Patrick Riviére (La Française): “No podemos llegar a todo el mundo en todas partes: hay que ser táctico e ir al grano”

, Patrick Riviére (La Française): “No podemos llegar a todo el mundo en todas partes: hay que ser táctico e ir al grano”
Foto cedida

La Française inició un cambio estratégico a finales de 2015 con la vista puesta en tres objetivos. Nos los contó hace unos años Patrick Riviére, director general de la gestora, en una entrevista que se publicó en la edición impresa de la revista. El primero de ellos fue desarrollar soluciones que respondieran a las demandas de los inversores en un entorno de bajos tipos de interés. Se centraron en el sector inmobiliario, la renta fija, el retorno absoluto y la baja huella de carbono, donde la entidad sobresalía y había menos competencia en comparación con otras estrategias. Hoy, con la perspectiva que da el tiempo, se puede llegar a la conclusión de que aquella fue una decisión acertada.

La entidad ha conseguido hacerse un importante hueco en segmentos de mercado donde, además, el interés por parte de los inversores ha aumentado. Es el caso del real estate, donde ya tienen 26.000 millones de euros en activos bajo gestión, lo que convierte a La Française en uno de los tres mayores players de Francia y uno de los 20 principales actores de Europa. “El COVID-19 va a acelerar el apetito por los activos reales. Por dos motivos. El primero, porque proporcionan rentas (yield), algo que los inversores buscaban desesperadamente antes de la pandemia, siguen buscando durante la pandemia y continuarán buscando tras el virus”, explica Riviére en una nueva entrevista con FundsPeople.

La segunda razón que esgrime el director general de La Française es que este tipo de activos protegen contra posibles repuntes inflacionistas. “Todo hace presagiar que los bancos centrales mantendrán los tipos de interés en niveles cercanos al 0% durante los próximos años. Y eso supondrá un reto en un entorno en el que, además, personalmente creo que los activos libres de riesgo son precisamente los que hoy tienen asociado un mayor riesgo. En esencia, el juego no ha cambiado mucho durante los últimos años. La clave seguirá estando en proveer retornos a los clientes. Era el caso hace tres años, antes del COVID-19, y es algo que se ha vuelto más pronunciado ahora”, detecta.

Lo que sí ha cambiado con respecto a nuestra última entrevista en 2017 es la importancia que ha cobrado la inversión responsable. “Supone un desafío para la industria, sobre todo para la de gestión activa”. En la entidad han realizado varios ajustes en su plataforma comercial para estar estratégicamente bien posicionados en el mundo ASG. “Hemos aumentado nuestra atención a la inversión sostenible diversificando nuestra gama de productos de inversión en este ámbito, concretamente en estrategias bajas en carbón en renta variable, renta fija y real estate. Estamos convencidos de que, en los próximos años, en un entorno post COVID y con tipos de interés persistentemente bajos, prevalecerá la rentabilidad sostenible. La inversión ASG se volverá mainstream”, augura.

Evolución del negocio

Además de ello, en La Française han hecho especial hincapié en todo lo relacionado con la gestión de los costes. “Hemos invertido significativamente en tecnologías de la información (IT), adaptándonos a la nueva realidad digital que nos ha permitido racionalizar nuestro proceso de operaciones. Todo se va a ver soportado por la innovación tecnológica. La conectividad con los clientes ha sido crucial en la crisis del COVID. En un entorno muy difícil, hemos sido capaces de seguir en contacto con nuestros clientes e, incluso, en Francia de hacer accesibles nuestros productos a través de Internet. Algunos de nuestros competidores no tenían habilitado este servicio”.

Todo lo relacionado con la tecnología de la información no lo externalizan. “Desarrollamos soluciones propias, siempre dentro de la casa, con un equipo interno dedicado a esto. Es algo que nos diferencia de otras entidades. Somos muy abiertos y flexibles en todo lo referente a la innovación, manteniendo una orientación hacia la digitalización de las conexiones”, revela. En lo que respecta al segmento B2C, por ejemplo, siguen comprometidos con el desarrollo empresarial a través de su plataforma digital Moniwan, la primer fintech en integrar un proceso de suscripción digital completo para inversiones en vehículos de inversión inmobiliaria colectiva (26.000 inversores, que representan 1.600 millones en inversiones).

Otra de las cosas que han hecho recientemente es simplificar su estructura y oferta comercial vendiendo todas sus actividades de arquitectura abierta (plataforma de asesores financieros independientes y banca privada) que eran actividades con márgenes reducidos y muy intensivas en recursos. “En Francia, nos hemos preocupado de mantener un equilibrio entre el negocio minorista y el institucional. El grupo, dada su proximidad al mercado, tiene una estrategia de negocio a medida para cada segmento de inversores. Sin embargo, fuera de Francia hay que ser más táctico e ir al grano. No podemos llegar a todo el mundo en todas partes, por lo que tenemos que centrarnos en segmentos específicos e identificar los productos correspondientes adecuados, lo que depende de la demanda local”.

Esto explica por qué sólo venden activos inmobiliarios en Asia al segmento institucional o, por ejemplo, acciones globales y renta fija en Suiza a los inversores de fondos. “Esta estrategia internacional a la carta ha dado sus frutos, ya que actualmente más del 28% de nuestra actividad de terceros se origina fuera de Francia, superando nuestro objetivo inicial del 20%”. En lo que respecta a España, en el que La Française tiene presencia con oficina local desde hace muchos años, Riviére considera que es uno de los mercados en los que más éxito comercial han tenido, tanto desde el punto de vista del tamaño alcanzado a nivel de activos como de penetración. “La aceptación que hemos encontrado por parte de nuestros clientes ha sido extraordinaria”, concluye.