Radiografía del Polar Capital Asian Stars Fund: buscando las futuras estrellas con un modelo EVA propio

Jorry Noddekaer. Foto cedida (Polar Capital)

Como su propio nombre indica, el Polar Capital Asian Stars Fund busca los negocios estrella en la renta variable Asia Pacífico. Y este fondo con Rating FundsPeople 2023 las encuentra siguiendo un proceso de tres pasos:

  1. Identificar áreas de crecimiento.
  2. Dentro de las mismas, encontrar compañías con los mejores factores de creación de valor económico añadido.
  3. Aunar ese análisis en un modelo de valoración de valor económico añadido para encontrar las compañías más atractivas.       

Fruto de este proceso, el fondo, capitaneado por Jorry Noddekaer, tiende a seleccionar tres tipos de compañías:

  • Con poder de fijación de precios y escalabilidad en su modelo de negocio para tener capacidad de generar valor económico añadido en entornos macroeconómicos difíciles.
  • Disruptores tecnológicos que puedan sacar partido de cambios estructurales
  • Negocios en áreas clásicas de crecimiento, como la India o Vietnam, donde los gestores ven una tesis a largo plazo para temáticas como la inclusión financiera y el consumo aspiracional.

Es un proceso de inversión diseñado para comportarse bien en lo que el equipo gestor define como un nuevo régimen económico. “Habrá giros y ciclos dentro del centro de la curva de distribución, con periodos de menor crecimiento y otros de euforia mientras que el mercado cree que estamos en un tradicional ciclo alcista de crecimiento”, explican.

El equipo gestor considera que su proceso de inversión lo hará muy bien en este nuevo régimen económico que, prevén, durará la próxima década y más allá. Simplificando, ven un escenario complicada para las acciones tradicionales value y/o cíclicas. “La demanda no será lo suficientemente fuerte como para dar poder de fijación de precios en relación con la capacidad actual y los cambios tecnológicos, y el dinero barato hará que la oferta responda primero, limitando así las oportunidades reales de EVA a más largo plazo”, defienden.

La importancia del Economic Value Added

Para el equipo gestor, el verdadero valor al accionista nace de identificar el crecimiento de una compañía a través de su valor económico añadido (Economic Value Added o EVA por sus siglas) que no esté siendo apreciado por el mercado. El EVA se calcula analizando el ROIC que genera una compañía en relación con su coste de capital. El equipo llega a analizar hasta 40 años del histórico del perfil ROIC de una compañía.  “Aquellas compañías capaces de consistentemente generar capital con retornos que excedan su coste es lo que describimos como generadores sostenibles de valor al accionista”, explican.

Este modelo EVA propietario es uno de los elementos diferenciales del fondo ya que se puede aplicar a un amplio espectro de sectores y países, lo que les ha permitido acceder a oportunidades en áreas como el sector de materias primas.

Y en su opinión, un motor esencial de esa creación de EVA viene determinada por las oportunidades de crecimiento de la compañía, su competitividad de la industria y, igual de clave, su perfil ASG. “Vemos una conexión fuerte y natural entre el crecimiento del EVA de una compañía y su sostenibilidad”, afirman.

Pero ese potencial de valor económico añadido se genera a lo largo de todo un ciclo. Por eso el enfoque de los gestores es largoplacista, para aprovechar también los puntos en los que el mercado infravalora ese EVA.