La relación que existe entre los volúmenes de negociación bursátil y la rentabilidad

Inversor
Investmentzen, Flickr, Creative Commons

La renta variable está al alza desde hace algún tiempo y ha ofrecido una rentabilidad alentadora, especialmente desde principios de año. Sin embargo, muchos inversores se preguntan si es posible una inversión de la tendencia.

Según Philipp Vorndran y Thomas Lehr, estrategas de mercados de capitales de Flossbach von Storch, tanto los riesgos estructurales como los factores tácticos parecen indicar que se avecina una corrección. Los expertos aseguran que, a menudo, les preguntan si el reciente descenso de los volúmenes de negociación en los mercados de valores es un posible indicio de un cambio de tendencia en los mismos. “La respuesta es no”, afirman tajantes.

Un vistazo al índice bursátil estadounidense S&P 500 en los últimos 10 años demuestra el motivo.

Caso práctico

En cada caso, calcularon el volumen de negociación de 10 semanas consecutivas. Posteriormente, lo compararon con el índice para determinar el resultado de una estrategia que solo hubiese invertido durante este periodo si el volumen de negociación fuera al menos un 10% inferior a esta media. Por otra parte, reprodujeron los resultados de una segunda estrategia que solo invertía cuando el volumen de negociación era al menos un 10% superior a la media. Ambas estrategias son, por supuesto, inviables en la práctica, ya que solo se puede conocer el volumen negociado una vez finalizada la jornada.

Y aquí la conclusión. Aquellos que hubieran entrado en el mercado siempre que hubiera un volumen de operaciones superior a la media obtuvieron peores resultados que el índice bursátil. En cambio, los que eligieron días de negociación tranquilos para entrar en el mercado habrían multiplicado por 20 su capital inicial desde principios de 2011. “Por lo tanto, la práctica demuestra que un descenso del volumen no es en absoluto un indicador de crisis”, concluyen.