Perspectivas de 2019: Divergencia de caminos… ¿Quién cederá?

Witold_Bahrke_print
Cedida

TRIBUNA de Witold Bahrke, responsible senior de estrategia macroeconómica de Nordea AM. Comentario patrocinado por Nordea AM.

Cuando las dos economías más importantes avanzan de forma desincronizada, el mundo tiene un problema.

A medida que la economía global rebasa su punto máximo de crecimiento, dos características resultan clave en la actual fase de ralentización: en primer lugar, el equilibrio entre crecimiento e inflación continúa deteriorándose, lo que desemboca en una acumulación de obstáculos en el plano monetario. En segundo lugar, la desaceleración se está plasmando en una divergencia disruptiva, que describimos en nuestras Perspectivas de otoño. Hoy en día, la economía estadounidense muestra una clara ventaja respecto al resto, mientras que China sigue ralentizándose (el crecimiento del tercer trimestre ha registrado su mínimo desde la crisis financiera). En sí mismo, un crecimiento más lento no supone una sentencia de muerte para el ciclo alcista de la renta variable siempre que las condiciones monetarias no se endurezcan demasiado. Naturalmente, el mercado se centra cada vez más en estas condiciones monetarias, dado que suele ser un ajuste excesivo de la Fed lo que normalmente provoca que algo se rompa en el ciclo.

Y es precisamente en este contexto donde la divergencia entre Estados Unidos y el resto del mundo es sinónimo de malas noticias para la economía mundial y los mercados financieros. El problema es que el crecimiento mundial depende en gran medida de China, puesto que la segunda economía del planeta sigue anotándose la mayor contribución a la expansión global. Entretanto, las condiciones monetarias mundiales se ven impulsadas principalmente por la Fed desde Washington, dado que el dólar estadounidense es la moneda de reserva a escala global. Esto no supone un problema mientras ambas economías estén sincronizadas. Pero cuando los ciclos empresariales en China y Estados Unidos se desincronizan, aparecen los problemas. Más concretamente, la solidez estadounidense y la debilidad china implican que las condiciones monetarias, derivadas de un deterioro del equilibrio entre crecimiento e inflación en Estados Unidos, se estén tornando demasiado restrictivas para el resto del mundo. Por tanto, el aumento de la divergencia trae consigo unas políticas monetarias restrictivas (en exceso) en forma de tres movimientos: Subida de tipos de interés en EE.UU. (gráfico inferior derecho), apreciación del dólar y reducción del balance de la Fed. Actualmente, la institución está retirando liquidez a un ritmo de 50.000 millones de dólares al mes, lo que equivale aproximadamente a la misma cantidad de inyecciones de liquidez que se realizaron durante el periodo de máximo apogeo del Quantitative Easing.

Captura_de_pantalla_2018-12-12_a_las_13

La pregunta definitiva para 2019: ¿Quién cederá?

De cara a los próximos 6-12 meses, la pregunta clave para los mercados es si el resto del mundo recortará distancia frente a EE.UU. o si será este último el que eche el freno y se ponga al nivel de las demás economías. Si es el resto del mundo el que avanza, asistiríamos a un episodio de predisposición al riesgo como el vivido en 2017, mientras que si es Estados Unidos el que se ralentiza, tendremos un entorno de aversión al riesgo. Mantenemos nuestra visión de que la segunda opción es más probable que la primera. Los catalizadores que respaldan la solidez estadounidense son eminentemente temporales (reducciones de impuestos, ley laboral, una ley de presupuestos bipartidista y aumento de los precios del crudo) y probablemente desaparecerán en 2019. Y puesto que las cosas han de empeorar mucho antes de que la Fed se detenga, las subidas de tipos están empezando a hacerse notar, tal y como refleja la reciente debilidad en el segmento de la vivienda. Los obstáculos a los que se enfrenta China, por otra parte, parecen tener una naturaleza más estructural y, por ende, persistente. Por último, hoy por hoy los riesgos financieros están aumentando y en el actual contexto de final de ciclo, la causalidad puede cambiar fácilmente, lo que supone que el mercado se convierta en el principal riesgo para la economía, y no al revés.

Al resultar evidente la reducción de la vida media de los estímulos en China, con el perjuicio económico que ello conlleva, la atención sigue centrada en que la Fed lleve a cabo algún tipo de acción que interrumpa —para bien— esta dinámica. Como tal, esto no resulta nada inusual en una etapa muy tardía del ciclo empresarial. Pero dado que podría decirse que este ciclo ha sido el que mayor impulso ha recibido en términos de liquidez en la historia reciente, la función de la Reserva Federal también se está tornando cada vez más crucial. Si la Fed espera, esto aumentaría las probabilidades de que el resto del mundo recorte la distancia frente a EE.UU., gracias a la relajación de las condiciones financieras. En nuestra opinión, esto resulta cada vez más probable en la segunda mitad de 2019, a medida que Estados Unidos se ralentice y aumenten los riesgos financieros. Dicho de otro modo, en algún momento las malas noticias se convertirán en buenas desde una perspectiva de mercado, pero habrá que soportar la tormenta antes de que llegue la calma.

Nota: El presente comentario se basa en una visión macroeconómica de NAM, no en la visión oficial de Nordea.

Acerca de Nordea Asset Management

Nordea Asset Management (con activos bajo gestión de 216,8 millones EUR*), es parte del Grupo Nordea, el grupo de servicios financieros más grande del norte de Europa (con activos bajo gestión de 311,5 millones EUR*). La compañía ofrece una selecta gama de fondos de inversión a nivel europeo y global y brinda sus servicios a numerosos clientes y distribuidores tales como bancos, gestoras de activos, asesores financieros independientes y empresas de seguros.

Nordea Asset Management está presente físicamente en Colonia, Copenhagen, Frankfurt, Helsinki, Londres, Luxemburgo, Madrid, Milán, Nueva York, Oslo, París, Santiago de Chile, Singapur, Estocolmo, Viena y Zurich. La presencia local de Nordea intenta garantizar el acceso y la mejor calidad de servicio a los clientes.

El éxito de Nordea se basa en un enfoque “multi-boutique” sostenible y único que combina la especialización y experiencia de las boutiques internas con las exclusivas competencias de las boutiques externas. Esto nos permite añadir valor de manera estable, para el beneficio de nuestros clientes. Nuestras soluciones cubren todo tipo de clases de activos (renta fija, renta variable y multi-activos) y gestionan productos en clases de activos nórdicas, europeas, estadounidenses y emergentes.

*Fuente: Nordea Investment Funds, S.A., 30.09.2018