Update del FvS Multiple Opportunities II: visión de mercado, posicionamiento y balance de resultados generados en 2020

Bert Flossbach (Flossbach von Storch)
Foto cedida por Flossbach von Storch

El FvS Multiple Opportunities II es uno de los fondos mixtos de referencia en el mercado español. Gestionado por Bert Flossbach, cofundador de Flossbach von Storch y uno de los gestores más reputados de Alemania, el producto cuenta por segundo año consecutivo con el Sello FundsPeople, con la triple calificación: Favorito de los Analistas, Blockbuster y Consistente. FundsPeople le ha preguntado Bert Flossbach por su visión de mercado, posicionamiento actual para encararlo y balance de los resultados cosechados en 2020. En cuanto al primer punto, lo primero que reconoce es que la pronunciada subida de los tipos de interés en los últimos días ha afectado a los mercados de renta variable.

“No esperamos que la tendencia sea sostenible. Todo lo contrario. Los tipos de interés se mantendrán bajos ante la enorme cantidad de deuda de todo el mundo. De lo contrario, las deudas no se podrían pagar a largo plazo. Incluso si la inflación aumentara de manera más significativa, los bancos centrales no podrán subir los tipos de interés. La Fed ya tomó precauciones ante este escenario el año pasado y anunció que, en el futuro, se orientaría hacia valores promedio en relación con la inflación, es decir, toleraría tasas de inflación excesivas en algunas ocasiones. Sin embargo, esto no significa que los tipos de interés no puedan subir temporalmente, como sucede en la actualidad. Pero, en nuestra opinión, dicho aumento no es sostenible”.

A su juicio, en este entorno, una parte significativa de los ahorros debe consistir en activos tangibles de primera clase, sobre todo en acciones de muy buenas empresas. “Todavía tienen una valoración moderada en comparación con otras clases de activos”, afirma. Por ese motivo, el peso de la renta variable en la cartera sigue siendo relativamente alto. El peso de los bonos, por el contrario, los han reducido recientemente, como por ejemplo su posición en deuda pública japonesa.

Balance de los resultados cosechados por el fondo en 2020

La palabra inglesa «weird» se traduce normalmente como extraño. También puede significar curioso, loco, inquietante, absurdo o burdo. “El año pasado está a la altura de cada uno de estos atributos de alguna manera. Permanecerá con nosotros durante mucho tiempo, como un valor atípico, como un catalizador de los desarrollos que ya están en marcha”.

En la fase caliente de la primavera, cuando los precios de las acciones se desplomaron significativamente en pocas semanas, la principal preocupación de Flossbach era la preservación de los activos que se nos habían confiado de la mejor manera posible. “La cobertura temporal de la proporción de renta variable, así como las directrices del Pentagrama de Flossbach von Storch que postulan, entre otras cosas, un enfoque en inversiones de calidad y una amplia diversificación de los activos, ayudaron a amortiguar relativamente bien los reveses en la cartera”.

Más adelante, se beneficiaron de la recuperación posterior, sobre todo porque durante el verano deshicieron gradualmente algunas de las coberturas. “Sin embargo, en retrospectiva, la extensión de la crisis del coronavirus en el marco de tiempo nos costó algo de rendimiento. Fuimos deliberadamente cautos en ese momento porque era difícil estimar de qué tamaño sería la ayuda posterior de los gobiernos y de los bancos centrales. Y, por lo tanto, cuáles serían las consecuencias a largo plazo de la pandemia para la economía mundial”.

No esperaban la velocidad y el alcance del repunte de la recuperación a finales de año, liderado principalmente por empresas cíclicas con modelos de negocio sensibles a la crisis. Es decir, aquellos valores que habían perdido de forma especialmente significativa en primavera, los llamados perdedores de la pandemia.

“Los bancos, por ejemplo, o las aerolíneas, es decir, aquellos sectores en los que generalmente no invertimos o solo lo hacemos en una proporción muy pequeña. Como consecuencia de ello, la rentabilidad del fondo quedó por detrás de la tendencia general del mercado en el movimiento alcista a finales de año. Aunque esto no sea especialmente agradable, no nos preocupa, porque esas fases se repiten una y otra vez. Estamos convencidos de que nuestro enfoque en acciones de calidad con modelos de negocio sólidos seguirá demostrando su valor en el futuro. La calidad necesita paciencia para desarrollarse; una paciencia que regularmente ha dado sus frutos a largo plazo”, concluye.