Nueva economía en bolsa y tacticismo en renta fija, las últimas apuestas de Mutuactivos

Photo by Drew Beamer on Unsplash
Photo by Drew Beamer on Unsplash

La gestora Mutuactivos mantiene una visión positiva respecto a la renta variable. “El contexto actual, marcado por una economía con crecimiento e inflación al alza, pero con los tipos de interés reales en negativo, invita a los inversores a aceptar más riesgo para poder sacar rentabilidad a su ahorro. Este escenario es bueno para la bolsa, donde vemos valor en términos relativos», comenta Ignacio Dolz de Espejo, director de soluciones de inversión de Mutuactivos.

En su opinión, los mercados descuentan un escenario en el que la inflación americana rondará el 2% en los próximos años, pero los tipos de interés seguirán bajos. “Un contexto de bajos tipos de interés reales y crecimiento económico moderado sería muy benigno para la bolsa y el crédito corporativo de peor calidad. Por un lado, las empresas se beneficiarían de la recuperación económica aumentando sus beneficios y reforzando sus balances. Por otro, los bajos tipos de interés mantendrían el atractivo relativo de los activos de riesgo frente a la deuda pública”, comenta. “El consenso de analistas estima un beneficio de 190 dólares para el S&P500 en 2022, cuando la economía haya vuelto ya a la normalidad. El índice puede presentar un potencial del 11% desde los niveles actuales”, añade.

En este contexto, la entidad apuesta por continuar con una estrategia táctica, que pone el foco en su proceso de selección de valores, basado en el análisis fundamental de las compañías en las que invierten. Uno de los segmentos en los que ven más potencial es en el de las empresas de nueva economía y relacionadas con los nuevos hábitos de consumo que está imponiendo el COVID-19. Les gustan valores como Ubisoft, Prosus, Facebook o Google.

Bolsa española

Respecto a la bolsa española, Mutuactivos centra su apuesta actual en compañías de “vuelta a la normalidad”, como Merlin, IAG, Aena, Amadeus o Inditex, que se beneficiarán de la reactivación cíclica, y de otro grupo de compañías orientadas a la transición energética, como Repsol, Enagas o Ence, que aprovecharán el impulso fiscal promovido por Europa para los negocios relacionados con las energías limpias.

Dolz de Espejo asegura que en su proceso de selección buscan compañías, como las anteriores, “con balances sólidos, que no van a quebrar y que previsiblemente van a vivir una clara recuperación en cuanto mejore la situación económica”.

Selectivos en renta fija

El posicionamiento actual de Mutuactivos con la renta fija es bastante prudente y muy selectivo. En opinión de los gestores, los bancos centrales no van a subir tipos hasta que la inflación supere, de media, el 2%, lo que va a hacer que tengamos tipos reales negativos durante bastante tiempo. Este contexto hace que no sea interesante la deuda pública y limita mucho las oportunidades en renta fija privada.

En este segmento, la gestora está optando por realizar operaciones tácticas y muy controladas. En general, están cortos de los plazos largos y ven valor en los swaps de inflación y en los híbridos. Tenemos un elevado nivel de liquidez en cartera, del 30%, para aprovechar posibilidades que surjan en el mercado como hicimos el año pasado”, comenta Dolz de Espejo.  

Crecimiento económico

En cuanto a macroeconomía, prevén que la aparición de las vacunas, el esfuerzo fiscal de los gobiernos y una política monetaria acomodaticia permitirán un fuerte rebote del crecimiento global en 2021. «España tendrá una recuperación más lenta, pero se sumará al carro de la mejoría», añade.

En cuanto a divisas se refiere, estiman que la situación fiscal de EE.UU. mantendrá el dólar débil. Por su parte, para diversificar una parte de la cartera, apuestan por activos reales, como las materias primas.

La gestora estima que viviremos con tipos bajos durante varios años todavía. “Parece lógico que, mientras los niveles de endeudamiento público se mantengan en cotas tan elevadas como las actuales (niveles de endeudamiento que no veíamos desde la Segunda Guerra Mundial en numerosas economías desarrolladas), los bancos centrales traten de mantener los tipos de interés artificialmente bajos, incluso si la inflación llegase a repuntar. Solo así será posible mantener la estabilidad de las cuentas públicas y reducir, paulatinamente, el stock de deuda en términos reales”, añade Dolz de Espejo.