Anu Narula (Mirabaud): “Todas las compañías en cartera deben estar a la vanguardia de su sector en tecnología”

anu-narula-mirabaud
Anu Narula, gestor del Mirabaud Equities Global Focus y del Global Equity High Income

En un fondo con una cartera concentrada como la del Mirabaud Equities Global Focus todas las compañías tienen que ser contribuidoras positivas. Y Anu Narula, gestor de la estrategia desde su lanzamiento en 2013, tiene claro un requisito común: potencia para estar al frente de la carrera por la digitalización. “No somos un fondo tecnológico”, aclara, “pero todas las compañías en cartera deben estar a la vanguardia de su sector en tecnología”. En esta cuarta revolución, la innovación es la llave. “Nunca antes había sido tan relevante que las compañías tengan capacidad para invertir en i+D para mantenerse a la cabeza del juego”, insiste.  

Este fondo con Sello FundsPeople 2020 por su calificación de Blockbuster construye su cartera con una filosofía bottom-up y ESG basada en ocho grandes temáticas: economía de servicios (incorporada este año); consumidor millennial; automatización; explosión de los datos; envejecimiento de la población; plataformas; salud y bienestar; e inmobiliaria e Infraestructuras. Precisamente en esta crisis Narula no diría que han surgido nuevas tendencias sino que se han acelerado las ya establecidas. “Compañías como Paypal cuentan que han visto una aceleración de su negocio equivalente a sus expectativas para los tres próximos años”, cuenta. “Este confinamiento les ha abierto las puertas a nichos que antes tenían cerrados. Por ejemplo, la población de avanzada edad, que en muchos casos ha probado ahora la compa online. Y gran parte de estos nuevos consumidores permanecerán”.

Tener claro las áreas del mercado a las que querían estar expuestos antes de la llegada de la corrección fue un salvavidas. “Entramos en el año con una postura cauta. No porque nos hubiéramos adelantado a la llegada de la pandemia, sino por las valoraciones de ese momento”, cuenta Narula, quien también gestiona el Global Equity High Income de Mirabaud. Su acierto fue combinar esa cautela con lo que el gestor define como “límites avariciosos”, fijaron de antemano los precios a los que estarían dispuestos a comprar ciertas compañías. “Esa fue la gran lección que aprendimos de la crisis de 2009”, afirma.

Esos límites estaban dirigidos a tres tipos de negocio: líderes globales, crecimiento estructural y una cesta de recuperación. En las primeras encontramos ideas como Nike, que encajan en la temática de salud y wellness. “Han visto un notable crecimiento en su app de salud, que a su vez se traduce en ventas de productos”, explica el gestor. También predominan los nombres relacionados con la explosión del uso de datos, como Nvidia, el fabricante de unidades de procesamiento gráfico.

Pero como bien recuerda el gestor, hay que recordar las lecciones aprendidas de otras crisis. “Por eso defendemos que cuando se sale de una crisis hay que tener algo de cíclicos en cartera”, sostiene. De ahí que encontraran valor en el sector retail, directamente impactado por el confinamiento global, con nombres como TK Maxx.

“Teníamos muy claro que había que tener cuidado con ser extremadamente cautos. Por eso no guardamos excesiva liquidez y es lo que permitió que no nos quedásemos fuera de la recuperación del mercado”, cuenta. De hecho, no ve demasiado irracional el movimiento en V de las bolsas. “Estamos en un mundo de mayor acceso a la información. Los mercados simplemente se han adaptado a la velocidad”, opina.  “Las bolsas han pasado por todas las fases de una crisis. Primero se premiaron los activos más líquidos y ahora los cíclicos están empezando a recuperarse”. Así, no le sorprendería que al mercado aún dé un impulso más al rally.