MFS Meridian Global Equity: puro análisis bottom up para identificar empresas duraderas

, MFS Meridian Global Equity: puro análisis bottom up para identificar empresas duraderas
Foto cedida

El MFS Meridian Funds – Global Equity es un fondo de renta variable global con Sello Funds People 2019, calificación Blockbuster, que invierte principalmente (al menos el 70%) en valores de renta variable de empresas situadas en países desarrollados y emergentes. Roger Morley, gestor del producto, parte de la premisa de que las empresas que presentan un perfil sostenible de crecimiento y rentabilidad superior a la media, cuyas perspectivas no se reflejan en su valoración, despuntarán a largo plazo. Además, considera que el mercado a menudo infravalora el valor derivado de la combinación de altas rentabilidades del capital y tasas de crecimiento superiores a la media durante largos periodos de tiempo.

Morley se apoya en al análisis fundamental para intentar identificar empresas duraderas, prestando especial atención a los riesgos operativos y al potencial de cambio a largo plazo. Esto le permite determinar si la valoración de una acción refleja el potencial de crecimiento y rentabilidad a largo plazo de la empresa, así como si integra de forma adecuada el riesgo. En lugar de centrarse en sectores o regiones, recurre al análisis fundamental para intentar identificar empresas duraderas, prestando especial atención a los riesgos operativos y al potencial de cambio a largo plazo.

La selección de valores para construir la cartera es bottom up. Por ejemplo, el fondo trata de invertir en empresas que, en su opinión, presentan un potencial de crecimiento de los beneficios superior a la media, comparado con otras empresas (empresas de crecimiento), en compañías que considera que están infravaloradas con respecto a su valor percibido (empresas de valor) o en una combinación de ambas. En general, Morley se centra en invertir en grandes empresas, aunque lo puede hacer en firmas de cualquier tamaño. Por lo general, el objetivo del fondo estriba en generar una rentabilidad superior a la del índice MSCI World en ciclos completos de mercado, normalmente de tres a cinco años, al tiempo que mantiene una disciplina de estilo constante.

Debido a la naturaleza de la selección de valores ascendente, no se fijan en cada detalle del contexto macroeconómico. Para ellos, en muchos casos se trata de ruido. En lugar de reaccionar al último dato publicado, creen que a los gestores les iría mucho mejor si dedicasen su tiempo a obtener la información adecuada, examinando las ideas de forma conjunta y tomando decisiones de forma eficaz. Para realizar este trabajo se apoyan en un equipo de analistas que MFS IM tiene distribuidos por Boston, Hong Kong, Londres, Ciudad de México, São Paulo, Singapur, Sídney, Tokio y Toronto.

No les preocupa tanto la incertidumbre que rodea a acontecimientos como las guerras comerciales, el Brexit y el posible impacto en las divisas, la economía británica y los mercados. Su filosofía de inversión no cambia debido a estos acontecimientos. Siguen siendo inversores a largo plazo y evaluando las consecuencias de este tipo de hechos en sus estrategias. El equipo de inversión revisa la estrategia acción a acción para determinar si la volatilidad del mercado constituye oportunidades para actuar. Dado su énfasis en empresas duraderas de alta calidad y con valoraciones atractivas, manteniendo al mismo tiempo un horizonte de inversión a largo plazo, creen que están bien posicionados para sortear periodos de volatilidad e incertidumbres macroeconómicas.