Llega a España un fondo de renta variable europea que invierte siguiendo la doctrina de la Iglesia Católica

Iglesia
Jon Flobrant, Unsplash

Allianz Global Investors ha traído a España el E.T.H.I.C.A., fondo que invierte en renta variable de la eurozona siguiendo los Principios de la Doctrina Social de la Iglesia. El producto se lanzó en 2008 a iniciativa de la Conferencia Episcopal de Francia, para ofrecer a las diócesis la posibilidad de seguir los Principios de la Iglesia a la hora de invertir en renta variable, y desde entonces ha estado reservado a las instituciones religiosas. Con el lanzamiento de nuevas clases de acción, se facilita ahora el que todos aquellos inversores alineados con la doctrina de la Iglesia Católica puedan acceder a esta estrategia de inversión.

“Con la apertura de E.T.H.I.C.A., queremos poner a disposición de un público más amplio la posibilidad de invertir en un fondo diseñado y gestionado de acuerdo con los Principios de la Doctrina Social de la Iglesia”, comenta Ambroise Laurent, Secretario General Adjunto de la Conferencia Episcopal de Francia.

Desde Rerum Novarum, la encíclica del Papa León XIII publicada en 1891, hasta Laudato Si’ del Papa Francisco, la Iglesia Católica no ha cesado de reflexionar sobre el papel de las finanzas y ha construido de manera progresiva un cuerpo doctrinal sobre esta cuestión. La Doctrina Social de la Iglesia afirma que solo el desarrollo humano integral y respetuoso con la persona y con el bien común es creador de valor verdadero.

Con estos principios doctrinales como guía, el E.T.H.I.C.A. aplica una serie de filtros específicos. Además de las exclusiones tradicionales (armas controvertidas, pornografía, juego o tabaco), las compañías se seleccionan según principios como el respeto a los derechos humanos y a la vida, la promoción de la paz y el respeto de los derechos fundamentales del trabajo.

“Tras más de diez años de existencia, y a pesar de haber sido lanzado en plena crisis financiera, el balance del E.T.H.I.C.A. es más que positivo en términos de rentabilidad. De esta forma, hemos podido poner en valor las reservas financieras de las instituciones eclesiásticas, asegurando al mismo tiempo la coherencia con los Principios de la Doctrina Social de la Iglesia”, destaca Christine Clet –Messadi, gestora del fondo.

Con más de 80 millones de euros de patrimonio, el fondo ha logrado batir a su índice de referencia en 100 puntos básicos de forma anual para el periodo 2008-2018. Ha sido dirigido desde su lanzamiento por Christine Clet-Messadi, con el apoyo de varios analistas de inversión socialmente responsable (ISR). La Conferencia Episcopal de Francia, por su parte, participa en un comité regular que vela por la buena aplicación de las exclusiones y los principios descritos.