Los pilares del GS Global Millennials Equity: el fondo temático superventas de GSAM

Los pilares del GS Global Millennials Equity, Los pilares del GS Global Millennials Equity: el fondo temático superventas de GSAM
Foto: Cedida por Goldman Sachs AM.

Si hay algo que está transformando el mundo eso son los hábitos de los millennials. Los cambios que las nuevas generaciones imponen en sus patrones de comportamiento a la hora de consumir son cada vez más evidentes y ya se están dejando sentir en la evolución del negocio de algunas compañías. Es un proceso lento y paulatino, pero que a largo plazo deja al descubierto grandísimas oportunidades de inversión.

Esa es la premisa en la que se basa Laura Destribats para defender una idea sobre la que Goldman Sachs AM ha construido un producto del que ella misma es gestora: el GS Global Millennials Equity Portfolio. Se trata de una estrategia temática de renta variable global que ya se está haciendo un hueco en la cartera de muchos inversores, también en España, donde ha superado los 100 millones de patrimonio, lo que le permite disfrutar este año del Sello FundsPeople, con la calificación Blockbuster.

Si por algo ha destacado este fondo en los últimos dos años ha sido por sus buenos resultados. En ese tiempo ha doblado el dinero del partícipe. A cinco años lo ha triplicado. “Cuando lanzamos el producto nuestra convicción era que los mileniales se iban a convertir en la fuerza de consumo más poderosa y que eso tendría un claro impacto a medio plazo sobre los beneficios de determinadas compañías. Con la crisis del COVID-19, la tendencia se ha acelerado y nuestras expectativas se han visto reforzadas”, reconoce.

Esto ha sido muy evidente en cómo la pandemia ha exacerbado el mundo digital, un sector al que, según Destribats, aún le queda mucho recorrido y que representa uno de los pilares sobre los que se apoya la estrategia.

El proceso

“Nuestro trabajo consiste en identificar tendencias que van a ser relevantes en más de 10 años para, posteriormente, analizar qué compañías se verán más beneficiadas de ellas. Buscamos a las empresas líderes en cada ámbito. Para ello, resulta imprescindible ser muy selectivo y analizar muy bien caso por caso, ya que las corporaciones no reportan sus beneficios por temáticas”, subraya.

El primer paso consiste en filtrar y acotar el amplio universo de inversión disponible a través del análisis fundamental, identificando compañías que cuenten con motores de crecimiento sostenibles ligados al concepto milenial. “La clave está en saber qué parte de sus ingresos provienen de los nuevos hábitos de consumo de esta generación”, afirma.

Sus patrones de comportamiento no solo afectan al mundo digital, un sector que está saliendo muy reforzado de la crisis del COVID-19. También a otros ámbitos donde el fondo pone su punto de mira, como el comercio online o la salud y el bienestar.

“Existen oportunidades de inversión en sectores donde se están produciendo cambios importantes como consecuencia de las nuevas formas de consumo de la generación milenial. Es el caso, por ejemplo, de la moda, el servicio de comida a domicilio, la educación a distancia e, incluso, los servicios financieros. Dentro de cada uno de estos sub segmentos existen empresas que se están beneficiando de las nuevas formas de consumo”.

El objetivo último es constituir una cartera concentrada, compuesta aproximadamente por unos 50 nombres. En esta labor participa un equipo formado por más de 80 profesionales repartidos por todo el mundo. Esta presencia local es algo sumamente importante en este fondo, no solamente por la perspectiva global que aportan, sino por el hecho de que las temáticas no evolucionan al mismo ritmo en todas las regiones a la vez.

“Es importante identificar las temáticas de forma temprana. La penetración del comercio online en Estados Unidos, por ejemplo, es elevada, pero en Latinoamérica apenas representa el 4% del total. Ser capaces de encontrar las empresas que en esta región van a beneficiarse de esta tendencia puede ser una buena idea de inversión a medio-largo plazo”, ejemplifica.

Amplitud de miras

El concepto de medio-largo plazo es algo a lo que Destribats dedica una especial relevancia a la hora de invertir. “Cuando compramos una compañía, lo hacemos con la intención de mantenerla en cartera para siempre. No siempre ocurre, pero esa es la idea. El fondo aplica una filosofía de inversión de largo plazo, pero en absoluto es rígido. De hecho, no tenemos límites a nivel sectorial o geográfico. En ocasiones, la volatilidad del mercado nos ofrece muy buenos puntos de entrada en compañías con modelos de negocio muy expuestos al consumo milenial. Además, no solo es comprar. Hay razones por las cuales a veces tenemos que vender”.

Concretamente, la gestora cita tres. “La primera es habernos equivocado. Es algo que puede suceder. En ese caso, no dudamos en deshacer la posición. La segunda es que la valoración haya alcanzado niveles muy elevados, dando lugar a mejores oportunidades de valor relativo. Es difícil vender una compañía que va bien, pero cuando el precio ha superado ciertos niveles optamos por invertir en valores que cotizan a múltiplos más atractivos. La última es que la empresa haya sido objeto de una adquisición. Desde que lanzamos el fondo en febrero de 2016, 12 de las compañías que teníamos en cartera fueron compradas por otras”.

Esta filosofía de inversión de poner la vista en el largo plazo es lo que también le lleva a creer que el inversor aún está a tiempo de subirse al tren de lo que supone la oportunidad milenial. “Saber si aún no es tarde es una de las preguntas que más nos hacen nuestros clientes. Aunque es cierto que la pandemia supuso el año pasado un fuerte viento de cola para la estrategia, desde un punto de vista de largo plazo aún no es tarde para invertir en ella. La oportunidad continúa estando ahí porque las tendencias siguen vivas”

Oportunidades en la reapertura económica

A medida que el mundo se reabre lentamente y los países siguen distribuyendo vacunas, la gestora observa atentamente los comportamientos de los consumidores. "Por ejemplo, siempre nos hemos centrado en la predisposición de los miléniales a gastar en experiencias, pero éstas no han sido permitidas o no han sido seguras a causa del COVID-19. Creemos que hay una gran demanda reprimida y las empresas que venden entradas para eventos en vivo estarán bien posicionadas para hacerlo bien, ya que los miléniales pueden empezar a asistir a ellos con seguridad", concluye.