposición relevantes. Sin embargo, no hay un nivel óptimo que persigan asignar: “no trabajamos con objetivos de colocación o carteras modelo, sino que buscamos ideas interesantes y una distribución natural al cliente, que es quien toma la decisión última de invertir”.

"Tengo la sensación de que va a haber cierto ajuste en la industria"

En los últimos años las cifras de compromisos de capital eran crecientes, cerrando 2022 con 280 millones de euros de captaciones. Este año, cumplir la expectativa de 230 millones en ilíquidos sería un buen escenario. “Esto no es bueno ni malo, es lo que tiene que ser y lo que marca el mercado en el entorno actual”, señala. Estima que el sector se va a ajustar un poco, “tengo la sensación de que va a haber cierto ajuste en la industria”, lo que no impide, según Martín, que estructuralmente seguirá siendo un mercado relevante y con recorrido.

Retos de abrir los activos privados al mercado masivo

Los activos ilíquidos son “un producto complejo que hay que explicar bien antes de la decisión de inversión, y al que también es imprescindible hacerle un adecuado seguimiento”. Para Martín, abrirlo al mercado masivo complica la venta, pero también el seguimiento de las inversiones. Es un reto. La tecnología tiene que hacer eficiente ambas fases. Martín explica que desde la entidad han hecho un importante esfuerzo tratando de ofrecer un buen servicio de reporting y seguimiento. Esto implica exigir a las gestoras actualización de los flujos de caja trimestrales, actualización de cartera y valoraciones, y “estar vinculado a la inversión”, señala. “Esto no va de vender, sino de vender bien y seguir la inversión. Durante seis o siete años puede que el cliente no vea nada de su dinero de vuelta, así que el dividendo se lo tienes que dar en forma de información".

Cuando buscan una estrategia, Martín señala que se centran en variables de governance más que pretender buscar la estrategia triunfadora, que también. “Esto nos hace buscar proyectos vitales para el equipo, que estén alineados con los intereses del partícipe, que cobren de manera adecuada, que tengan experiencia o que gestionen bien los conflictos de interés. También que tengan estructura, medios materiales y humanos no solo desde el punto de vista de inversión, sino también jurídica y fiscalmente. Queremos tener un interlocutor que sea sensible a las mismas exigencias regulatorias que nosotros”, explica. “Si los equipos y las estructuras son robustas, ya tiene una buena base para que el negocio vaya bien”.

"Esto no va de vender, sino de vender bien y seguir la inversión. Durante seis o siete años puede que el cliente no vea nada de su dinero de vuelta, así que el dividendo se lo tienes que dar en forma de información"

A la hora de hablar de oportunidades, el punto de partida es que una ventaja de los mercados privados es que “tienen ciclos metabólicos más largos”, señala. “En los mercados cotizados las variaciones se producen muy rápido”.  

Aunque en estos momentos hay ciertos activos que acaparan mayor interés, en este ciclo de largo plazo “hay hueco para todas las estrategias”. A la hora de construir cartera, no trabajan con una composición modelo. “Buscamos tener variedad de contrapartes, variedad de perfiles de riesgo y variedad de activos en los que invertir, esto facilita que la oferta al cliente sea mucho más natural y flexible para adaptarse a la particularidad de cada cartera”.

Tres estrategias: convicción, diversificación y plan de negocio

Fruto de su experiencia, han establecido tres grandes tipos de soluciones. La primera son los productos de convicción, que cuentan con una tesis de inversión muy vertical, clara y concreta, o dependen de un equipo, una tecnología o un mercado muy específico, por lo que suelen tener riesgos muy concentrados. (Ejm.: Deep Tech en Israel, Transporte y Logística o Ciberseguridad).

En segundo lugar, estaría el producto de diversificación normalmente en formato fondo de fondos. “No suelen ubicarse en la parte alta del primer cuartil de su categoría, pero ofrecen exposición genérica a esta a través de distintas estrategias, gestores y mercados. “Te enfrentas a una cartera más abstracta que el caso anterior, pero a la hora de invertir te ofrece mitigación de riesgos muy relevante y estabilidad en la cartera con unos flujos de caja son más constantes. Mucho más adecuado para perfiles conservadores”.

Una tercera tipología son los productos de plan de negocio. Estos se centran en construir una cuenta de resultados sólida y estable y defender a toda costa las hipótesis iniciales de costes e ingresos de las que depender la TIR objetivo. “Es un producto que le interesa mucho a los empresarios porque se pega mucho a la economía real”, el perfil habitual de cliente de banca privada.

“Esta es una clasificación original de nuestra experiencia en estos activos; es el resultado de haber sido pioneros”, explica. En los últimos años, señala que han tenido un viraje de productos de convicción a productos de diversificación, manteniendo el esfuerzo por localizar en los primeros estrategias diferenciadoras y complementarias a los segundos.