Annus horribilis para los cazadores de dividendos

Annus horribilis para los cazadores de dividendos, Annus horribilis para los cazadores de dividendos
Mordicuac (Flickr Creative Commons)

Annus horribilis para los cazadores de dividendos: la pandemia no ha perdonado ni siquiera a las empresas con pagos de dividendos estables. En 2020, se produjo un descenso global de los dividendos de alrededor del 12% en comparación con el año anterior. Innumerables empresas de sectores cíclicos incluso han suspendido o cancelado completamente sus dividendos.

Por primera vez en la historia, a corto plazo, los dividendos en Europa cayeron más que los beneficios. En particular, los bancos, el petróleo y la minería, así como los bienes de consumo cíclicos, registraron elevados déficits. Un ejemplo destacado es Lufthansa que, en parte debido al rescate gubernamental, tuvo que dejar a sus accionistas con las manos vacías.

En Alemania, se pagaron dividendos por un total de 34.100 millones de euros en el Dax en el año natural 2020, lo que corresponde a una disminución del 11,4% en comparación con el año anterior. A nivel mundial, Reino Unido y el resto de Europa representaron más de la mitad del descenso en el reparto de dividendos.

Valoraciones de las gestoras

“El año pasado, la cuestión de los dividendos ha dado lugar a algunas observaciones y reflexiones interesantes. Las pymes han sido mucho más dinámicas en su ajuste de costes que las empresas de gran capitalización. Además, las reservas de liquidez de las pymes han sido significativamente mayores, lo que también puede atribuirse a una estructura de balance más conservadora”, explica Thomas Meier, gestor de MainFirst.

Si observamos el descenso de los dividendos del Dax en combinación con el MDax y el TecDax, el reparto de dividendos sólo ha caído un 3%, según un estudio del DZ Bank. “El resultado también puede atribuirse a la fuerte representación de las empresas familiares y de propietarios. Además, como medida de precaución para proteger los colchones de liquidez, innumerables empresas, sobre todo del sector bancario y de seguros, han recortado sus repartos o los han anulado por completo, pero se han comprometido a compensarlos en los años siguientes”.

En general, los beneficios del Dax para 2020 han disminuido casi un 50%, mientras que el pago de dividendos se ha reducido mucho menos.

Dividendos e inflación

Los periodos de inflación pueden ser complicados para los inversores que buscan rentas, ya que las alzas de los precios erosionan el poder adquisitivo real de los cupones de los bonos, que suelen ser fijos. Por el contrario, los dividendos son un porcentaje del conjunto de beneficios de las empresas, así que pueden aumentar si los beneficios también lo hacen.

“Este crecimiento significa que pueden incrementarse a un ritmo igual o superior al de la inflación, protegiendo así el poder adquisitivo real de estos flujos de rentas. Desde 1900, el crecimiento anualizado a 10 años de los dividendos en el S&P 500 ha superado la subida del IPC casi tres cuartas partes (73%) de las veces”, subraya Matthew Jennings, director de inversiones en Fidelity International.