Internet de la Comida y otras temáticas de inversión sugeridas por el big data

comida, fintech, ESG, ISR, big data, pantalla, cámara
Brooke Lark on Unsplash

El desarrollo de herramientas analíticas que permiten procesar grandes cantidades de datos desestructurados (conocido como Big Data) no sólo está permitiendo obtener una ventaja competitiva a las gestoras que aplican estas técnicas a la gestión de sus carteras, como por ejemplo Goldman Sachs AM. También está ayudando a detectar nuevas temáticas y tendencias de inversión que quizá estén pasando por alto los inversores que no recurren a estos métodos de análisis.

Esta es una de las ideas que aporta la gestora estadounidense en su informe con previsiones para la segunda mitad del año. “Las empresas están conectadas de maneras que pueden tener impacto sobre su rentabilidad, pero con frecuencia son sutiles y pasan desapercibidas. Bajo nuestra experiencia, analizar big data desestructurado puede ayudarnos a poner luz sobre esas conexiones”, explican los analistas. “Creemos que seguirá creciendo la importancia de pensar con amplitud sobre las conexiones inesperadas entre compañías, a medida que los cambios tecnológicos den forma a las definiciones de los sectores económicos”, declaran desde la gestora.

A continuación, aportan tres ejemplos de temáticas de inversión que han descubierto a partir del análisis big data, y que creen que merece la pena seguir en el segundo semestre de 2018.

#1 El internet de la comida

Después de años de contenidos didácticos y formación, los inversores ahora ya están más familiarizados con el internet de las cosas, es decir, aparatos cotidianos (pequeños electrodomésticos, principalmente) que mantienen una interconexión con internet. Ahora, en Goldman Sachs AM proponen un nuevo concepto, el del internet de la comida, para referirse a la demanda creciente de alimentación a través de internet (cada vez más internautas recurren a internet para comprar comida).

“Hemos encontrado restaurantes y compañías de software y servicios de internet (ISS por sus siglas en inglés) conectados a través de temas como “website”, “estrategia” y “social”, lo que indica una tendencia hacia la integración de la preparación de la comida y su entrega a través de plataformas de internet”, explican desde la gestora.

Los analistas ofrecen una doble explicación a esta conexión a priori inesperada. Por un lado, recuerdan que una serie de estudios han demostrado que los restaurantes que incorporan a sus servicios el de solicitud online de entrega a domicilio han conseguido una fuente de ingresos “significativamente más fuerte en relación con sus competidores no conectados a internet”. Por otra parte, constatan que muchas empresas ISS han incorporado la solicitud online de entrega a domicilio a sus modelos de negocio, “empleando su ventaja comparativa en logística para complementar la oferta de los restaurantes”.  

#2 Más verde, más limpio y más barato

Otro de los hallazgos que ha dejado el big data ha sido la detección de un buen número de sectores aparentemente no relacionados entre sí que se están beneficiando de la caída de los costes de producción de semiconductores: “Hemos identificados vínculos entre productores de semiconductores, generadores de electricidad renovable y compañías de ingeniería a través de temas como “solar”, “electricidad” e “instalación””, detallan los analistas.

Aquí viene la explicación de los vínculos: resulta que las mismas técnicas que han empleado los productores de semiconductores para ahorrar costes se están empleando ahora en la producción de paneles solares, y esto está dando como resultado una reducción general de los costes de la producción e instalación de plantas de energía solar. Se da la circunstancia afortunada de que esta mayor eficiencia de costes está coincidiendo en el tiempo con una demanda creciente de energía solar: según datos de la gestora, esta demanda creció un 26% en 2017, “a medida que más naciones se están interesando por energías limpias y renovables”.

#3 Cuestiones legales

El último tema tiene más que ver con el incremento del número de compañías que han aumentado sus provisiones a futuro, para tener en cuenta los costes de futuros litigios basados en acciones pasadas. Los analistas de Goldman Sachs ponen como ejemplo a los fabricantes de tabaco y a los productores de petróleo: el análisis big data demostró su vinculación con asuntos legales a través de conexiones con las palabras “reclamaciones”, “juicio” o “daños”.

“Cada vez más gobiernos y fumadores han estado demandando a las tabaqueras por daños, y los gobiernos y activistas han presentado demandas contra petroleras por causar daños a través de la alteración del clima”, explican desde la gestora. Ponen como un ejemplo reciente la demanda de la ciudad de Nueva York a las cinco petroleras con mayor capitalización del mundo, pues les considera responsables por dañar a la ciudad al influir sus actividades sobre el cambio climático.

Goldman Sachs AM ha aplicado con éxito técnicas de big data en fondos como los pertenecientes a su gama CORE, que incluye productos como el Goldman Sachs Emerging Markets CORE Equity Portfolio o el Goldman Sachs US CORE® Equity Portfolio – ambos calificados como Blockbuster Funds People– o el Goldman Sachs Europe CORE® Equity Portfolio, doblemente calificado como Blockbuster y Consistentes Funds People.