¿Has preparado tu cartera para la transformación económica derivada de la amenaza climática?

Isabel Vento_noticia
Cedida (BlackRock).

TRIBUNA de Isabel Vento, responsable de Desarrollo de Negocio en España, BlackRock. Comentario patrocinado por BlackRock.

El riesgo climático es un riesgo de inversión, sí, pero es también una gran oportunidad que va a redefinir el funcionamiento de los mercados financieros. Esto es algo que nuestro fundador y CEO, Larry Fink, lleva destacando en las cartas de sus últimos años y es, sobre todo, uno de los principales motores de transformación de nuestro modelo de negocio, que ha integrado la sostenibilidad como una prioridad fundamental de nuestro proceso de inversión.

La percepción de la importancia de la sostenibilidad ha evolucionado hasta convertirse en uno de los temas dominantes de la industria, hasta el punto de que las referencias que se hacen en las presentaciones de resultados a este ámbito, en especial al cambio climático, se han triplicado en una década, mientras que los inversores planean duplicar en cinco años sus asignaciones a soluciones sostenibles(1). Por ponerlo de forma más definida, hablamos de que la transición hacia una economía neutra en emisiones de carbono representa una oportunidad de inversión de entre 50 y 100 billones de dólares(2).

Además, este capital se ramifica en cascada en una amplia variedad de objetivos que están mucho más próximos de lo que se tiende a pensar. De hecho, los inversores ya se están enfrentando a los efectos del cambio climático y no tardarán en materializarse las tendencias sobre las valoraciones que emanan de una mayor demanda por las soluciones sostenibles que pretenden mitigar estos efectos. Soluciones que, al mismo tiempo, plantean una oportunidad única para quienes quieran aprovechar el potencial de la tecnología para transformar la economía en su conjunto.

La innovación que acompaña a este despliegue no podría haber llegado en mejor momento. Más de la mitad del PIB global tiene una dependencia directa o indirecta de la naturaleza, lo que implica que los efectos del cambio climático impactarán en todas las clases de activo(3). Volvamos a trasladarlo a cifras: solo en 2020 el impacto económico de los desastres naturales superó un quinto de billón (210.000 millones de dólares)(4). Pensamos que no se puede tener una visión completa del proceso de inversión sin incluir estos datos en la ecuación.

Para ello, creemos que es necesario tener herramientas comunes para informar y divulgar. Los inversores necesitan motivar sus decisiones con lecturas claras y transparentes, y cada vez son más los recursos disponibles para obtener dibujos claros. La dificultad histórica para medir los efectos nocivos del cambio climático se ha superado con el desarrollo de información científica en materia de datos que capacita a los inversores a reflejar mejor el impacto del aumento de la temperatura global, entre otros factores, en sus carteras de inversión.

En definitiva, la reasignación de capital surgida de la incorporación del riesgo climático como cualquier otro riesgo financiero se apoya sobre tres pilares: la reducción de exposiciones a firmas con altos niveles de emisiones, en donde se limitan las asignaciones a compañías intensivas en la emisión de dióxido de carbono o con un consumo elevado de combustibles fósiles; la priorización de inversiones que se basan en las oportunidades o riesgos climáticos, en donde tienen un peso especial los compromisos y planes destinados a transitar hacia una economía más sostenible; y, por último, las inversiones que persiguen objetivos de impacto concretos, como los bonos verdes.

Fuentes y notas:

1 BlackRock Global Client Sustainable Investing Survey. Julio - septiembre 2020. Entre los encuestados había 425 inversores de 27 países que representaban unos 25 billones de dólares en activos gestionados.

2 Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC), “Mitigation Pathways Compatible with 1.5°C in the Context of Sustainable Development,” in An IPCC Special Report on the impacts of global warming, 2018.

3 World Economic Forum, “Nature Risk Rising: Why the Crisis Engulfing Nature Matters for Business and the Economy,” enero 2020.

4 Munich Re, “Record hurricane season and major wildfires – The natural disaster figures for 2020,” Jan. 7, 2021; The National Oceanic and Atmospheric Administration (a 8 de enero de 2021).


Capital en riesgo. El valor de las inversiones y los ingresos derivados de ellas pueden bajar o subir y no están garantizados. Es posible que los inversores no recuperen el importe invertido inicialmente. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de los resultados actuales o futuros y no debe ser el único factor a tener en cuenta a la hora de seleccionar un producto o estrategia.

Este material es para su distribución a clientes profesionales (según la definición de la Autoridad de Conducta Financiera o las normas MiFID) únicamente y no debe ser utilizado por ninguna otra persona. Publicado por BlackRock (Netherlands) B.V. está autorizado y regulado por la Autoridad de los Mercados Financieros de los Países Bajos. Domicilio social Amstelplein 1, 1096 HA, Amsterdam, Tel: 020 -549 5200, Tel: 31-20-549-5200. Registro mercantil nº 17068311 Para su protección, las llamadas telefónicas suelen ser grabadas. 2021 BlackRock, Inc. Todos los derechos reservados.