Azvalor rediseña su fondo de inversión libre: más accesible, nuevo nombre y clases

Socios fundadores de Azvalor. Sergio Fernández-Pacheco, Álvaro Guzmán de Lázaro, Beltrán Parages y Fernando Bernad-1
Socios fundadores de Azvalor. Sergio Fernández-Pacheco, Álvaro Guzmán de Lázaro, Beltrán Parages y Fernando Bernad-1

En verano de 2019, meses antes de la pandemia, Azvalor lanzaba su primer fondo de inversión libre. El Azvalor Ultra nació en un mal momento para el value y la gestora apenas tuvo tiempo de generar interés por el fondo, tal y como reconocen desde la entidad. Ahora, la firma rediseña el fondo para darle una nueva vida.

El vehículo pasa a llamarse solamente Umbra, quitando así la gestora su marca del nombre del fondo. Tal y como explican, con ese nombre buscan diferenciarse del resto del catálogo que son todos fondos UCIT o armonizados.

Por otro lado, bajan el mínimo de inversión a los 100.000 euros, frente a los 200.000 euros de inversión mínima que tenía anteriormente. Además, lanzan una clase fundadora, donde la entidad premia a los primeros partícipes que accedan al fondo. Hasta que el fondo alcance un patrimonio de 20 millones de euros, todos los partícipes entraran en la clase fundadora, que no tiene comisión de gestión pero si una comisión de resultados del 20%. A partir de que supere ese volumen, los nuevos participes accederán a la clase estándar, con una comisión de gestión del 1% y la misma comisión por resultados.

El fondo, que aplicará una filosofía de inversión en valor, invertirá al menos la mitad de su cartera en renta variable de cualquier sector, principalmente de baja y media capitalización (inferior a 250 millones). No obstante, señala el folleto informativo del fondo, se podrá invertir hasta un 25% de la exposición total en renta variable con capitalización superior a 250 millones, aunque en todo caso inferior a 1.000 millones, siempre que se trate de acciones cuya media de transacciones diarias sea inferior a tres millones.

Otro punto importante del fondo es que deja ser un fondo de autor. Aunque Álvaro Guzmán de Lázaro y Fernando Bernad siguen detrás con el resto del equipo, pero la gestora no quieren asociar el producto a un gestor concreto. «Estos ajustes piensan que adecúan mejor el producto al perfil de los potenciales inversores del mismo», indican.