Diagnóstico: el caballo de batalla de mejorar los resultados médicos

Helena Miles_MSIM_Morgan Stanley_noticia
Firma: cedida (MSIM).

TRIBUNA de Helena Miles, vicepresident, International Equity team, MSIM. Comentario patrocinado por Morgan Stanley Investment Management.

En el caso de las compañías de atención sanitaria, el santo grial del compounding con rentabilidades elevadas se sustenta sobre su capacidad para fijar precios, sus barreras de entrada y la demanda no discrecional del mercado final. Aunque la demanda no discrecional puede suponer un lastre de cara al compounding para los inversores, reviste claras repercusiones para otras partes interesadas: para el paciente, puede suponer la ausencia de otras opciones.Advertisement El concepto de 'no discrecional' a menudo significa unos sistemas sanitarios sobrecargados dado que los hospitales y los proveedores no pueden recortar los tratamientos cuando los presupuestos se restringen, los costes se disparan o las cifras de pacientes aumentan.

Esto lleva a la siguiente pregunta: ¿qué es una intervención médica de valor? Creemos que un uso amplio de pruebas diagnósticas y de detección temprana implica la ventaja de unos mejores resultados para los pacientes, así como la posibilidad de optimizar el gasto sanitario. Los diagnósticos informan el 70% de las decisiones clínicas, pero solo abarcan del 2% al 5% de la financiación sanitaria(1).

Reducción del coste de la enfermedad

Resultó reconfortante ver al presidente de la biofarmacéutica británica en que invertimos hablar sobre la necesidad de "reducir el coste de la enfermedad" en el Foro Económico Mundial de 2023 en Davos a comienzos de este año(2). Durante su intervención, el señor Johansson fue claro al afirmar que alcanzar este objetivo depende de la detección y el diagnóstico temprano, no solo del desarrollo de medicamentos. Se trata de una observación interesante viniendo del presidente de una de las farmacéuticas más importantes del mundo, pero quizá tenga su justificación en vista del extraordinario gasto de las farmacéuticas en investigación y desarrollo (I+D).

Se estima que el gasto anual en I+D relativo a oncología es de unos 50.000 millones de dólares estadounidenses a escala global(3), si bien la mejora de las tasas de supervivencia ha sido obstinadamente baja. Las intervenciones en desarrollo por las grandes farmacéuticas por lo general se dirigen a etapas avanzadas de las enfermedades y los medicamentos mejoran la supervivencia media en meses, no años. En el periodo de 30 años, comprendido entre 1992 y 2022, las tasas de supervivencia en mujeres estadounidenses con cáncer de mama en fase avanzada se han multiplicado por dos, pero solo hasta el 29%(4).

El potencial de que las pruebas diagnósticas y la detección en fase temprana mejoren las tasas de supervivencia parece enorme. En el caso del cáncer, cuanto antes se trate la enfermedad, mayor será la probabilidad de que las intervenciones farmacéuticas incrementen la supervivencia. Tomemos el ejemplo del cáncer de mama: la tasa de supervivencia a cinco años en mujeres de Estados Unidos con cáncer de mama que no se ha extendido más allá del pecho es del 99%(5, 6). Sin embargo, en los casos en que el cáncer se ha extendido, la tasa de supervivencia cae drásticamente, a solo el 29%. La diferencia entre ambas tasas de supervivencia radica en cuándo se detecta y se diagnostica la enfermedad.

Conjuntamente, las pruebas diagnósticas y los análisis predictivos pueden permitir a los médicos tomar mejores decisiones de tratamiento e incluso evitar la hospitalización de los pacientes. Los algoritmos predictivos se han empleado en unidades de cuidados intensivos para identificar a aquellos pacientes más propensos a necesitar intervenciones quirúrgicas(7). Como consecuencia, los hospitales han indicado una reducción de la mortalidad(8). Además, el 39% de los ejecutivos sanitarios encuestados afirman que el uso de análisis predictivos y pruebas diagnósticas ha reducido los costes.

La reducción de costes para el sistema sanitario que puede traer consigo un uso más amplio de pruebas diagnósticas y de detección puede ser significativa. Por ejemplo, se estima que el coste de tratar un tipo específico de cáncer de pulmón es de 231.000 dólares estadounidenses al año en Estados Unidos(9). Comparemos este dato con un coste de detección equivalente de 19.000 dólares al año, menos del 10% de lo que cuesta el tratamiento(10). Además, si los médicos pueden identificar correctamente el tipo de enfermedad con pruebas diagnósticas, los sistemas sanitarios no desperdiciarán caros medicamentos en pacientes cuyo cáncer no habría respondido al medicamento de que se trate desde el inicio. Así pues, contar con pruebas diagnósticas específicas también podría permitir a los médicos ofrecer tratamientos más asequibles.

Hallar el equilibrio

Naturalmente, se debe alcanzar un equilibrio entre mejorar los niveles actuales de pruebas de detección y no sobrecargar los sistemas sanitarios con el coste de someter a exámenes médicos a poblaciones enteras con demasiada frecuencia. Realizar pruebas a poblaciones enteras centradas en el cáncer de pulmón con un coste de 19.000 dólares al año no es precisamente una carga financiera insignificante. También existe el problema de los falsos positivos en poblaciones a las que se les realice demasiadas pruebas o que se deriven para que se las hagan cuando la enfermedad está en un estadio tan inicial que impida su detección.

Puede que el mejor ejemplo de detección en fase temprana también es el más antiguo: la citología vaginal, que se emplea para detectar el cáncer de cuello del útero, no comenzó a utilizarse de manera generalizada hasta 40 años después de su invención, en la década de 1960. Desde entonces, las tasas de incidencia y de mortalidad por cáncer de cuello de útero han caído más de un 50%(11). A pesar de este éxito, llevó 40 años desplegar por completo un programa de detección. Esto demuestra que hallar un equilibrio entre coste, precisión y adaptación de conductas no es tarea fácil.

También nos enfrentamos a la cuestión de aquellas enfermedades para las que se dispone de medios para su detección, pero cuya intervención terapéutica es actualmente limitada. Un caso pertinente en este sentido es la prueba que existe para detectar el riesgo genético de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Chris Hemsworth, actor australiano, recientemente hizo público que tiene un riesgo más alto de desarrollar esta enfermedad, tras someterse a una prueba genética. Se le detectó un gen que aumenta entre ocho y doce veces el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, frente a una persona no portadora de una copia del gen en cuestión(12).

Aunque esta información puede resultar útil en cuanto a la gestión de los factores de riesgo, no todo el mundo puede tener la capacidad de recurrir a medios para gestionar el riesgo (por ejemplo, ejercicio, dieta o terapias experimentales). La prueba puede decirle a un paciente si tiene un mayor riesgo genético de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, pero no ofrece tratamiento alguno. Aunque esta situación ofrece ventajas, también puede plantear más preguntas que respuestas desde el punto de vista ético. Así pues, claramente existe un equilibrio que se debe alcanzar entre diagnóstico / pruebas de detección e intervenciones terapéuticas.

Las compañías de diagnóstico están expuestas a tendencias con enorme importancia en la mejora de los resultados médicos y la necesidad de que los proveedores gestionen los costes. Gozan de niveles elevados de ingresos recurrentes y barreras de entrada: una vez que se instala una máquina de diagnóstico, el fabricante venderá consumibles que permitan a la máquina llevar a cabo diferentes pruebas diagnósticas, lo cual a menudo asegura clientes cautivos, con márgenes altos y flujos de ingresos previsibles. Creemos que estas características hacen de las compañías dedicadas al diagnóstico negocios de alta calidad en los que invertir.

Invertimos en diversas compañías de diagnóstico en nuestras carteras globales. Nuestras posiciones en ciencias de la vida obtienen entre una cuarta y una tercera parte de sus ingresos de las pruebas diagnósticas. Cuentan con altas cuotas de mercado en un mercado final concentrado y creciente. La innovación de estas compañías ha permitido mejorar la calidad, la amplitud y la eficiencia de las pruebas diagnósticas. Por ejemplo, la multinacional estadounidense de atención y dispositivos médicos en que invertimos está desarrollando un análisis de sangre que puede detectar la conmoción cerebral y predecir las consecuencias de lesiones cerebrales en un plazo de 15 minutos(13).

El sector farmacéutico y el de biotecnología también son clientes de las pruebas diagnósticas. En muchos casos, los proveedores de estas pruebas también desempeñan un papel importante en el proceso de desarrollo de medicamentos, gracias a la fabricación de diagnósticos complementarios. Las pruebas diagnósticas a menudo se desarrollarán junto con un medicamento para identificar de un modo más preciso a aquellos pacientes que deberían responder mejor a él. Por ejemplo, el proveedor estadounidense de instrumentos analíticos en que invertimos se dispone a colaborar con la biofarmacéutica que también mantenemos para desarrollar pruebas diagnósticas para algunos de sus medicamentos de oncología. Para el proveedor de instrumentos analíticos, esto supone la ventaja de una demanda de mercado final resiliente y protección de los reguladores, sin los riesgos asociados con los ingresos de las compañías farmacéuticas tradicionales: fracasos de los ensayos, vencimiento de patentes y presiones sobre los precios.

Conclusión

Conociendo el potencial de las pruebas diagnósticas y de detección temprana para reducir el coste de la enfermedad, parece acertado afirmar que debería considerarse un elemento no discrecional, si no infrautilizado, del ecosistema de la atención sanitaria. Pensamos que la demanda de pruebas diagnósticas cuenta con un soporte robusto dado que existen razones sólidas para su uso de forma más generalizada y en fases tempranas.

Para el inversor, estas compañías pueden ofrecer altos retornos sobre el capital operativo empleado, respaldados por barreras de entrada e ingresos recurrentes. Están expuestas a tendencias de enorme importancia en las que pueden hacer posibles resultados mejores y ahorrar costes. Rara vez vemos a estas compañías copar los titulares por el logro de avances de calado en terapias curativas, pero, si las valoramos más en profundidad, vemos que ofrecen el enorme potencial de mejorar significativamente las tasas de mortalidad por enfermedades que acortan la vida.

Para leer el artículo en la página original, clica aquí.

Fuentes y notas:

1 Roche Diagram, “Breaking Silos to Unlock the Value of Diagnostics”, edición 2017, volumen 2.

2 BBC News, “Technology can help the NHS, says AstraZeneca boss”, 23 de enero de 2023.

3 McKinsey, Our Insights: “Pursuing breakthroughs in cancer-drug development”. Publicación el 12 de enero de 2018.

4 Angela B. Mariotto, Ruth Etzoni, Marc Hurlbert, Lynne Penberthy y Musa Mayer, “Estimation of the Number of Women Living with Metastatic Breast Cancer in the United States”, Cancer epidemiology, biomarkers & prevention: a publication of the American Association for Cancer Research, cosponsored by the American Society of Preventive Oncology. Publicación en Internet el 18 de mayo de 2017.  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5833304/

5 cancer.net “Breast Cancer: Statistics”. Datos estadísticos adaptados de publicaciones de la Sociedad Americana contra el Cáncer, “Cancer Facts & Figures 2023” y “Cancer Facts & Figures 2020”, el sitio web del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer; y el programa Surveillance, Epidemiology, and End Results (SEER) del Instituto Nacional del Cáncer. Todas las fuentes, consultadas en febrero de 2023.

6 Tasa de supervivencia a cinco años = porcentaje de pacientes que todavía viven en el plazo de cinco años tras la detección del cáncer.

7 philips.com “Predictive analytics in healthcare: three real-world examples”, 12 de junio de 2020.

8 philips.co.uk “Early Warning Score reduces incidence of serious events in general ward”.

9 siemens-healthineers.com “Lung cancer screening: A lever to reduce cancer mortality”.

10 siemens-healthineers.com “Lung cancer screening: A lever to reduce cancer mortality”.

11 cancer.org “History of Cancer Screening and Early Detection: 20th Century to Present”, última revisión, el 17 de mayo de 2021. https://www.cancer.org/treatment/understanding-your-diagnosis/history-of-cancer/screening-early-detection.html

12 Instituto Nacional de Envejecimiento, “Study reveals how APOE4 gene may increase risk for dementia”, 16 de marzo de 2021, disponible en nia.nih.gov

13 Abbott, “New Study Shows Abbott’s Blood Test for Concussion Could Predict Outcomes From Brain Injury and Inform Treatment Interventions”, 11 de agosto de 2022, nota de prensa.


Consideraciones sobre riesgos

No existe garantía de que una cartera vaya a alcanzar su objetivo de inversión. Las carteras están sujetas al riesgo de mercado, que es la posibilidad de que bajen los valores de mercado de los títulos que posee la cartera. Los valores de mercado pueden cambiar a diario por acontecimientos económicos y de otro tipo (por ejemplo, catástrofes naturales, crisis sanitarias, atentados terroristas, conflictos y disturbios) que afecten a mercados, países, compañías o gobiernos. Resulta difícil predecir el momento en que se producirán tales acontecimientos, así como su duración y sus posibles efectos adversos (por ejemplo, para la liquidez de las carteras). En consecuencia, su inversión en esta estrategia podrá comportar pérdidas. Tenga en cuenta que esta estrategia puede estar sujeta a determinados riesgos adicionales. Los cambios en la economía mundial, el consumo, la competencia, la evolución demográfica y las preferencias de los consumidores, la regulación pública y las condiciones económicas podrían afectar negativamente a compañías con negocios globales y tener un impacto desfavorable en la estrategia en mayor medida que si los activos de esta estuvieran invertidos en una variedad más amplia de compañías. En general, los valores de los títulos de renta variable también fluctúan en respuesta a actividades propias de una compañía. Las inversiones en mercados extranjeros comportan riesgos específicos como, por ejemplo, de divisa, políticos, económicos y de mercado. Las acciones de compañías de pequeña y mediana capitalización entrañan riesgos específicos, como una limitación de líneas de productos, mercados y recursos financieros y una volatilidad de mercado mayor que los títulos de compañías más grandes y consolidadas. Los riesgos de invertir en países de mercados emergentes son mayores que los riesgos asociados a inversiones en mercados desarrollados extranjeros. Los instrumentos derivados pueden incrementar las pérdidas de forma desproporcionada y tener un impacto significativo en la rentabilidad. También pueden estar sujetos a riesgos de contraparte, liquidez, valoración, correlación y de mercado. Los títulos ilíquidos pueden ser más difíciles de vender y de valorar que los que cotizan en mercados organizados (riesgo de liquidez). Las carteras no diversificadas a menudo invierten en un número más reducido de emisores. En consecuencia, los cambios en la situación financiera o el valor de mercado de un solo emisor pueden causar una mayor volatilidad. Las estrategias ESG que incorporan inversión de impacto y/o factores medioambientales, sociales y de gobierno (ESG) podrían provocar que la rentabilidad relativa de la inversión se desvíe de otras estrategias o índices de referencia generales del mercado, en función de que los sectores o las inversiones de que se trate gocen o no del favor del mercado. Por tanto, no se garantiza que las estrategias ESG vayan a traducirse en rentabilidades de inversión más favorables. 

DEFINICIONES

El retorno sobre el capital operativo empleado (ROOCE) es una ratio que indica la eficiencia y la rentabilidad del capital circulante de una compañía. Se calcula del modo siguiente: beneficios antes de intereses e impuestos / inmovilizado material más capital circulante (se excluyen componentes financieros y fondo de comercio).

INFORMACIÓN IMPORTANTE

No existen garantías de que una estrategia de inversión vaya a funcionar en todas las condiciones de mercado, por lo que cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente en periodos de retrocesos en el mercado.

Una cuenta gestionada por separado podría no ser adecuada para todos los inversores. Las cuentas gestionadas por separado según la estrategia concreta incluyen diversos títulos que pueden no seguir necesariamente la rentabilidad de un índice concreto. Se requiere un nivel mínimo de activos.

Para obtener información importante sobre los gestores de inversiones, consulte la parte 2 del formulario ADV.

Los puntos de vista y las opiniones y/o los análisis expresados pertenecen al autor o al equipo de inversión en la fecha de elaboración de este documento, podrán variar en cualquier momento sin previo aviso debido a las condiciones del mercado o económicas y podrían no llegar a materializarse. Además, tales puntos de vista no se actualizarán o revisarán de otro modo con el fin de recoger la información disponible o las circunstancias existentes y los cambios que se produzcan después de la fecha de publicación. Los puntos de vista expresados no reflejan los de todo el personal de inversión de Morgan Stanley Investment Management (MSIM) ni los de sus sociedades dependientes o filiales (en conjunto "la firma") y podrían no plasmarse en todos los productos y las estrategias que esta ofrece.

Las previsiones y/o las estimaciones que se facilitan en este documento pueden variar y no llegar a materializarse. La información relativa a rentabilidades de mercado previstas y perspectivas de mercado se basa en los estudios, los análisis y las opiniones de los autores o el equipo de inversión. Estas conclusiones son de naturaleza especulativa, pueden no llegar a producirse y no pretenden predecir la rentabilidad futura de ningún producto o estrategia concretos que ofrece la firma. Los resultados futuros pueden diferir significativamente dependiendo de factores tales como cambios en los títulos, los mercados financieros o las condiciones económicas en general.

Este documento se ha preparado sobre la base de información disponible de forma pública, datos desarrollados internamente y otras fuentes externas consideradas fiables. Sin embargo, no se formula declaración alguna con respecto a su exactitud y la firma no ha buscado verificar de forma independiente la información obtenida de fuentes públicas y de terceros.

Este documento es una comunicación general que no es imparcial y toda la información provista se ha elaborado exclusivamente a efectos ilustrativos y formativos y no constituye una oferta o una recomendación para comprar o vender títulos concretos ni para adoptar una estrategia de inversión determinada. La información recogida en este documento no se ha elaborado atendiendo a las circunstancias particulares de ningún inversor y no constituye asesoramiento de inversiones ni debe interpretarse en modo alguno como asesoramiento fiscal, contable, jurídico o regulatorio. Por consiguiente, antes de tomar una decisión de inversión, los inversores deben consultar a un asesor jurídico y financiero independiente para que les informe sobre las consecuencias fiscales de tal inversión.

Los diagramas y los gráficos que se recogen en este documento se proporcionan con fines meramente ilustrativos. La rentabilidad histórica no es garantía de resultados futuros.

La cuenta representativa ha empleado la estrategia de inversión de manera similar a la utilizada en las cuentas gestionadas por separado del equipo y otros vehículos de inversión, es decir, que en general se rigen de manera coherente. Sin embargo, las decisiones de gestión de carteras tomadas para tal cuenta representativa pueden diferir (es decir, con respecto a la liquidez o la diversificación) de las decisiones que el equipo de gestión de carteras tomaría para cuentas gestionadas por separado y otros vehículos de inversión. Además, las posiciones y la actividad de la cartera de la cuenta representativa pueden no ilustrar algunas cuentas gestionadas por separado en el marco de esta estrategia por el hecho de que rijan directrices de inversión o restricciones de cliente diferentes.

Los índices no están gestionados y no incluyen gastos, comisiones o gastos de suscripción. No es posible invertir directamente en un índice. La propiedad intelectual de los índices que se mencionan en este documento (incluidas las marcas comerciales registradas) corresponde a sus concedentes de licencia. Los concedentes de licencia no patrocinan, respaldan, venden ni promocionan en modo alguno ningún producto basado en índices, por lo que no tendrán responsabilidad alguna a este respecto.

Este documento no es un producto del departamento de análisis de Morgan Stanley y no debe considerarse un documento de análisis o una recomendación basada en análisis.

La firma no ha autorizado a intermediarios financieros a utilizar y distribuir este documento salvo que su uso o su distribución sean conformes con las disposiciones legislativas y reglamentarias aplicables. Además, los intermediarios financieros deberán comprobar por sí mismos que la información recogida en este documento es adecuada para las personas destinatarias, teniendo en cuenta sus circunstancias y sus objetivos. La firma no será responsable del uso o el uso inapropiado de este documento por cualesquiera tales intermediarios financieros y declina toda responsabilidad al respecto.

Este documento podrá traducirse a otros idiomas. Cuando se haga tal traducción, la versión en inglés se considerará definitiva. En caso de discrepancias entre la versión en inglés y cualquier versión de este documento en otro idioma, prevalecerá la versión en inglés.

La totalidad o parte de este documento no puede ser reproducida, copiada, modificada, utilizada para crear un trabajo derivado, ejecutada, mostrada, publicada, cargada, objeto de licencia, enmarcada, distribuida o transmitida directa o indirectamente ni cualquiera de sus contenidos divulgados a terceros sin el consentimiento expreso por escrito de la firma. Este documento no puede ser objeto de enlace a menos que el hipervínculo sea para uso personal y no comercial. Toda la información que figura en este documento es propia y cuenta con la protección de la legislación sobre derechos de autor y demás leyes aplicables.

Morgan Stanley Investment Management es la división de gestión de activos de Morgan Stanley.

DISTRIBUCIÓN

Este documento se dirige exclusivamente a personas que residan en jurisdicciones donde la distribución o la disponibilidad de la información que aquí se recoge no vulneren las leyes o los reglamentos locales y solo se distribuirá entre estas personas.

MSIM, división de gestión de activos de Morgan Stanley (NYSE: MS), y sus filiales disponen de acuerdos a fin de comercializar los productos y servicios de cada compañía. Cada filial de MSIM está regulada según corresponda en la jurisdicción en la que opera. Las filiales de MSIM son: Eaton Vance Management (International) Limited, Eaton Vance Advisers International Ltd, Calvert Research and Management, Eaton Vance Management, Parametric Portfolio Associates LLC y Atlanta Capital Management LLC.

Este documento lo ha emitido una o más de las siguientes entidades:

EMEA

Este documento se dirige únicamente a clientes profesionales/acreditados.

En la UE, los documentos de MSIM y Eaton Vance los emite MSIM Fund Management (Ireland) Limited ("FMIL"). FMIL está regulada por el Banco Central de Irlanda y está constituida en Irlanda como sociedad de responsabilidad limitada con el número de registro 616661 y tiene su domicilio social en The Observatory, 7-11 Sir John Rogerson's Quay, Dublín 2, D02 VC42 (Irlanda).

Fuera de la UE, los documentos de MSIM los emite Morgan Stanley Investment Management Limited (MSIM Ltd.), autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera. Inscrita en Inglaterra. Número de registro: 1981121. Domicilio social: 25 Cabot Square, Canary Wharf, Londres E14 4QA.

En Suiza, los documentos de MSIM los emite Morgan Stanley & Co. International plc, London (Zurich Branch). Autorizada y regulada por la Eidgenössische Finanzmarktaufsicht (“FINMA”). Domicilio social: Beethovenstraße 33, 8002 Zúrich (Suiza).

Fuera de Estados Unidos y la UE, los documentos de Eaton Vance los emite Eaton Vance Management (International) Limited (“EVMI”) 125 Old Broad Street, Londres EC2N 1AR (Reino Unido), que está autorizada y regulada en el Reino Unido por la Autoridad de Conducta Financiera.

Italia: MSIM FMIL (Milan Branch) (Sede Secondaria di Milano), Palazzo Serbelloni, Corso Venezia 16, 20121 Milán (Italia). Países Bajos: MSIM FMIL (Amsterdam Branch), Rembrandt Tower, 11th Floor, Amstelplein 1, 1096HA (Países Bajos). Francia: MSIM FMIL (Paris Branch), 61 rue de Monceau, 75008 París (Francia). España: MSIM FMIL (Madrid Branch), calle Serrano 55, 28006 Madrid (España). Alemania: MSIM FMIL Frankfurt Branch, Große Gallusstraße 18, 60312 Fráncfort del Meno (Alemania) (Gattung: Zweigniederlassung [FDI] gem. § 53b KWG). Dinamarca: MSIM FMIL (Copenhagen Branch), Gorrissen Federspiel, Axel Towers, Axeltorv 2, 1609 Copenhague V (Dinamarca).

ORIENTE MEDIO

Dubái: MSIM Ltd (Representative Office, Unit Precinct 3-7th Floor-Unit 701 and 702, Level 7, Gate Precinct Building 3, Dubai International Financial Centre, Dubái 506501 (Emiratos Árabes Unidos). Teléfono: +97 (0)14 709 7158).

EVMI utiliza una organización externa en Oriente Medio, Wise Capital (Middle East) Limited ("Wise Capital") para promover las capacidades de inversión de Eaton Vance entre los inversores institucionales. Por estos servicios, Wise Capital recibe una comisión basada en los activos a los que Eaton Vance brinda asesoramiento de inversión después de estas presentaciones.

Estados Unidos

SIN SEGURO DE LA FDIC | SIN GARANTÍA BANCARIA | POSIBLES PÉRDIDAS DE VALOR | SIN LA GARANTÍA DE NINGUNA AGENCIA DEL GOBIERNO FEDERAL | NO ES UN DEPÓSITO

América Latina (Brasil, Chile Colombia, México, Perú y Uruguay)

Este documento se destina a que lo utilicen exclusivamente inversores institucionales o inversores aptos. Toda la información aquí incluida es confidencial y tiene como único fin su uso y su análisis por el destinatario legítimo, que no podrá facilitarse a terceros. Este documento se facilita con fines meramente informativos y no constituye oferta pública, invitación o recomendación para comprar o vender cualquier producto, servicio, valor o estrategia. Las decisiones de invertir solo se deben tomar después de leer la documentación de la estrategia y de llevar a cabo un procedimiento de diligencia debida en profundidad e independiente.

ASIA-PACÍFICO

Hong Kong: Este documento lo difunde Morgan Stanley Asia Limited para utilizarse en Hong Kong y únicamente podrá facilitarse a “inversores profesionales”, según se define este término en la Ordenanza de valores y futuros (Securities and Futures Ordinance) de Hong Kong (capítulo 571). El contenido de este documento no lo ha revisado ni aprobado ninguna autoridad reguladora, ni siquiera la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. En consecuencia, salvo en casos de exención conforme a la legislación pertinente, este documento no podrá emitirse, facilitarse, distribuirse, dirigirse ni ofrecerse al público en Hong Kong. Singapur: Este documento lo difunde Morgan Stanley Investment Management Company y no debe considerarse una invitación de suscripción o adquisición, directa o indirectamente, dirigida al público o a cualquier persona concreta de este en Singapur, salvo a (i) inversores institucionales conforme al artículo 304 del capítulo 289 de la Ley de valores y futuros ("Securities and Futures Act, “SFA”) de Singapur", (ii) "personas relevantes" (incluidos inversores acreditados) de conformidad con el artículo 305 de la SFA, y de acuerdo con las condiciones especificadas en el artículo 305 de la SFA, o (iii) de otro modo de conformidad y de acuerdo con las condiciones de cualquier otra disposición aplicable de la SFA. La Autoridad Monetaria de Singapur no ha revisado esta publicación.

Australia: Este documento lo facilitan Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Ltd ABN 22122040037, AFSL n.º 314182 y sus filiales y no constituye oferta de derechos. Morgan Stanley Investment Management (Australia) Pty Limited dispone la prestación de servicios financieros por filiales de MSIM a clientes mayoristas australianos. Solo se ofrecerán derechos en circunstancias en que no se requiera comunicación al respecto con arreglo a la Ley de sociedades (Corporations Act) de 2001 (Cth) (la ""Ley de sociedades""). No se pretende que ninguna oferta de derechos constituya una oferta de derechos en circunstancias en que se requiera comunicación conforme a la Ley de sociedades y solo se realizará a personas que reúnan los criterios para ser consideradas "clientes mayoristas" (según la definición que se le atribuye a este término en la Ley de sociedades). Este documento no se depositará ante la Comisión de valores e inversiones de Australia.