La Comisión Europea aprueba la CSRD: un nuevo paso en el desarrollo de la inversión sostenible

inversión-sostenibles-sostenibilidad-asg
Foto: ANGELA BENITO (Unsplash)

A partir de 2024, todas las grandes compañías de la Unión Europea tendrán que divulgar datos sobre el impacto de sus actividades en las personas y el planeta y los riesgos de sostenibilidad a los que están expuestas. Ha nacido la CSRD. Aprobada por la Comisión Europea el pasado jueves, esta directiva sobre informes de sostenibilidad de las empresas hará que las empresas rindan más cuentas públicamente al obligarlas a divulgar periódicamente información sobre su impacto social y medioambiental.

En opinión de la CE, con este paso se acabará con el greenwashing, se reforzará la economía social de mercado de la UE y se sentarán las bases de las normas de información sobre sostenibilidad a nivel mundial.

Nuevas siglas: CSRD

Estos nuevos requisitos de información sobre sostenibilidad se aplicarán a todas las grandes empresas, coticen o no en los mercados de valores. Las empresas no comunitarias con actividad sustancial en la UE (con un volumen de negocios superior a 150 millones de euros en la UE) también tendrán que cumplirlas. Las pyme que cotizan en bolsa también estarán cubiertas, pero tendrán más tiempo para adaptarse a las nuevas normas.

Para casi 50.000 empresas de la UE, la recopilación y el intercambio de información sobre sostenibilidad se convertirá en la norma, frente a las cerca de 11.700 empresas cubiertas por las normas actuales.

Cronología de la implementación

Se espera que el Consejo adopte la propuesta el 28 de noviembre, tras lo cual se firmará y publicará en el Diario Oficial de la UE. La directiva entrará en vigor 20 días después de su publicación. Las normas comenzarán a aplicarse entre 2024 y 2028:

  • A partir del 1 de enero de 2024 para las grandes empresas de interés público (con más de 500 empleados) que ya están sujetas a la directiva de información no financiera, con informes que deben presentarse en 2025.
  • A partir del 1 de enero de 2025 para las grandes empresas que no están actualmente sujetas a la directiva de información no financiera (con más de 250 empleados y/o 40 millones de euros de volumen de negocios y/o 20 millones de euros de activos totales), con informes que deben presentarse en 2026.
  • A partir del 1 de enero de 2026 para las pyme que cotizan en bolsa y otras empresas, con informes que deben presentarse en 2027. Las PYME pueden optar por la exclusión hasta 2028.

Subsanando la NFRD

Para la Comisión, estas normas subsanan las deficiencias de la legislación vigente en materia de divulgación de información no financiera (NFRD), percibida en gran medida como insuficiente y poco fiable. Las CSRD introducen requisitos de información más detallados sobre el impacto de las empresas en el medio ambiente, los derechos humanos y las normas sociales, basados en criterios comunes en línea con los objetivos climáticos de la UE. La Comisión adoptará el primer conjunto de normas antes de junio de 2023.

Para garantizar que las empresas proporcionan información fiable, se someterán a auditorías y certificaciones independientes. Los informes financieros y de sostenibilidad estarán en pie de igualdad y los inversores dispondrán de datos comparables y fiables. También habrá que garantizar el acceso digital a la información sobre sostenibilidad.