BNY Mellon IM lanza tres nuevos fondos de beta eficiente en renta fija

Number3
Leo Reynolds, Flickr, Creative Commons

BNY Mellon Investment Management ha lanzado tres nuevos fondos que vienen a ampliar su gama de productos de beta eficiente en renta fija. El objetivo de estos productos, disponibles a través de BNY Mellon Global Funds, la gama de fondos domiciliados en Irlanda. es abordar las ineficiencias en renta fija, como una elevada rotación (del 40% o más) y unos elevados costes de transacción, que dificultan que los gestores activos y pasivos puedan generar rentabilidades similares a las del índice.

De esta forma, el BNY Mellon Efficient Global IG Corporate Beta Fund, el BNY Mellon Efficient US Fallen Angels Beta Fund y el BNY Mellon Efficient Global High Yield Beta Fund pasan a formar parte de la gama de fondos de beta eficiente que, a cierre del primer semestre del año, gestionaba activos por valor de 8.800 millones de dólares y que también incluye el BNY Mellon Efficient U.S. High Yield Beta Fund, producto que ha captado cerca de 1.100 millones de dólares en activos desde su lanzamiento en 2017.
 
La gestión de los fondos correrá a cargo de Mellon Investments Corporation, una de las firmas de inversión de BNY Mellon Investment Management especialista en indexación, innovación en negociación de renta fija y gestión activa de estrategias cuantitativas.
 
La beta eficiente hace referencia a las técnicas utilizadas para intentar obtener rentabilidades competitivas, similares o superiores a las del índice de referencia (dependiendo del objetivo del fondo), aprovechando las ineficiencias inherentes al correspondiente índice de renta fija, como unas reglas rígidas y unos elevados costes de transacción. Cada fondo se propone emplear técnicas innovadoras para evitar este tipo de ineficiencias en su clase de activos, ya sean bonos corporativos con grado de inversión, high yield global o ángeles caídos.
 
Algunas de las herramientas empleadas para gestionar estas ineficiencias incluyen la negociación de la cartera de crédito para rebajar los costes de transacción y mejorar la liquidez, utilizar derivados de crédito y ETF para reducir la rotación y gestionar la beta general de la cartera, y mejorar el muestreo de carteras mediante la aplicación del robusto modelo de crédito desarrollado por Mellon.
 
El BNY Mellon Efficient Global IG Corporate Beta Fund y el BNY Mellon Efficient US Fallen Angels Beta Fund tienen como objetivo batir a su correspondiente índice de referencia, mientras que el BNY Mellon Efficient Global High Yield Fund persigue generar rentabilidades similares a las del índice.