Desmontando mitos: ni el growth lo hizo tan bien con el COVID-19, ni el value tan mal

noria, rotacion, estilos, factores, factor investing, value
Cédric Dhaenens, Unsplash

El alto componente de valores tecnológicos en el segmento de growth y el igual alto peso de los sectores más cíclicos en el estilo de inversión de value son dos de las causas que han provocado que se tienda a pensar que la inversión en valor no ha tenido sentido en un año como 2020 marcado por la digitalización y el estancamiento económico que ha provocado la pandemia. Sin embargo, como en todo, en esto tampoco es todo blanco o negro sino que también hay grises.

«Contrariamente a lo que podamos pensar, no todas las acciones growth han tenido un tan buen comportamiento, ni todas las acciones value lo han hecho tan mal», afirma Duncan Lamont, responsable de investigación y análisis de Schroders. Para demostrarlo, desde la gestora no solo  han comparado las rentabilidades de dos índices de referencia de ambos estilos, el MSCI USA Growth y el MSCI Usa Value, si no que han calculado también la rentabilidad de la empresa mediana de cada uno de los índices. Y el resultado puede sorprenden a más de uno.

«Si tomamos la medida estadística de la mediana, la empresa mediana del índice MSCI USA Growth sólo obtuvo una rentabilidad del 22%, muy por debajo de la rentabilidad del índice», afirma Lamont. De hecho, ese índice tuvo una rentabilidad del 43% y, según explica el experto, «esto se debe a que el índice se vio impulsado por la fuerte rentabilidad de un puñado de compañías de gran tamaño. Hecho que exagera el comportamiento de la mayoría de las empresas de crecimiento».

Por el contrario, el 18% de las empresas del índice MSCI USA Value obtuvieron una rentabilidad superior al 22% el año pasado. «Esto no cambia el hecho de que la inversión de crecimiento superó claramente a la estrategia valor, pero sí demuestra que un número razonable de empresas value también obtuvieron muy buenos resultados«, afirma.

Eso en lo que respecta al mercado estadounidense pero ¿ha sucedido lo mismo en otros mercados? Según sus datos, la respuesta es afirmativa. Por ejemplo, en los mercados emergentes el 38% de las empresas value superaron a la mediana de las empresas de crecimiento mientras que en Reino Unido, Europa sin Reino Unido y Japón, las proporciones fueron del 30%, 27% y 24%, respectivamente.

El value recupera parte del terreno perdido

Hasta la fecha, la recuperación económica que se espera para este año marcado por el impulso de los planes de estímulos y, sobre todo, por la campaña de vacunación, ha provocado un vuelco en las estimaciones que los gestores tienen para cada una de estas estrategias. De hecho, según la última encuesta de BoFa Securities, el 52% de los gestores espera que el value se comporte mejor que el growth en los próximos doce meses en términos generales, lo que supone un nuevo récord.

Los datos acompañan sus previsiones. Según Morningstar, las categorías de fondos USA Cap Grande Value, Global Cap Grande Value y Europa Cap Grande Value se anotan rentabilidades en el año del 13,23%, 11,62% y 9,54% respectivamente. Sus equivalentes growth apenas repuntan un 4,44%, 4,42% y 2,80% respectivamente (datos al cierre del 19 de marzo). Estas rentabilidades se calculan teniendo en cuenta el rendimiento de los fondos disponibles para el inversor español de cada una de estas categorías.

Las causas que explican esta rotación hacia el value son varias pero Geoffroy Goenen, responsable de renta variable europea de Candriam destaca una en especial. «Esta esperanza acerca de la normalización económica
está acelerando la rotación actual desde los títulos de crecimiento hacia los títulos de valor, con los productos básicos y los sectores sensibles a los tipos de interés a la vanguardia». Entre esos valores cita a las empresas petroleras y a las finanzas. Y eso es lo que ha provocado, en el caso de la renta variable europea, que se ha estrechado de manera significativa la rentabilidad acumulada a un año entre el growth y el value, como se aprecia en el gráfico inferior.