Día de la mujer: se gana peso en el discurso pero los datos aún no acompañan

Mujeres
Firma: Sincerely Media (Unsplash)

Hoy se celebra un nuevo 8 de marzo, un nuevo Día de la mujer. Se hace marcado por la pandemia, y no solo porque no se esperan manifestaciones debido a la débil situación de la salud pública, sino porque la crisis del coronavirus ha supuesto un freno para la igualdad de la mujer en el ámbito laboral. Lo dicen los datos.

Según la ONU ,  el 40 % de todas las mujeres empleadas (510 millones de mujeres en todo el mundo) trabajan en los sectores más afectados por la COVID-19, frente al 36,6 % de los hombres empleados-, lo que las empuja a registrar una mayor tasa de paro. De hecho, según el índice Women in Work de PWC , el progreso de las mujeres en el trabajo podría volver a los niveles de 2017 a finales de 2021 como resultado de la pandemia de COVID-19. Se hace eco de dos cifras preocupantes de la OCDE. La primera, que la tasa de desempleo femenino en los países de la OCDE aumentó 1,7 puntos porcentuales en 2020 hasta el 7,4% y, la segunda que en 17 de los 24 países que han reportado datos el desempleo, las mujeres han sido las más afectadas.

Además, la mujeres que han mantenido su empleo no lo han tenido fácil. «El cierre de escuelas durante la primera oleada de virus significó que trabajar desde casa era difícil para muchas madres trabajadoras, ya que hacían malabares con el trabajo, la educación en casa y el cuidado de los niños, todo en el mismo espacio y tiempo», explica Eurofound en su informe Women and labour Market Inequility . Y da cifras. El 29% de las mujeres tuvo problemas para concentrase en el trabajo debido a los cuidados familiares, frente al 16% de los hombres.

La cifra de directivas se estanca

Las dificultades a las que se ha enfrentado la mujer en este año de pandemia han ido acompañadas, además, de un estancamiento en el acceso a los puestos de responsabilidad. Según el informe anual Women on Boards de MSCI, la representación femenina en los consejos de administración aumentó solo un 0,6% frente al 2,1% de incremento que se vio en 2019 . Y eso a pesar de que son varios los estudios que muestran una relación muy positiva entre el número de mujeres en los consejos de las cotizadas y el rendimiento financiero de las compañías.  

Uno de ellos es Womenomics, de Goldman Sachs AM, que analiza el comportamiento de las empresas del Stoxx600 en la última década y concluye que en general el hecho de emplear a más mujeres está vinculado a unos mejores resultados de la compañía en el mercado. Otro es Thematic Investing: Everybody Counts! Diversity & Inclusion Primer de Bank of America, que concluye que las empresas del S&P 500 con una diversidad de género superior a la media en sus consejos de administración obtienen un ROE un 15% mayor, y en el caso de las empresas con una plantilla étnica y racialmente diversificada es un 8% mayor.

Se habla más de ello y eso es positivo

Sin embargo, si se puede sacar algo positivo del impacto que la pandemia ha tenido en las mujeres es que ha crecido la importancia que los inversores dan a la lucha por la igualdad de género en las empresas donde invierten. De hecho, dentro del amplio universo que implica la inversión con criterios ESG, la S, de social, ha ganado puestos en tiempos de pandemia

Y dentro de la S de encuentran todas las políticas sociales encaminadas a conseguir cerrar esa brecha de género en el ámbito laboral. Al fin y al cabo,  eliminar la brecha no solo es un derecho sino que también puede contribuir y mucho al crecimiento de la economía. En concreto, según Bank of America, de alcanzarse la igualdad de género, el PIB global podría aumentar unos 28 billones de dólares hasta 2025. Sin embargo, queda mucho para cerrar esa brecha. Solo en España, según el informe de ClosingGap , al menos 35 años más.

Desde FundsPeople, hemos querido celebrar este Día de la Mujer recuperando todos esos artículos escritos durante el año en el que destacábamos de forma específica el papel de la mujer en la sociedad en general y en el ámbito financiero en particular. Porque cualquier día es bueno para poner en valor el papel de la mujer y lo mucho que queda aún por avanzar.