Guía definitiva para no perderse con la nueva regulación verde

Mitchel Lensink, Unsplash.

Ya ha entrado en vigor la primera fase de la regulación verde. Este 10 de marzo de 2021 ha entrado en vigor el Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenible (SFDR). Bajo la nueva normativa, todas las entidades financieras que venden productos en la Unión Europea (UE) deben clasificar los productos que gestionan y comercializan o sobre los que asesoran en tres categorías:

  • Productos con un objetivo de inversión sostenible (artículo 9)
  • Los que promueven características medioambientales o sociales (artículo 8)
  • Fondos no sostenibles (artículo 6)

Desde BNP Paribas AM resumen la clasificación en un sencillo gráfico:

Guías para entender los conceptos de sostenibilidad

En FundsPeople hemos dedicado varios artículos a analizar y desgranar las implicaciones de esta nueva normativa. Afectará a toda la cadena de producción de la industria. Desde el marketing, a la gestión, pasando por el diseño en sí de los productos financieros.

¿Cómo garantizar que un producto de inversión descrito como sostenible es en realidad lo que está escrito en la etiqueta? Y si el contenido se corresponde con la descripción, ¿cómo se puede evitar la confusión de los inversores que deben hacer frente a la variedad de designaciones aplicada a los productos sostenibles? Un whitepaper muy explicativo de David Czupryna, responsable de Desarrollo ESG en Candriam.

Una Guía de Candriam que desgrana qué puntos de la normativa se ha aplicado en 2020, cuáles en 2021 y cuáles aún esperarán a 2022. Por ejemplo, las divulgaciones asociadas serán obligatorias en 2022 y con posterioridad para cuatro de los seis objetivos medioambientales

O para quien aún necesite familiarizarse con los conceptos básicos. NFDR, SFDR, SRD II… explicamos los acrónimos más relevantes.

La estandarización de la información que se comunica es una de las grandes tareas pendientes de la industria, pero pasar de la teoría a la práctica está demostrando ser más complejo de lo esperado.

Novedades en la regulación verde

También hemos cubierto todas las novedades que comunicaban los organismos oficiales. Para los despistados, un repaso al material que han elaborado los reguladores como ESMA:

Se trata de una guía de recomendaciones y normas para que las gestoras cumplan con las obligaciones del artículo 8 (2) de la regulación de la Taxonomía. Estas recomendaciones definen los Indicadores Clave de Desempeño (KPI por sus siglas en inglés). Un documento que debe plasmar cómo, y en qué medida, las actividades de las empresas que entran en el ámbito de la NFRD se califican como medioambientalmente sostenibles según el Reglamento de la Taxonomía.

La CNMV ha desarrollado un procedimiento simplificado para la actualización de los folletos de los fondos de inversión. Concretamente, para adaptarse a las exigencias de los artículos 6 y 7 del reglamento europeo (riesgo de sostenibilidad e incidencias adversas). Se ha elaborado un procedimiento simplificado para permitir una ágil incorporación de la información a los folletos registrados.

La CNMV también ha recordado recientemente las obligaciones de transparencia y cumplimiento que impone el reglamento afectan a la información contenida en la página web, a la información precontractual (en el caso de IIC y ECR el folleto) y a los informes periódicos anuales.

ESMA ha remitido a la Comisión Europea una carta en la que propone desarrollar una regulación europea para las agencias de calificación de sostenibilidad al considerar que los ratings ASG y las herramientas de evaluación de estos valores son esenciales para la implantación de la normativa ASG.

En marzo de 2020 la Comisión Europea publicó su informe final sobre la taxonomía para las inversiones y proyectos sostenibles en la UE como paso previo a un debate que deberán mantener los miembros de la comisión con las partes interesadas. Desde Finreg 360 realizaron un resumen muy útil.