El camino hacia un mundo neutro en carbono

Vicki Bakhshi_noticia
Cedida por BMO Global AM.

TRIBUNA de Vicki Bakhshi, directora del equipo de Inversión Responsable, BMO Global AM. Comentario patrocinado por BMO Global AM.

Ya no podemos permitirnos ser autocomplacientes con el cambio climático. El informe de 2018 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) dejó dos cosas muy claras. La primera, que los riesgos para las personas y para el planeta relacionados con el cambio climático serán mucho más graves si el calentamiento global supera el límite de 1,5˚C. Y la segunda, que para mantener el calentamiento global por debajo de ese límite, debemos transformar la economía mundial y generar cero emisiones netas antes de 2050, ya que, para entonces, el resto de las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la actividad humana se verán compensadas por la eliminación de CO2 de la atmósfera.

Los gobiernos están respondiendo y, ahora que el presidente Biden ha planteado un objetivo de emisiones cero para Estados Unidos, podemos esperar que en la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) que se celebrará en Glasgow, un grupo de países que representan casi el 80% del PIB mundial se habrán comprometido a ser neutros en carbono en 2050 (o 2060, en el caso de China y Brasil).

Las empresas también están actuando y casi 1.400 ya han fijado objetivos de cero emisiones netas, según la campaña Race to Zero de las Naciones Unidas. Ha llegado el momento de que las instituciones financieras también nos comprometamos y, lo que es más, que usemos nuestra influencia para respaldar una transición rápida y justa hacia una economía baja en carbono.

Este compromiso se apoya en las medidas para combatir el cambio climático que ya tenemos en marcha, entre las que se incluyen:

  • Un diálogo activo con las empresas en las que invertimos para que adopten objetivos de cero emisiones netas.
  • La incorporación del cambio climático en nuestra política de voto, de forma que votaremos en contra del equipo directivo en aquellas empresas que no cumplan con nuestros estándares.
  • Ser neutros en carbono y operar al 100% con energía renovable, como parte del compromiso general de BMO Financial Group.

Como miembros fundadores de la iniciativa Net Zero Asset Managers, en diciembre de 2020 anunciamos que nos habíamos propuesto que todos los activos que gestionamos generen cero emisiones netas de aquí a 2050. Este compromiso se apoya en las medidas para combatir el cambio climático que ya hemos adoptado y es parte integral de las ambiciones climáticas de BMO Financial Group, nuestra empresa matriz, de convertirnos en el socio de referencia para nuestros clientes en la transición hacia un mundo neutro en carbono.

En 2021, trabajaremos en hacer realidad este objetivo de gestionar nuestros activos de forma coherente con nuestro compromiso de cero emisiones netas a través de un enfoque basado en tres principios:

  1. Reducir las emisiones en el mundo real. Nuestro objetivo es usar el poder del diálogo activo o engagement y colaborar con otros inversores para instar a las empresas a actuar. Así, a medida que las empresas reduzcan sus emisiones, también lo hará la huella de carbono de nuestras carteras de inversión. Sin embargo, este proceso no puede quedarse solo en palabras. Si las empresas no actúan y mantienen una postura incompatible con un futuro bajo en carbono, tendremos que replantearnos nuestra inversión.
  2. Colaborar con los clientes. Nos proponemos colaborar con nuestros clientes y ofrecerles información sobre lo que implica una economía baja en carbono en el contexto de las carteras de inversión.  En la práctica, esto significa que podremos etiquetar algunos de nuestros activos como ‘alineados con el objetivo de cero emisiones netas’ antes que otros. Por eso, estableceremos un objetivo provisional de activos gestionados, que irá aumentando con el tiempo.
  3. Transparencia. Los riesgos asociados con el blanqueamiento de los datos sobre emisiones (una práctica conocida como net zero-washing) son reales. Las metodologías sobre inversiones neutras en carbono son relativamente nuevas y la publicación de información por parte de las empresas, inconsistente, pese a los avances logrados desde la creación del Grupo de Trabajo sobre la Divulgación de Información Financiera relacionada con el Clima (TCFD, por sus siglas en inglés). Sin embargo, este tema es demasiado urgente para esperar a tenerlo todo bien atado. En este contexto, es importante ser claros con nuestros clientes y otros grupos de interés sobre las limitaciones de nuestro enfoque, incluida la falta de datos o los fallos en la metodología, y evitar un enfoque de tipo «caja negra» o el uso de parámetros simplistas que podrían hacer aún menos accesible una realidad compleja.

Definir qué es una cartera de inversión alineada con un objetivo de cero emisiones netas no es tarea fácil. Para guiar nuestra implementación, nos basamos en el Net Zero Investment Framework, un marco de referencia desarrollado por la Paris Aligned Investment Initiative con aportaciones de BMO GAM. Se trata de un marco de referencia integral que cubre aspectos como la gobernanza, fijación de objetivos, metodologías para clases de activo específicas, políticas y diálogo activo con los grupos de interés.

Es imperativo que tomemos medidas contundentes para estabilizar el clima y mejorar la salud del planeta. En este sentido, 2021 marcará un hito en la lucha contra la crisis climática, una lucha en la que debe implicarse toda la sociedad. Continuaremos dialogando con las empresas, esforzándonos por descarbonizar nuestras carteras y respaldando la transición real hacia una economía baja en carbono, sin dejar de formar parte de la voz colectiva del sector de la inversión que demanda que nuestros gobiernos sean visionarios y ambiciosos a la hora de afrontar las negociaciones durante la COP26.