Las conclusiones que el inversor debería extraer de las elecciones americanas