BNP Paribas AM lanza un fondo que invierte en bonos destinados a financiar proyectos con impactos sociales positivos

BNP Paribas Social Bond, BNP Paribas AM lanza un fondo que invierte en bonos destinados a financiar proyectos con impactos sociales positivos
Cedida por Apple

La gestora BNP Paribas Asset Management ha lanzado el BNP Paribas Social Bond, fondo que invierte en bonos destinados a financiar proyectos con impactos sociales positivos. El fondo producto está clasificado como Artículo 9 bajo el Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenibles (SFDR). Este lanzamiento se realiza durante un período de crecimiento récord para el mercado de bonos sostenibles y, en particular, de bonos sociales.

El lanzamiento está alineado con la Estrategia Global de Sostenibilidad de la gestora, donde lograr la igualdad y el crecimiento inclusivo es una de las tres áreas que han fijado como prioritarias, junto con la aceleración de la transición energética y la protección del medio ambiente. La selección de bonos y emisores, gestionada mediante una metodología patentada, está alineada con los estándares de inversión sostenible de BNP Paribas AM.

Para ello aprovecha la experiencia de sus equipos de gestión de bonos y de su Centro de Sostenibilidad. El fondo combina la experiencia de la gestora en bonos verdes (el fondo BNP Paribas Green Bond se lanzó en 2017) con su conocimiento de los problemas sociales, temática que abarca el fondo BNP Paribas Inclusive Growth, lanzado a principios de este año.

Las tres áreas de inversión

El BNP Paribas Social Bond invierte en tres áreas principales. En primer lugar, un mínimo del 75% en bonos clasificados como sociales o sostenibles, promoviendo el acceso a servicios esenciales como agua o la sanidad, la vivienda asequible, el empleo, la seguridad alimentaria, el progreso socioeconómico o la infraestructura básica.

Por otro lado, un máximo del 25% en bonos emitidos por empresas socialmente responsables, seleccionados según un modelo de calificación desarrollado por BNP Paribas AM que asigna una puntuación de inclusión a los emisores, clasificándolos por sus prácticas sociales orientadas a reducir las desigualdades.

En tercer término, un máximo del 10% en instrumentos de microcrédito que ayuden a proporcionar acceso a servicios financieros en los mercados emergentes, tanto a pequeñas empresas como a personas.