Los inversores se aferran a la temporada de resultados para justificar el rally de las bolsas

subida-rally-bolsa-alzas-optimismo
Markus Spiske on Unsplash

En los últimos doce meses marcados por la pandemia, los principales índices bursátiles han conseguido rentabilidades que van desde el 20% que se anota el Ibex 35 al 69% del Nasdaq. Cifras más que llamativas pero que se han visto apoyadas por la gran inyección de dinero que se ha llevado a cabo tanto por parte de los bancos centrales como por parte de los Gobiernos a través de los diferentes planes de estímulos que se han aprobado en este periodo.

Ahora, con la campaña de vacunación internacional en marcha y con la perspectiva de una vuelta a la normalidad y a la senda del crecimiento económico, crece el miedo a que se produzca un efecto corrector en bolsas. Más si la inflación mantiene su senda alcista y acelera la retirada de algunos estímulos. Se habla de exuberancia irracional, término acuñado por Alan Greenspan durante el boom bursátil de los años 90 y hay datos de flujos que asustan.

Por ejemplo, la semana pasada BoFa Securities publicaba en su informe semanal de flujos en fondos (Flow Show) que en los últimos cinco meses en fondos de bolsa global ascendían ya 576.000 millones de dólares, una cifra superior a los 452.000 millones de dólares de los últimos 12 años. Otra cifra llamativa la da Lyxor ETF. Según sus datos, en el primer trimestre del año los fondos y ETF europeos de renta variable, acumulan 144.000 millones de euros en flujos. En todo 2020 acumularon en suscripciones netas 173.000.

Volatilidad sí pero alzas, también

Sin embargo, el hecho de que muchos inversores pidan cautela y pronostiquen ciertas correcciones a corto plazo, no implica que el rally bursátil esté cerca de poner un punto y final a su recorrido. Al menos no si siguen acompañando los resultados empresariales.

«Aunque es posible que se produzcan correcciones a corto plazo, seguimos siendo constructivos y buscaríamos comprar la caída dado el apoyo fundamental actual: estímulo fiscal, apoyo monetario y fuertes beneficios», afirma Esty Dwek, de estrategia global de Natixis Investment Managers.

«Resulta sencillo tildar a este último de exuberancia bursátil o incluso de burbuja, pero la realidad muestra que está produciéndose una potente recuperación de los beneficios. Y donde se prevé que aumenten los beneficios, el mercado va detrás«, afirma Romain Boscher, director de inversiones de renta variable de Fidelity International. 

Por su parte, afirma Nigel Bolton, Codirector de inversiones de BlackRock Fundamental Equities, defiende que «ahora la clave, en nuestra opinión, es encontrar empresas, en todos los estilos y sectores, que puedan superar las expectativas de los accionistas».

Qué se espera de la campaña

De momento, las perspectivas que se manejan en esta temporada de resultados que ha dado esta semana su pistoletazo de salida en EE.UU son más que positivas. Según los datos de la consultora FactSet, «basándonos en la mejora media de cinco años en el crecimiento de los beneficios durante cada temporada de beneficios, es probable que haya un crecimiento de los beneficios de al menos el 28% para el primer trimestre, lo que sería el mayor crecimiento de los beneficios informado por el S&P 500 en más de 10 años».

Fuente: FactSet