La inversión sostenible se acelera

Monedas
Siddy Lam, Flickr, Creative Commons

Los retos sanitarios y económicos a escala mundial que ha planteado este año no han frenado la demanda de los inversores ni han frustrado las perspectivas para la inversión sostenible, según la encuesta Global Client Sustainable Investing Survey de BlackRock. De hecho, los inversores planean duplicar sus asignaciones a los productos sostenibles en los próximos cinco años, y el 20% de los encuestados afirma que la pandemia ha acelerado sus asignaciones a inversiones sostenibles.

"La transición de gran calado que identificamos a principios de año se ha consolidado con firmeza, dado que la convergencia de las presiones políticas y normativas, los avances tecnológicos y las preferencias de los clientes ha propiciado que la sostenibilidad pase a ser la norma en el plano de la inversión", comentó Mark McCombe, director de clientes en BlackRock. "Los resultados de nuestra encuesta muestran que la transición hacia la sostenibilidad está teniendo lugar en todo el mundo".

La encuesta recopiló la opinión de 425 inversores en 27 países, incluidos fondos de pensiones corporativos y públicos, gestoras de activos, fondos de dotación, fundaciones y gestoras patrimoniales mundiales con casi 25 billones de dólares estadounidenses en activos gestionados.

La encuesta sugiere que este año parece ser el comienzo de un cambio sostenido para, al menos, los próximos cinco años: los encuestados afirmaron estar planeando duplicar sus activos gestionados que siguen criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG) para 2025. Si bien el crecimiento de los activos sostenibles es más pronunciado en Europa, estos también están aumentando su magnitud en América y la región Asia-Pacífico.

Integración de criterios ESG

La mayoría de los encuestados cree que la sostenibilidad resulta fundamental para los procesos y resultados de la inversión, y el 75% ya utiliza un enfoque integrado para tener en cuenta los riesgos ESG en sus carteras o se plantearía hacerlo. Un enfoque integrado consiste en incluir el análisis de los criterios ESG en todas las posiciones y fundamentar las decisiones de inversión futuras basándose en un punto de vista totalmente centrado en la sostenibilidad.

Si bien la integración se sitúa en primer lugar, los enfoques de inversión sostenible más focalizados, como las soluciones temáticas o de impacto, también constituyen las opciones preferidas de clientes en la región EMEA: el 56% y el 52% de los encuestados buscaba exponerse a estas estrategias, respectivamente.

Diferencias regionales en la adopción

La demanda mundial de productos sostenibles presenta diferencias a escala regional debido a la divergencia en materia de contextos normativos, percepciones de la población, actividad de supervisión del Consejo y del equipo directivo y concienciación sobre sus ventajas en términos de rentabilidad.

En la región EMEA, la principal razón (51%) que los encuestados mencionaron para la adopción de estrategias sostenibles fue "porque es lo correcto", mientras que solo el 37% de los encuestados en la región afirmó que "mitigar los riesgos de la inversión" constituía una consideración clave. En América, la mitigación del riesgo es el segundo catalizador más importante de la adopción (49%), seguido por «una mejor rentabilidad ajustada al riesgo» y "mandato del Consejo o del equipo directivo" (ambos en el 45%).

"Los clientes están priorizando las cuestiones ESG y su implementación de forma distinta en las diferentes regiones. Si bien todos son conscientes de la prevalencia del riesgo climático, existen distintos niveles de énfasis en asuntos como los derechos humanos, la diversidad y la inclusión", afirma McCombe. "Resulta importante constatar que las razones de los clientes para invertir de forma sostenible muestran marcadas divergencias entre regiones. Muchos inversores europeos perciben las ventajas de la sostenibilidad desde el prisma del impacto en la sociedad. En EE. UU., los inversores se centran en mayor medida en la gestión del riesgo y la rentabilidad de la inversión".

Los riesgos medioambientales constituyen la principal preocupación de los clientes

La encuesta también mostró un ámbito en el que los clientes de todas las regiones que participaron en la encuesta están mayoritariamente de acuerdo: el 88 % de los encuestados sitúa los riesgos vinculados al clima a la cabeza de sus preocupaciones en cuanto a las carteras en este momento. En adelante, si bien se espera que el clima siga siendo la principal preocupación, un número creciente de encuestados (58%) afirmó que prevé que las preocupaciones sobre cuestiones sociales, como la diversidad y la inclusión y las prácticas laborales justas, aumentarán en mayor medida en los próximos 3-5 años.

El auge del peso de los criterios ESG en el ámbito de la inversión se ve impulsado por un abanico de motivos, entre los que también destaca el mayor nivel de presentación de información por parte de las empresas, lo que facilita más información a la población y otros avances en materia de análisis de datos para comprender cómo las cuestiones ESG resultan fundamentales para la inversión.

Preocupaciones sobre la calidad de los datos

No cabe duda de que la calidad y la disponibilidad de los datos ha aumentado de forma significativa en la última década, lo que ha permitido a los inversores tomar decisiones de inversión más fundamentadas. No obstante, existe un consenso considerable entre los inversores institucionales de que se trata de un ámbito que requiere mayor atención.

Más de la mitad (53%) de los encuestados a escala mundial mencionó la escasa calidad o disponibilidad de los datos y análisis ESG como la principal barrera para adoptar estrategias de inversión sostenible, el nivel más elevado de entre las barreras incluidas en la encuesta.