Qué fondos están comprando y vendiendo los inversores europeos

¿Qué están comprando y vendiendo los inversores europeos?, Qué fondos están comprando y vendiendo los inversores europeos
Firma: Mathieu Stern (Unsplash).

No es sorprendente que el primer trimestre de 2022 haya sido, en general, un periodo negativo para la industria europea de gestión de activos. Los problemas se acumulan: subida del precio de las materias primas, interrupciones en la cadena de suministro, inflación disparada, guerra en Ucrania… Dadas las incertidumbres que planean sobre la economía, cabría esperar que los inversores europeos deshicieran sus posiciones en fondos a largo plazo para depositar su dinero en productos del mercado monetario. Pero, analizando en profundidad los datos, esto tampoco ha ocurrido. Al menos, de una forma tan exhacerbada como se podría esperar.

¿Qué están comprando y vendiendo los inversores europeos?, Qué fondos están comprando y vendiendo los inversores europeos
Fuente: Refinitiv. Entradas netas registradas por las distintas categorías en el primer trimestre de 2022.

Según datos de Refinitiv, los fondos monetarios, donde se acostumbran a refugiar los inversores en caso de turbulencias, registraron salidas netas por 113.600 millones de euros, frente a los 25.000 millones de entradas netas que registraron el resto de productos. Esto es lo que explica que el balance general registrado por la industria europea de gestión de activos en el primer trimestre haya sido negativo, con reembolsos que en total ascendieron a 88.600 millones. Los reembolsos fueron muy fuertes, tanto en lo que respecta a los monetarios en euros como en dólares.

ETF y fondos indexados, los grandes ganadores

Si hay una tipología de vehículo que haya salido reforzada en este primer trimestre esos son los vehículos de gestión pasiva. Tanto los ETF como los fondos indexados recibieron, entre enero y marzo, entradas netas de dinero. Los primeros registraron captaciones netas por 38.200 millones, mientras que los segundos 17.600 millones.

“El hecho de que los inversores europeos estén comprando productos pasivos en tiempos de turbulencias de mercado no es sorprendente. Es algo habitual en períodos con condiciones de mercado difíciles. En estos momentos, los inversores prefieren productos transparentes y líquidos en sus carteras porque quieren saber lo que tienen y poder venderlo rápidamente”, explica Detlef Glow, director de Análisis de Refinitiv para EMEA.

¿Qué están comprando y vendiendo los inversores europeos?, Qué fondos están comprando y vendiendo los inversores europeos

Los ETF que más se están vendiendo son estrategias de renta variable global donde, sin embargo, los fondos de gestión activa también continúan atrayendo dinero. Entre enero y marzo capturaron aproximadamente 18.000 millones. También los mixtos, otra categoría de producto que los inversores europeos siguen comprando. En el primer trimestre les entraron en neto casi 8.000 millones. O los fondos income de renta variable, que registraron captaciones netas por 6.700 millones. En estas tres categorías de producto, la gestión activa siguió superando a la gestión pasiva en captaciones netas.

No ocurre lo mismo en renta variable americana, donde la tendencia de los últimos años de sustituir el fondo activo por el producto pasivo se mantiene. Entre enero y marzo, los 10.000 millones que recibieron los ETF contrastaron con las ligeras salidas registradas por los productos de gestión activa. Este fenómeno también se ha apreciado en el primer trimestre en renta fija. Concretamente, en la categoría de deuda pública americana, donde las entradas de 5.000 millones registradas por los ETF sobre esta clase de activo no se vieron acompañadas por los productos de gestión activa, que sufrieron tímidas salidas.

Salidas en renta fija

Tras la fuerte corrección registrada por los mercados de renta fija, que ya se compara con la masacre de los bonos de 1994, los inversores europeos deshicieron posiciones en esta clase de activo.

Los mayores reembolsos se han apreciado en los productos de renta fija global. De ellos se fueron 8.800 millones. Los inversores también vendieron productos de renta fija europea, con salidas netas que alcanzaron los 7.000 millones, así como estrategias de crédito europeo, de donde se fueron 5.000 millones. En todas estas categorías, las salidas de dinero se han concentrado en los productos de gestión activo, habiendo mantenido los ETF un balance prácticamente plano.