El fondo de pensiones de Japón elige un índice de Morningstar de diversidad de género como referencia

Mujeres
AP

La plataforma de datos Morningstar acaba de anunciar que el fondo de pensiones de Japón, el mayor del mundo con 1,5 billones de dólares en activos bajo gestión, ha elegido uno de sus índices como referencia. Y no se trata de un índice cualquiera sino de uno de los últimos que ha lanzado Morningstar y que se basa en la diversidad de género.

El índice en cuestión es Morningstar Developed Markets Ex-Japan Gender Diversity Index de Morningstar. Para su composición se basa en los datos y la metodología de puntuación de Equileap, un proveedor mundial de datos y conocimientos sobre la igualdad de género para los inversores.

En concreto está diseñado para dar a conocer a las empresas de los mercados desarrollados que exhiben políticas y prácticas sólidas de diversidad de género, aprovechando el Equileap Gender Equality Scorecard. Las empresas que forman parte de este índice se ponderan, con un tope del 5%, de acuerdo con 19 criterios de igualdad de género. Entre esos criterios se incluyen el equilibrio de género en toda la fuerza de trabajo, la brecha salarial entre los géneros, la licencia parental remunerada y las políticas contra el acoso sexual.

El fondo de pensiones de Japón se une así a una de las tendencias que más impulso han tenido en estos tiempos de pandemia ya que la inversión con criterios ESG (la diversidad de género se incluye en la S de las siglas) ha experimentado un auténtico boom en este 2020. En concreto, según Morningstar, los activos mundiales en fondos sostenibles alcanzaron un récord de 1,2 billones de dólares a septiembre de 2020.

De hecho, el factor social de la ESG es uno de los que más impulso ha recibido . De hecho, estos aspectos sociales se han disparado en las earnings calls. En concreto, términos como comunidad, diversidad, compromiso, sociedad, empleados, gente) han superado a las menciones puramente empresariales (ventas, ingresos, beneficios, EBIT, margen de crecimiento), según un estudio realizado por NN Investment Partners

La rentabilidad de la diversidad

No en vano, se ha demostrado que la diversidad de género es algo que cotiza al alza en los mercados y que resulta rentable. Un reciente estudio de Goldman Sachs AM que lleva por título Womenomics  así lo defiende. Según sus datos cuanto mayor presencia de la mujer en puestos altos de responsabilidad, mayor es el gap que separa a las empresas del cuartil más alto (aquellas donde la presencia de la mujer en los consejos de administración es mayor) del más bajo (donde es inferior).

“La atención de los inversores y el sector de los fondos de inversión se centra cada vez más en los factores ESG, lo que significa que no mejorar la diversidad de género podría ser perjudicial, añadiendo una prima de riesgo al precio de las acciones o, directamente, llevando al inversor a no invertir en ella. Además, está el riesgo de cola general y la publicidad adversa que podría provocar no tener una fuerza laboral diversa”, apuntan en el estudio.