Todos los caminos llevan a China

China expectativas 2021
Cedida por Nordea AM.

TRIBUNA de Kai-Kong Chay y Paula Chan, gestores de la estrategia Chinese Equity de Nordea AM. Comentario patrocinado por Nordea Asset Management.

Si hablamos de la recuperación de China del brote de COVID-19, y más concretamente sobre si resulta sostenible su trayectoria de crecimiento, el enfoque contundente y riguroso del país al confinamiento ha sido sumamente exitoso. Ello ha brindado confianza a consumidores y productores por igual. Así, se ha logrado una recuperación en forma de V en la producción industrial y el PIB. China se está adentrando ahora en una segunda fase de crecimiento principalmente impulsada por el consumo nacional.

Las exportaciones han aumentado debido a la reducción de la producción en el mundo desarrollado como resultado de los confinamientos. Los exportadores chinos están ganando cuota de mercado y los beneficios industriales están aumentando. La inversión en activo inmovilizado industrial chino también muestra una tendencia al alza, dado que los productores, imbuidos de confianza, están invirtiendo en nueva capacidad o en incrementar la automatización. En cuanto al consumo, ha mostrado una extraordinaria solidez desde el segundo trimestre del año pasado, especialmente el consumo online.

El mercado de renta fija

A pesar de las perspectivas macroeconómicas y los factores técnicos del mercado, nos mostramos bastante optimistas. En el frente macroeconómico, la trayectoria de las perspectivas de crecimiento para China apunta a un nivel del 6% o 7% para este año. Y, lo que resulta más importante para los inversores en renta fija, el Banco Popular de China ha afirmado que prevé que el ciclo de política monetaria se mantendrá prudente y estable en los próximos años. Ello conlleva que el tipo a corto plazo permanecerá anclado en el nivel actual. La inflación no supone una gran preocupación, dado que los precios de los alimentos están bajando gradualmente.

En cuanto a los factores técnicos, el mercado de renta fija sigue beneficiándose de la inclusión de los activos chinos en los índices mundiales. La participación de inversores extranjeros en el mercado de deuda pública china se sitúa actualmente en alrededor del 6% o el 7 %. Tras la inclusión en los índices mundiales, prevemos que la inversión extranjera aumentará con fuerza y alcanzará cerca del 20 % del total para finales de 2023.

Resulta probable que este año el mercado también se beneficie de una disminución en la oferta,  teniendo en cuanta que la extraordinaria emisión durante la pandemia el año pasado ya ha quedado atrás. Creemos que los inversores deberían de interesarse en China porque el mercado de renta fija de ese país asiático se mantiene en terreno positivo, a diferencia del contexto de rendimientos extraordinariamente reducidos o incluso negativos a escala mundial, especialmente en Europa.

Los catalizadores estructurales

Habida cuenta de que los movimientos en el plano político son a menudo inciertos, es importante centrarse en los catalizadores estructurales de China. En calidad de inversores en renta variable, siempre nos hemos centrado más en las tendencias estructurales, dado que a menudo resulta complicado prever de forma precisa elementos como la interacción entre China y EE.UU.

En cuanto a las temáticas, destacan dos tendencias: el consumo y la innovación. En el frente del consumo, el grupo de consumidores chinos de clase media se está consolidando. La renta disponible ha crecido alrededor de un 52% en los últimos cinco años, un capital que se dirige al sector servicios (como la educación y el ocio) en vez de a ámbitos como la moda, la alimentación o el tabaco.

Los consumidores quieren unos servicios de mejor calidad que los ofrecidos por el Estado, lo que está generando oportunidades para los operadores privados. Por ejemplo, la educación online se ha disparado, especialmente como resultado del confinamiento. Los alumnos tienen ahora acceso a más recursos didácticos, sobre todo aquellos en ciudades de tercer y cuarto nivel. La situación derivada del COVID-19 también ha cambiado los hábitos de consumo de las personas, y las tasas del comercio electrónico han aumentado de forma drástica. Contamos con una visión alcista sobre el comercio electrónico, especialmente en actores emergentes que se orientan a las ciudades de niveles inferiores.

Expectativas para el yuan

El yuan registró una evolución positiva en 2020, algo que responde a dos catalizadores principales: la mayor debilidad del dólar y el hecho de que China fuera el primer país en sufrir la pandemia y el primero en superarla.

El mercado también anticipaba que el Gobierno de Biden podría facilitar una relación entre China y EE.UU. más estable y predecible. A corto plazo, resulta probable que el mercado se consolide en los niveles actuales, pero en vista de las perspectivas positivas para los mercados de renta variable y renta fija, el yuan podría volver a firmar una trayectoria positiva en 2021.

Firme compromiso con la ASG

Además, sin duda alguna, China muestra un firme compromiso con los criterios ASG, dado que se trata de la primera economía emergente en haberse comprometido a alcanzar la neutralidad en carbono de aquí a 2060, con un punto álgido en las emisiones antes de 2030. Las directivas políticas incluyen garantizar que los bancos y las instituciones financieras integran ahora un análisis del riesgo de carbono en las decisiones relativas a la concesión de crédito y promover que las centrales energéticas viren hacia ámbitos como la tecnología de captura y almacenamiento de carbono.

En términos de desarrollo del mercado de renta fija, la emisión de bonos acorde a los criterios ASG sigue creciendo y abarca una amplia gama de sectores, como la banca, la ingeniería, la construcción y los activos inmobiliarios. El universo ASG conforma tan solo el 1,25 % del mercado continental de renta fija chino, por lo que existirán importantes oportunidades en el futuro.


Nordea Asset Management es el nombre funcional del negocio de gestión de activos que llevan a cabo las entidades jurídicas, Nordea Investment Funds S.A. y Nordea Investment Management AB («Entidades Legales») y sus sucursales, filiales y oficina de representación. El presente documento está destinado a proporcionar información sobre las capacidades específicas de Nordea. El presente documento (cualquier opinión u opiniones expresadas) no representa asesoramiento de inversión, y no constituye una recomendación para invertir en cualquier producto financiero, estructura o instrumento de inversión ni para formalizar o liquidar cualquier transacción ni participar en alguna estrategia de negociación en particular. Este documento no es una oferta de compra o venta, ni una solicitud de una oferta para comprar o vender ningún valor o instrumento o participar en cualquier estrategia comercial. Dicha oferta solo podrá efectuarse mediante un memorándum de oferta o cualquier otro acuerdo contractual similar. Este documento no podrá copiarse ni distribuirse sin consentimiento previo. © Las Entidades Legales adheridas a Nordea Asset Management y cualquiera de sus sucursales, filiales y/o oficina de representaciónde las Entidades Legales.