En este entorno de mercado, ¿siguen siendo defensivas las acciones del sector salud?

Vinay Thapar_noticia
Firma: cedida (AB).

TRIBUNA de Vinay Thapar, gestor del fondo AB International Healthcare Portfolio. Comentario patrocinado por AllianceBernstein.

El sector salud está considerado desde hace tiempo como uno de los sectores defensivos más fiables, un eficaz amortiguador de la cartera cuando los mercados de renta variable se vuelven volátiles. Es, sin duda, el sector defensivo por excelencia y esto se debe a que los hospitales, los fabricantes de medicamentos, las empresas de dispositivos médicos y otras empresas del sector sanitario se benefician de la demanda constante de los consumidores, independientemente de la fortaleza de la economía.

Tras un primer semestre difícil, la capacidad defensiva de la sanidad se está poniendo en duda, pero ha superado a los mercados más amplios en términos relativos. De hecho, desde el año 2000, el sector salud se ha comportado mejor que el mercado siempre que la renta variable mundial caía.

El sector sanitario actual combina lo defensivo con lo oportuno

La capacidad defensiva del sector sanitario no ha cambiado, pero sí la naturaleza de las empresas que lo componen. Por ejemplo, los productos farmacéuticos representaban el 82% del índice de referencia en 2000. A finales de 2021, sin embargo, esa proporción era sólo del 38%. El peso de la biotecnología y de los equipos y suministros, por su parte, casi se ha triplicado. La evolución de la sanidad ha cambiado sustancialmente la forma en que las fuerzas del mercado pueden influir en el rendimiento a corto plazo del sector, pero también ha aumentado el conjunto de oportunidades para los inversores activos.

Por ejemplo, los recientes descensos del mercado están siendo impulsados por las fuertes ventas de los valores de crecimiento. Las empresas de biotecnología de pequeña capitalización, que ahora son un componente importante del sector salud, se han visto atrapadas en la corriente descendente. Por eso es importante distinguir entre las empresas individuales de biotecnología, o dentro de todos los segmentos de la atención sanitaria. El objetivo es separar las que tienen la fuerza para capear el temporal de las que no.

La biotecnología, con una influencia tan grande en el sector, ejemplifica por qué la selección activa de valores es tan importante en la inversión sanitaria. Los rendimientos de las empresas biotecnológicas tienden a ser muy volátiles, porque muchos inversores basan demasiado las perspectivas de crecimiento de estas empresas en el éxito clínico de los nuevos fármacos o tratamientos que tienen en cartera. Según Biomedtracker, sólo la mitad de los nuevos productos farmacéuticos llegan a la segunda fase de pruebas y sólo el 8% reciben la aprobación reglamentaria completa. Este riesgo exige un enfoque más basado en los fundamentos en este espacio.

Por otra parte, la biotecnología abarca un ecosistema diverso, que incluye empresas que se benefician de suministrar o equipar a sus numerosas industrias diferentes, que son modelos de negocio relativamente estables. Por ejemplo, Bachem Holdings, fabricante de péptidos, atiende una amplia franja de necesidades de investigación farmacéutica de largo alcance. Creemos que la clave del crecimiento a largo plazo en la inversión sanitaria es centrarse en el modelo de negocio de una empresa, no en la ciencia que lo sustenta.

Los mejores resultados provienen de la investigación y el análisis, en lugar de las predicciones y conjeturas. Esto significa que hay que hacer hincapié en empresas de alta calidad, con precios razonables, relacionadas con la sanidad, que tengan un rendimiento del capital alto o mejor y una gran capacidad de reinversión. Veeva Systems, por ejemplo, es un rentable proveedor de servicios en la nube que ayuda a ahorrar costes en todo el sistema sanitario, mientras que Zoetis innova en la medicina para mascotas y ganado. Incluso algunos nombres de la sanidad tradicional, orientados al valor, pueden ofrecer oportunidades atractivas hoy en día, como las aseguradoras Elevance Health y United Health Group, ya que ambas continúan mejorando los resultados de los pacientes, gestionando los gastos y aumentando los ingresos.

La inflación, las subidas de tipos y el temor a la recesión harán que el año 2022 siga siendo un reto para la mayoría de los inversores en renta variable. Si los mercados siguen siendo volátiles, la protección contra las caídas siempre es útil, y creemos que eso incluye a los valores sanitarios, que históricamente han sido defensores fiables. El sector no tiene el mismo aspecto que hace 20 años, pero sí su contribución positiva. Creemos que los productos y servicios dinámicos que ahora dominan el espacio sanitario son la razón por la que determinados valores tienen los medios para resistir entornos económicos difíciles y ofrecer rendimientos a largo plazo.


Las opiniones expresadas en este documento no constituyen análisis, asesoramiento de inversión ni recomendaciones de compraventa, no representan necesariamente las opiniones de todos los equipos de gestión de carteras de AB y pueden cambiar con el tiempo.

MSCI no formula declaraciones o garantías, ni expresas ni implícitas, y excluye toda responsabilidad con respecto a cualquier dato de MSCI que figure en este documento.

Las referencias a valores concretos se presentan únicamente para ilustrar la aplicación de nuestra filosofía de inversión y no deben considerarse recomendaciones de AB. Los valores específicos identificados y descritos no representan todos los valores comprados, vendidos o recomendados para la cartera, y no debe asumirse que las inversiones en los valores identificados fueron o serán rentables.