Paso al elefante

Guillermo García Morillo
Guillermo García Morillo. Fuente: Cedida (Ibercaja)

TRIBUNA de Guillermo García Morillo, responsable Territorial de Ibercaja Banca Privada.

Durante el pasado mes de abril, India se ha convertido en el país más poblado del planeta, según estimaciones de la ONU, y en base a su tasa de fecundidad en el 2,1 lo que le hace seguir creciendo en población. Desbancando a China de esa primera posición en el ranking mundial.

Desde una perspectiva occidental, diríamos incluso simplista, podemos ver similitudes entre ambos países. En cuanto que asiáticos, muy poblados, cuentan con un extenso territorio y sus economías crecen a un ritmo acelerado. Pero aunque con evidentes semejanzas, también hay diferencias relevantes. 

Debemos tener en cuenta que más de un 18% de la población mundial vive en India y un 50% en Asia. Aunque a pesar de ello represente solo un 3% del PIB mundial.

Podríamos decir que India tiene actualmente mucho a favor. Y es innegable el crecimiento que ha tenido estos últimos años, del 6,8 % el pasado año 2022 y del 9,1% en el año 2021. La previsión del FMI para este año es del 5,9%. Cuenta con una fuerza laboral cada vez mayor que China, que habla inglés y sobre todo más joven, como podemos ver en los ciclogramas que recogemos a continuación, extraídos de la web de la ONU. Y ello, con una envidiable media de edad de su población de 28,4 años.

El gobierno de Narendra Modi ha iniciado un claro proceso para conseguir una unidad de mercado nacional, agrupando las regulaciones regionales, estableciendo un impuesto único sobre las ventas, y mejorando también las infraestructuras. Precisamente, esas inversiones públicas serán un estímulo para el crecimiento de la economía india. Ese ciclo China ya lo ha disfrutado.

Grandes compañías globales que ahora producen en China buscan otros lugares con costes de producción más baratos. Y sin duda esa debe ser una oportunidad para la India. Pero el gobierno es ultranacionalista y aunque ha tomado algunas medidas "market friendly" también practica políticas proteccionistas, a favor de las grandes compañías nacionales en especial Grupo Adami (Gautam Adami) y Reliance Industries (Mukesh Ambani).

Por supuesto que siguen teniendo importantes asignaturas pendientes. Tales como reducir sus niveles de pobreza, (alrededor del 10% de la población vive en la extrema pobreza), la seguridad alimentaria, la higiene y también la igualdad de género. Será necesario construir una clase media que sea el motor de la economía nacional.

¿Podemos beneficiarnos del despegue indio?

Desde luego, invirtiendo directamente en fondos de renta variable india. Hay muchas gestoras que comercializan fondos que invierten en compañías indias. La circunstancia quizás más relevante a tener en cuenta sea el tener un equipo de inversiones local conocedor de las particularidades propias del pais. 

Pero de alguna manera ya lo hacemos, pues al invertir en consumo global, farmacéuticas, tecnológicas, vamos a aprovecharnos del desarrollo económico indio. Por ejemplo, las empresas del sector del lujo, como Louis Vuitton ya diseñan orientando sus colecciones a los exagerados gustos asiáticos. En 2020 se contabilizaban más de 370.000 millonarios en India. En este aspecto concreto estás marcas si que ven mucha semejanza entre la situación india actual y la que tenía China a comienzos de este siglo.

Amazon ha anunciado una inversión de 1.000 millones de dólares en India. Mantiene actualmente una red de 550.000 vendedores en el mercado indio y 60.000 fabricantes indios venden por todo el mundo a través de su plataforma. PepsiCo tiene 62 plantas en India y ocho marcas registradas, incrementando ventas año tras año hasta los 10.000 millones de rupias.

Nestlé, este primer trimestre ha incrementado ventas en el país en un 25%, llegando a los 7.370 millones de rupias. Ha ofertado 1.000 millones de dólares para comprar la local India Capital Foods. No es casualidad que estas compañías constituyan los principales valores que integran nuestro Ibercaja Global Brands FI.

India es actualmente el tercer país en generación de unicornios, con cerca de 70, solo por detrás de China y USA. 

Pero tiene también grandes compañías que compiten a nivel mundial. La tecnológica Wipro mantiene 40 instalaciones dispersas por 23 estados norteamericanos, incluyendo un centro de innovación en Silicon Valley. Infosys Limited, dedicada a la consultoría empresarial ha contratado este pasado año a 25.000 trabajadores en USA.

Tata Steel (Grupo Tata) se encuentra entre las 10 principales siderúrgicas del mundo con una producción de 33 millones de toneladas. Y Sun Pharma es la cuarta compañía farmacéutica especializada del mundo. Por otra parte, la Hindustan Unilever Limited, empresa de bienes de consumo subsidiaria de Unilever, cuenta con más de 20 categorías de productos desde cuidado personal e higiene, hasta la purificación de agua y capitaliza 3,99 billones de rupias. Son ejemplos de destacadas compañías indias extendidas por el mundo y que integran el índice NIFTY 50.

A pesar de lo expuesto, es indudable que aún mantienen relevantes desafíos no solo económicos sino de política interna y relaciones exteriores. La discrepancia entre los 28 estados y ocho territorios de la Unión que componen la República Federal, con una administración regional que discrepa y recela de la administración Nacional será un lastre a la evolución económica algo que por ejemplo no se dió en China fruto de su autoritaria forma de gobierno.

Su también liderazgo económico en el sur del continente asiático, a pesar de no haberse integrado en la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), no coincide con las mejores relaciones a nivel político y diplomático heredadas de la descolonización británica y de la diferencia incluso religiosa con vecinos como Pakistán y Bangladesh, de amplia mayoría musulmana. 

En espera de que estas reflexiones sobre un mercado lejano geográficamente pero cada vez menos lejano desde una perspectiva económica, os sirvan en las conversaciones de ventas con los clientes.