La inversión con criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) se está imponiendo en Europa donde, según datos de Morningstar, este año casi la mitad de las entradas netas registradas por la industria se están yendo a fondos encuadrados dentro de los artículos 8 y 9. Es un fenómeno que empieza a ganar velocidad en España, donde la inversión responsable está ganando cada vez más presencia en las carteras de los inversores. También entre las bancas privadas.

Según un estudio que realiza Natixis IM, tras analizar la asignación de activos de casi un centenar de carteras de inversores españoles que han sido objeto de su estudio, se observa que de media, el porcentaje de las ASG en las carteras de banca privada españolas supera el 20% en todos los perfiles de riesgo. 

Concretamente, el peso de la ASG en las carteras conservadores supera el 27%, en las moderadas el 26% y en las agresivas casi el 21%. Es especialmente relevante el dato que suponen ya los fondos de renta fija ASG en las carteras conservadoras, cerca ya del 17%, más el 3,5% que hay en fondos monetarios sostenibles. En las moderadas, los fondos de renta fija con criterios sostenibles superan el 9% y los vehículos de renta variable casi llegan a representar el 15%. Finalmente, las carteras con mayor perfil de riesgo tienen más del 18% en fondos de bolsa ASG.

La situación en las cinco principales banca privadas españolas

Las bancas privadas españolas reconocen que sus planes van por incrementar el peso de los fondos ASG en cartera. Es el caso, por ejemplo, de Santander Banca Privada. Desde principios de 2021 están incorporando criterios sostenibles a la hora de confeccionar sus carteras en sus comités de inversiones. “En la actualidad, más de dos terceras partes de todos nuestros servicios de gestión tienen una calificación en términos equivalentes al artículo 8”, aseguran.

También en Sabadell Urquijo Gestión se están tomando la sostenibilidad muy en serio. Desde que en marzo entrase en vigor la SFDR, la entidad se comprometió a tener al menos el 30% de las carteras de fondos de sus clientes en productos ASG que cumplan con los artículos 8 o 9 del reglamento. “A cierre de octubre, el peso medio de las estrategias sostenibles estaba en el 40%. Adicionalmente, disponemos de más de 50 mandatos de clientes con carteras formadas al 100% por fondos ASG”, revela Jaime Hoyos, consejero director de Sabadell Urquijo Gestión.

Desde CaixaBank indican que el peso que actualmente tienen los fondos ASG en las carteras varía en función del perfil de riesgo. “La mayor oferta en fondo de renta variable, private equity y algún producto global hace que ese porcentaje sea mayor en los mandatos diseñados para clientes con una mayor tolerancia a la volatilidad. No obstante, en todos los casos la exposición se está incrementando a medida que vamos hablando con los clientes sobre la ASG”, reconocen. En la entidad esperan un impulso adicional conforme se vayan renovando los test de idoneidad con la introducción de las preguntas sobre las preferencias de sostenibilidad. 

Al final, lo que persiguen las entidades es ofrecer a sus clientes una alternativa sostenible en todas las líneas de producto. Es el objetivo que se fijaron en BBVA Banca Privada. En la firma están incluyendo progresivamente los criterios ASG en toda la propuesta de valor y en los procesos de toma de decisión: avances en su incorporación en proceso inversor, en reporting a clientes, en evaluaciones de idoneidad, en las carteras de inversión, en la información precontractual a clientes y también en el plano de la oferta.

Con respecto a este último punto, se están centrando en productos estructurados que apuestan por índices y subyacentes sostenibles y a la medida de sus clientes, módulos satélites en carteras basado en megatendencias que lanzaron en 2020, diagnóstico del grado de cumplimiento de los criterios A, S y G de las carteras y de los activos que las componen, fondos y planes de pensiones que cumplen los criterios sostenibles, así como fondos de impacto que apuestan por alguna temática vinculada a la ASG.  

En lo que respecta a Bankinter, un 20% de la oferta de fondos internacionales que comercializa la entidad, que asciende a 1.100 productos, aplican criterios responsables e invierten en empresas dedicadas a las energías renovables, la innovación, la tecnología y a la reducción del impacto del cambio climático, o que están presentes en los principales índices de sostenibilidad. “Estamos tremendamente comprometidos con la ASG”, subraya Joaquín Calvo-Sotelo, máximo responsable de Bankinter Banca Privada.

En lo que todas las entidades de banca privada coinciden es que todavía queda mucho por legislar y por incorporar, de modo que, conforme se vayan estableciendo más criterios, los irán incluyendo en los procesos de decisión. Porque, no hay que olvidar que la sostenibilidad es un concepto que está en manos del regulador y, por lo tanto, en evolución.