Tokenización de activos: qué es y qué implicación tiene en los mercados

Fuente: Alina Grubnyak (Unsplash)

Si bitcóin y criptomoneda son algunos de los últimos términos que han entrado en el diccionario de la RAE. ¿Podría ser token la siguiente palabra en entrar en este distinguido elenco de términos aceptados por nuestra Academia? El bitcoin es un token, pero un token no tiene por qué ser solo una criptomoneda. Se abre un mundo de posibilidades. ¿Qué es un token y qué significa la tokenización de activos?, ¿qué implicación tiene para los mercados? Lo explicamos en el Glosario de FundsPeople.

Vayamos por partes. Nos apoyamos en el diccionario de nuevo y traducimos token al castellano que significa ficha, símbolo. William Mougayar, en su libro ‘The business blockchain’ define al token como “una unidad de valor que una organización crea para gobernar su modelo de negocio y dar más poder a sus usuarios para interactuar con sus productos, al tiempo que facilita la distribución y reparto de beneficios entre todos sus accionistas”.

La tokenización de activos ha evolucionado hasta convertirse en uno de los casos de uso más destacados de las tecnologías DLT en los mercados financieros. DLT hace referencia a distributed ledger technology o tecnologías de libro mayor distribuido, que viene a ser una base de datos que gestionan varios participantes y no está centralizada. Es decir, se trata de una red descentralizada que no necesita de una autoridad central que ejerza de verificador. Su mecanismo se basa en que el registro distribuido aumenta la transparencia, dificultando cualquier tipo de fraude o manipulación. 

¿De qué manera se puede tokenizar un activo?

Según apunta la OCDE en este paper, la tokenización de activos implica la representación digital de activos físicos en libros de contabilidad distribuidos, o la emisión de clases de activos tradicionales en forma tokenizada. En el primer caso, el valor económico y los derechos derivados de los activos reales preexistentes se vinculan o incorporan en tokens basados en DLT, actuando como almacén de valor. Los tokens emitidos existen en la cadena, mientras que los activos reales sobre los que se emiten los tokens siguen existiendo en el mundo fuera de la cadena.

En el segundo caso, la tokenización de activos implica la creación de un instrumento de comercio a través de una cadena de bloques y la emisión de tokens que son nativos, construidos directamente en la cadena, y que viven exclusivamente en el libro mayor distribuido, el registro tecnológico de contabilidad distribuida (Ver gráfico).

Fuente: OECD going digital toolkit “Understanding the tokenization of assets in financial markets"

Beneficios y riesgos potenciales de la tokenización de activos

Y no solo hablamos de criptomonedas cuando hablamos de tokens. Aunque la mayoría de las aplicaciones actuales son pilotos o se encuentran en una fase experimental, esta tecnología sigue evolucionando. Las clases de activos tokenizados pueden incluir valores (por ejemplo, acciones, bonos), materias primas (por ejemplo, oro) y otros activos no financieros (por ejemplo, bienes inmuebles).

Entre los beneficios de la tokenización de activos se puede mencionar la eficiencia impulsada por la automatización y la desintermediación. La transparencia y, sobre todo, el aumento de liquidez con procesos de compensación y liquidación más rápidos. La tokenización de activos podría proporcionar una forma adicional de lograr la propiedad fraccionaria de los activos. Reduce las barreras a la inversión y promueve un acceso más inclusivo por parte de los inversores minoristas a algunas clases de activos tradicionalmente ilíquidos.

¿Y los riesgos?

Sin embargo, no está exento de riesgos. Las redes descentralizadas (DLT) en los mercados de tokens hacen frente a desafíos derivados de su propia naturaleza novedosa. Vulnerabilidad operativa, incertidumbre sobre la finalidad de la liquidación, la interoperabilidad entre diferentes redes que permitirá la conectividad de diferentes infraestructuras; la interoperabilidad de la infraestructura basada en DLT con la infraestructura tradicional; la estabilidad de la red, la solidez de la infraestructura del mercado y las ciberamenazas.

La OCDE también señala los riesgos de gobernanza de los libros de contabilidad totalmente descentralizados.  En cuanto a la dificultad de identificar un único propietario o nodo responsable de toda la red. La ausencia de un único punto de rendición de cuentas es un reto importante para regular las redes DLT y asignar la responsabilidad de los fallos en la red.

Enfoques reguladores de la tokenización

No hay, por el momento, ninguna legislación común. La tokenización ha sido abordada de manera diferente en cada economía dependiendo de la etapa de desarrollo del mercado de activos tokenizados y de su ritmo de evolución.

Si bien algunos reguladores han optado por aplicar la normativa financiera existente a los activos tokenizados; otros han introducido nuevos marcos reguladores a medida o adaptado las normas existentes para dar cabida a la aplicación de las DLT en la tokenización (ver gráfico).

Fuente: OECD going digital toolkit “Understanding the tokenization of assets in financial markets”

El futuro de los activos tokenizados

Está claro que es un mercado en expansión. Las finanzas descentralizadas y los mercados de tokens y criptoactivos están en constante evolución. La aplicación industrial de los productos financieros emergentes basados en DLT ha ayudado a identificar las deficiencias, los riesgos y las áreas de innovación potencial.

Garantizar la protección de los inversores y consumidores financieros en los sistemas y redes basados en la DLT al igual que se hace en los mercados financieros tradicionales es clave. La OCDE aboga por la colaboración y el diálogo internacional, dada la naturaleza global y transfronteriza de las transacciones y los valores basados en la DLT.