La razón de por qué tras un mal año bursátil hay que mantenerse invertido el año posterior

1196254033_322dc2c901
Foto: peterkreder, Flickr, Creative Commons

Históricamente, los mercados bursátiles se han recuperado con fuerza tras registrar caídas muy pronunciadas. Al menos, así ha sido en el caso de la renta variable americana. Lo demuestra un estudio realizado por Capital Group, en el que ha analizado las 18 mayores caídas del mercado desde la Gran Depresión. El trabajo arroja una conclusión interesante: desde el crash del mercado, en todos los casos, el índice S&P 500 había subido cinco años más tarde. La media de rentabilidad anual registrada durante esos periodos de cinco años superaba el 18%.

Esto pone de manifiesto que la rentabilidad de los mercados suele subir con fuerza tras las caídas más acusadas, recuperándose con rapidez de los niveles mínimos. La rentabilidad media registrada durante el primer año posterior a las cinco mayores caídas del mercado que se han producido desde 1929 es del 70,9%, lo que evidencia la importancia de mantener la inversión y evitar el impulso de abandonar los mercados durante los periodos de volatilidad. En el siguiente gráfico realizado por la entidad se puede ver las rentabilidades exactas ofrecidas por los mercados en los distintos casos.