¿Hay que vender en mayo? Hay más razones que apoyan el no que el sí

Salud mental
Firma: Max Van den Oetelaar (Unsplash)

En el mercado de acciones hay muchos dichos y quizá uno de los más repetidos es el de sell in may and go away. Al fin y al cabo, este año, los inversores de bolsa ya han llegado este mes de mayo en números verdes. Por ejemplo, el S&P500 se anota una rentabilidad del 11% y el Stoxx Europe 600 consigue un 10%. Ambos al calor de una recuperación económica debida a la campaña de vacunación y, sobre todo, a los diferentes planes de estímulos que se han aprobado en los últimos meses.

¿Es por tanto momento de vender? Todo depende de si el mercado ha descontado o no todas las noticias positivas y, sobre todo, si los riesgos que planean sobre el horizonte tienen más o menos posibilidades de convertirse en una realidad.

Consolidación sí, corrección no está claro

«La situación es casi perfecta y no veo razones para esperar que Mayo vaya a ser diferente. Pero la complacencia es el enemigo de la buena inversión. Hay preocupaciones sobre los efectos de los impuestos en EE UU, la inflación y la inevitable desaceleración del actual momentum, esta situación no puede durar para siempre», afirma Chris Iggo, director de inversiones de Core Investments de AXA Investment Managers. No obstante este experto defiende que «estas nubes no están ahora mismo justo delante de nosotros: si tuviéramos que describir el entorno perfecto para la renta variable, el actual se aproximaría bastante» .

Las mismas dudas son las que se plantea Stefan Scheurer, director de mercados de capitales de Allianz Global Investors. «Los indicadores técnicos del mercado a corto plazo señalan una situación de sobrecompra de la renta variable mundial, además de un posicionamiento alcista. También los efectos estacionales (sell in May) podrían indicar que nos encon­tramos en una fase de mercado más volátil«, afirma. No obstante, confía que de haber una pausa en el mercado alcista, ésta sea más temporal que duradera.

Catalizadores positivos

Al fin y al cabo, aún son muchos los catalizadores positivos que pueden seguir impulsando al Mercado de acciones a medio plazo. François Rimeu, estratega senior de La Française AM, identifica algunos de ellos. «Por el lado positivo tenemos un apoyo monetario muy sólido, un apoyo fiscal muy fuerte (desde el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial no se ponía en marcha un apoyo de esta magnitud) y un momentum en los beneficios empresariales muy positivo«, afirma. De hecho, según los datos de Franklin Templeton, en  45% de los integrantes del índice Stoxx Europe 600 han presentado ya sus resultados del primer trimestre y en el 74% ha superado las expectativas. Y mejor ha sido el dato de las compañías del S&P500. De las 208 que ya han presentado resultados,  el 83% ha superado las expectativas, lo que implica un nuevo récord.

¿Qué puede anular todos esos catalizadores positivos? Básicamente, los expertos coinciden en un factor: que el repunte de la inflación no sea tan temporal como se cree y que dispare los tipos de interés. «El mayor riesgo (al menos desde el punto de vista de nuestra estrategia de inversión) sería probablemente una subida significativa y sostenida de los tipos de interés, que actualmente no esperamos», apuntan Philipp Vorndran y Thomas Lehr, estrategas de mercados de capitales de Flossbach von Storch.

Qué dice la estadística

Teniendo en cuenta la evolución de los mercados de acciones ya no solo en lo que va de año sino en los últimos doces meses, es previsible que tarde o temprano se produzca una consolidación que, sin embargo, no anulará la tendencia alcista que aún mantienen las bolsas. Además, aunque se tiende a pensar que los meses de mayo a octubre son negativos para los mercados, las cifras demuestran que en los últimos años no ha sido así.

Lo explica James Athey, director de inversiones de Aberdeen Standard Investments. «En los últimos 20 años, la rentabilidad media del Eurostoxx 50 es negativa en los meses de mayo, junio, agosto y septiembre. Sin embargo, si miramos un poco más recientemente, el panorama cambia un poco. En los últimos 10 años, sólo mayo, junio y agosto tienen rendimientos medios negativos, y en los últimos cinco años, sólo mayo y agosto. De hecho, en los últimos cinco años, julio es el segundo mes con mayor rentabilidad media del calendario», afirma este experto.

En el caso del S&P500 tampoco se ha cumplido el aforismo. Según recoge Investopedia, de 2016 a 2019 el rendimiento del índice estadounidense desde mayo hasta octubre ha sido positivo. Y ese buen comportamiento se vio también en 2020, cuando en ese periodo el índice se anotó un 18% de rentabilidad.

Fuente: Investopedia