Pros y contras de Mica, el marco normativo para regular las criptodivisas

criptodivisa, bitcoin noticia
Unsplash

La Comisión Europea presentó en septiembre un paquete de medidas para establecer unos estándares en el sector financiero a futuro. Dentro de este conjunto de medidas están los dos reglamentos con los que la institución quiere legislar el negocio de las criptodivisas, con un objetivo doble: fomentar la innovación pero también proteger a los inversores.

En concreto, el borrador de reglamento sobre Mercados de Criptoactivos (Mica) cubre todo tipo de criptodivisas, incluidas aquellas que hasta ahora quedaban fuera de otras normas europeas sobre mercados financieros. Además, prevé requisitos para las llamadas stablecoins, que son aquellas cuyo valor está vinculado a otro activo, como una divisa oficial o una materia prima.

Sobre estas cuestiones se ha debatido en las jornadas organizadas por la CNMV sobre Fintech y Ciberseguridad. En opinión de Ángel Luis Quesada CEO de Onyze, empresa que se dedica a la custodia de criptoactivos, es «un documento bastante completo teniendo en cuenta que habrá próximas revisiones”, ha explicado. En cualquier caso, echa en falta algunas cuestiones. “La parte de custodia de activos digitales es un poco laxa, no sabemos qué garantías tenemos que ofrecer. Otro punto donde hay que trabajar mucho es la definición de activo estable, a día de hoy implica muchas áreas y aquí se trata de una forma muy genérica”, ha advertido Quesada.

Para Miguel Jaureguízar, director de Desarrollo Digital en Renta 4, “lo más relevante es que se haya roto el hielo y de una manera ambiciosa, con una norma que aspira a ser extensa y de carácter mundial”, ha asegurado. Por el ámbito del negocio, hay una parte que se desarrollará en el futuro, ya no solo los criptoactivos sino la forma de estructurar éstos. No en vano, ha confesado que le “preocupan los plazos de aplicación” y que “todos deberíamos hacer un esfuerzo para que se aplique lo antes posible”.

Stablecoins

Otro de los puntos más críticos de esta regulación es unificar bajo una misma visión todos los criptoactivos. A este respecto, Quesada ha opinado que debería de haber “una clara separación” y que “los instrumentos financieros no pueden ser tratados como un criptoactivo normal”. Además, considera que hay distintos tipos de stablecoins: “No en todas su finalidad es medio de pago, sino una parte de éstas”, ha explicado.

En ese sentido, para Jaureguízar la parte fundamental es determinar la naturaleza de éstas. “Mica abre la puerta al tratamiento de todas estas monedas y quizá este sea el campo donde determinar todas estas distinciones”, ha recalcado.

Proveedores de servicios

En la parte de proveedores de servicios, la normativa asemeja estos activos a otros servicios tradicionales de inversión. Un enfoque correcto, en opinión de Jaureguízar: “La función esencial de las ESI es ayudar a los inversores a realizar la inversión de sus ahorros. Aquí lo importante es que haya un marco importante y un exhaustivo control de riesgos que permita el acceso a los mercados. Las ESI podemos y debemos aportar todo esto a este nuevo activo que está empezando. Debemos introducirlos de forma controlada en el sistema financiero. Por eso es muy relevante la participación de las entidades”, ha sugerido.

Sobre el interés de las gestoras, en Renta 4 han desarrollado la línea específica denominada Digital Assets para poder trabajar en este segmento. Y Jaureguízar apuesta a que “muchas entidades querrán proporcionar servicios en esta clase de activo porque el potencial es muy grande”.