Nicolas Walewski (Alken): “El verdadero refugio es el value y a día de hoy eso se encuentra en small – mid caps”

Nicolas Walewski
Foto: cedida por Alken.

El inversor está buscando refugio ante el temor a una recesión, pero en opinión de Nicolas Walewski lo está haciendo en el lugar equivocado. Para el fundador de la boutique Alken, girar hacia sectores clasificados como defensivos no es lo mismo que proteger la cartera. “Hay gestores que creen que su mandato es refugiarse en large caps y el sector salud, pero se equivocan. El verdadero refugio es el value y a día de hoy eso se encuentra en small – mid caps”, sentencia.

Con esa convicción férrea se dirigió a los clientes españoles uno de los gestores de bolsa europea más relevantes del mercado. Su buque insignia, el Alken European Opportunities, ha atravesado unos años duros, lastrado por su convicción value, a contracorriente del apetito por growth de los últimos años. El fondo llegó a ser uno de los fondos básicos del armario de los perfilados españoles, pero dos ejercicios complicados, 2019 y 2020, les penalizó.

Ahora parece que los vientos vuelven a soplar a favor de Walewski. El mítico fondo de bolsa europea cerró un año como 2022 con una rentabilidad del 7%, lo que le situó no solo en el primer cuartil de su categoría sino en el segundo percentil.

Convicción en energéticas

Una de las grandes convicciones en el Alken European Opportunities es el sector energético, que representa un 21% de la cartera de su buque insignia. “De nuevo los inversores han abandonado a las energéticas. Dentro del S&P 500 el sector vuelve a cotizar en mínimos”, recalca el gestor.

Si fuera usted, compraría energéticas como cobertura contra un nuevo shock en los precios”, advierte. Porque en su opinión, una nueva ola de incertidumbre es inevitable. “Es lo que ocurre cuando hay escasez de inversión en un bien donde sigue habiendo mucha demanda”, explica. El ratio de capex/ventas en la industria energética está en mínimos y, en opinión de Walewski, eso generará tensiones en los precios.

“Hay inversores que tienen claro que quieren jugar la transición energética y lo hacen a través de renovables o instaladores eléctricos. Pero al final del día el mundo sigue necesitando cobre y veo a pocos invirtiendo en mineras”, argumenta el gestor. Pero no todas las materias primas tienen los mismos vientos de cola, matiza. Mientras que el cobre es un metal escaso y no puede ser reemplazado, no ocurre lo mismo con el carbón o el crudo, por lo que la fortaleza de la tesis no es igual.

Los temores se han sobredimensionado

Walewski entiende bien a qué responde el sentimiento risk-off actual. “El ratio de nuevas órdenes/inventarios ha comenzado a caer y cuando esto sucede históricamente el PMI se ha ido por debajo de 40. Esa contracción previsible es lo que ha llevado al mercado a estar defensivo”, cuenta. Es lo que explica que el Alken European Opportunities se haya quedado rezagado en los últimos meses; los inversores están primando las large caps y el sector del lujo mientras que el equipo gestor está apostando por las small caps y sectores cíclicos.

Pero en su opinión, los temores se han sobredimensionado. Al final de día, ¿es inminente el colapso del mercado? El gestor no lo cree. Aún hay mucho ahorro pospandémico del que deshacernos. En Estados Unidos el ahorro de las familias representa aún un 5% del PIB pero es que en Europa y China es el 10%. “Es algo que va a llevar tiempo y aún así hay gente que cree que ya estamos en las trincheras”, insiste.

De ahí que el gestor mantenga su convicción en sectores cíclicos como las automovilísticas y en menor medida en algunos bancos seleccionados, lo que le ha penalizado en el corto plazo. En el caso de las automovilísticas, están siendo castigadas porque el mercado descuenta un colapso en el precio de los coches. Algo con lo que Walewski no está de acuerdo. “Aún hay una enorme escasez de vehículos. Los fabricantes están mejorando su producción, pero parte de niveles muy bajos para la demanda que hay”, defiende.

Los dividendos nunca mienten

Sobre todo porque el consumidor aún está fuerte. Ocurre una historia similar con los bancos europeos. “Ves el pánico del mercado, pero luego hablas con los consejeros delegados de los grandes bancos y todos te pintan una escena similar. Aún no está habiendo una ola de impagos y en cada temporada de resultados el sector bate a las expectativas”, cuenta. 

De hecho, Walewsji siente que hay una desconexión en el mercado. “Los inversores están comprando compañías del sector del lujo como si no hubiera un mañana y a la vez vendiendo automovilísticas como si se viniera un colapso de la economía mañana”, resalta. De ahí que en su cartera predominan sectores cíclicos, como algunas  industriales,los castigados semiconductores o consumo. Por el contrario, no tiene nada en el tan querido sector salud.

Para apoyar su argumento, el gestor se sirve de una mítica frase del empresario estadounidense Rockefeller: “Los dividendos nunca mienten”. Y tras el castigo a los cíclicos, los ratios de pagos al accionista de muchos de los sectores en su cartera se mueven en niveles de doble dígito. “Me siento muy seguro en mis convicciones y además no son ideas muy queridas por el mercado actualmente. Eso me dice que es un punto de entrada”, defiende.