Qué se puede esperar de los mercados más allá de 2022

Perspectivas largo plazo 2021, Qué se puede esperar de los mercados más allá de 2022
Firma: Jakob Owens (Unsplash)

En cada recta final de fin de año, son cientos las convocatorias que llegan a inversores y periodistas en las que las gestoras muestran sus perspectivas de cara al año siguiente, en este caso, para 2022. Muchas veces esas perspectivas de más corto plazo coinciden en las agendas con los informes de expectativas a largo plazo que también presentan algunas firmas de inversión.

Una de esas gestoras ha sido J.P. Morgan AM. Esta semana ha presentado una nueva edición de su LTCM (Long-Term Capital Market Assumptions). En en el que analiza cómo pueden comportarse los mercados en un plazo de 10 a 15 años en el contexto económico que contemplan para ese amplio periodo. Primera conclusión: no, no hay que temer una inflación alta, al menos a largo plazo, pero sí más alta que en la década anterior, lo que tampoco era difícil. "Los bancos centrales han flexibilizado sus políticas en torno a la inflación. Y es por eso que hemos elevado levemente nuestra expectativa a diez años", afirma Karen Ward, responsable de estartegias de mercados en EMEA de J.PMorgan AM. En concreto cifran en un 2,2% la inflación global prevista para los próximos 10/15 años. Justo la misma cifra que esperan también para el crecimiento del PIB a nivel global.

El futuro de la cartera 60/40

En este contexto de inflación y crecimiento moderados y con las valoraciones de los activos tradicionales cada vez más ajustadas, desde la gestora defienden que será cada vez más complicado conseguir esas rentabilidades medidas del 6% anuales vistas en la pasada de década. "La cartera de 60/40 no es necesariamente algo negativo para una cartera activos europeos. Sin embargo, la previsión para los próximos 10/15 años es que esté por debajo de la media de los últimos en un 3%", afirma John Bilton, responsable de multiestrategia global de J.P. Morgan AM. Es por ello que su recomendación para conseguir ese plus de rentabilidad pasa por incorporar activos privados a las carteras. Aunque avisan que no todo vale. "Muchos inversores acuden ahora a los activos privados para conseguir diversificación y rentabilidad pero no es una barra libre ya que hay que tener en cuenta el riesgo de iliquidez de este tipo de activos. Tenemos que asumir algo de iliquidez en nuestras carteras para conseguir una mayor rentabilidad", concreta Ward.

El protagonismo de los mercados privados

En concreto, dentro de los mercados privados donde ve más expectativas de rentabilidad es en activos como private equity o inmobiliario europeo, donde pronostica rentabilidades del 6,8% a 10/15 años vista. En mercados públicos europeos donde ve mejores previsiones es en renta variable euro con estimaciones del 6,2% en el caso de las small caps y del 5,8% para las large, muy por encima del 4, 10% que pronostica para la large de EE.UU.

Perspectivas largo plazo 2021, Qué se puede esperar de los mercados más allá de 2022
Fuente: J.P.Morgan AM

Y en renta fija, es muy poco el optimismo. "Esperamos rentabilidades reales negativas en todo lo que hasta ahora consideramos bonos seguros", afirma Ward.

Poco que rascar en la renta fija más segura

Ese pesimismo en cuanto a la evolución que pueda tener la renta fija más segura es algo común en todas las previsiones de largo plazo. Por ejemplo, en su Expected Returns 2022-2026, Robeco establece rentabilidades negativas nominales a cinco años tanto para los bonos triple A como para los gubernamentales de países desarrollados. Y para el resto de renta fija, da como mucho un 2,75% de rentabilidad anualizada la deuda emergente. Cifra que quizá no sea suficiente como para compensar un alza de la inflación que desde la gestora cifran en un 2% anualizado.

Perspectivas largo plazo 2021, Qué se puede esperar de los mercados más allá de 2022

También coincide con J.P.Morgan en que será más complicado que en el pasado conseguir rentabilidades para las carteras limitando el riesgo. "En lugar de en los Felices Años Veinte estamos en los Tórridos Años Veinte", afirma. Apoya la declaración explicando que es porque "los inversores tienen que poner su dinero a trabajar en mercados que han subido mucho, y que en algunos casos están por encima de los niveles previos a la pandemia". De hecho así han titulado su informe de expectativas: The Roasting Tweenties.