ESMA abre a consulta la revisión de las directrices de sostenibilidad bajo MiFID II

cambio climático, clima, ESG, sostenible
Firma: Elizabeth Lies (Unsplash)

La Autoridad Europea de Valores y Mercados lanzado una consulta para la revisión de las directrices de sostenibilidad bajo MiFID II. Dicha consulta toca ciertos aspectos de los requisitos de idoneidad bajo la Directiva de Mercados de Instrumentos Financieros (MiFID II). El objetivo es actualizar sus directrices tras las enmiendas a MiFID II relacionadas con la sostenibilidad.

La consulta cierra el 27 de abril de 2022. ESMA considerará los comentarios que reciba sobre la consulta en el segundo trimestre de 2022 y espera publicar un informe final en el tercer trimestre de 2022.

La evaluación de la idoneidad es una de las protecciones más importantes para los inversores en virtud de MiFID II. Y se aplica a la prestación de todo tipo de asesoramiento de inversión (ya sea independiente o no) y gestión de carteras”, subrayan desde ESMA.

Las propuestas de ESMA para las Directrices

Las principales modificaciones introducidas en el Reglamento Delegado de MIFID II y reflejadas en las directrices en materia de sostenibilidad son:

  • Recopilación de información de los clientes sobre preferencias de sostenibilidad. Las empresas deberán recopilar información de los clientes sobre sus preferencias en relación con los diferentes tipos de productos de inversión sostenible en qué medida desean invertir en estos productos.
  • Evaluación de las preferencias de sustentabilidad. Una vez que la firma haya identificado una gama de productos adecuados para el cliente, de acuerdo con los criterios de conocimiento y experiencia, situación financiera y otros objetivos de inversión, deberá identificar, en un segundo paso, el o los productos que cumplir con las preferencias de sostenibilidad del cliente.
  • Requisitos organizacionales. Las empresas deberán brindar al personal la capacitación adecuada sobre temas de sostenibilidad. También mantener registros apropiados de las preferencias de sostenibilidad del cliente (si corresponde) y cualquier actualización de estas preferencias.

Otros factores que se tomarán en cuenta son:

  • La integración de las buenas y malas prácticas identificadas en las Acciones Comunes de Supervisión (CSA) de 2020 para complementar las directrices actuales. Estas buenas y malas prácticas darán una guía práctica a las empresas en las áreas donde aún parece persistir la falta de convergencia.
  • Las modificaciones introducidas a través del Capital Markets Recovery Package al artículo 25(2) de MiFID II.