Alimentación y agua: oportunidades en el camino hacia la sostenibilidad

Carla Bergareche_noticia2
Firma: cedida (Schroders).

TRIBUNA de Carla Bergareche, directora general para España y Portugal, Schroders. Comentario patrocinado por Schroders.

El sistema mundial de alimentos y agua va a estar expuesto a una gran presión en los próximos años por dos factores. En primer lugar, el aumento de la población, ya que para poder alimentar a los diez mil millones de ciudadanos que se calcula que habrá en 2050, se estima que necesitaremos producir más alimentos en las próximas cuatro décadas que en los 8.000 años de historia de la humanidad hasta ahora. En segundo lugar, el sistema de producción de alimentos y obtención de agua no es sostenible desde el punto de vista climático, ya que es responsable de un 25% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y del 65% del uso de agua dulce.

En busca de una solución, creemos que se han de realizar tres cambios clave para que el sistema de alimentación y de agua sea más sostenible:

  1. Por un lado, hay que fomentar un mayor rendimiento agrícola y una mayor eficiencia. Sin embargo, no podemos limitarnos a utilizar más superficie para cultivar más cosechas o pastorear más ganado. Aquí, la tecnología puede ser una aliada a través, por ejemplo, de sensores que proporcionen datos que favorezca a los agricultores adoptar un enfoque más preciso y minimizar el uso de fertilizantes y otros productos agrícolas.
  • Finalmente, otra solución podría ser reducir de manera importante los residuos y las emisiones que generamos, porque la agricultura es responsable del 26% de las emisiones de gases de efecto invernadero y su sistema genera un gran gasto (el 44% de las cosechas se pierde antes de su consumo). Una vez más, la tecnología será un factor clave, pero también serán cruciales el apoyo y las políticas de los gobiernos.

¿Qué oportunidades de inversión aportan estos cambios?

Desde el punto de vista de la inversión, prevemos que estos tres cambios estructurales darán lugar a una gran cantidad de oportunidades en toda la cadena de valor de los alimentos y el agua. Tal y como hemos visto, todavía nos queda mucho camino que recorrer y numerosos cambios que implementar. Por tanto, se necesita una gran cantidad de inversiones para hacer que el sistema sea sostenible y calculamos que serán necesarios 30 billones de dólares en las diferentes cadenas de valor de los alimentos y el agua para 2050 para hacer frente a estos cambios.

Sin duda, el sistema alimentario y del agua está a punto de transformarse radicalmente y, como inversores, vemos el potencial de obtener atractivos beneficios invirtiendo en las empresas que tienen los productos y las tecnologías para hacer realidad esta transición. Muchas de estas compañías están produciendo buenos flujos de caja, pero se han revalorizado poco porque a los inversores les parece que este tipo de inversiones son poco emocionantes o de la vieja economía, en lugar de percibir el potencial de crecimiento que ofrecen.Advertisement El gráfico siguiente muestra cómo los sectores de la alimentación y el agua cotizan con descuento respecto al mercado en general.

Pero creemos que eso va a cambiar, ya que el imperativo de hacer que los alimentos y el agua sean sostenibles crea oportunidades para nuevas fuentes de crecimiento en empresas que muchos inversores pueden haber descartado como economía antigua, en sectores maduros.

Una manera de obtener exposición a empresas globales que contribuyen a la transición hacia el suministro sostenible de alimentos y agua es a través del fondo Schroder ISF* Global Sustainable Food and Water. El fondo se centra en identificar compañías que mejoran y fomentan una buena gestión del agua, el procesamiento, el envasado y la distribución de alimentos o el reciclaje. Creemos que estas compañías, gestionadas de forma sostenible, están mejor situadas para poder ofrecer un crecimiento superior junto a rentabilidades atractivas a largo plazo. 

Nota:

*Schroder International Selection Fund se denomina Schroder ISF en este documento.