Un puente entre dos ciclos

Cedida por Nordea AM.

TRIBUNA de Jeremy Anagnos, CIO en CBRE Clarion y gestor del Global Listed Infrastructure, Nordea. Comentario patrocinado por Nordea Asset Management.

Históricamente, los activos cotizados de infraestructuras han ofrecido a los inversores rentabilidades estables, independientemente del ciclo económico(1). Ello hace que esta clase de activos resulte interesante para el final del ciclo.

Las perspectivas para los mercados mundiales parecen ser cada vez más impredecibles. Este ciclo económico ha sido largo en términos históricos, y los inversores han tenido que hacer frente a un cambio de Gobierno en EE.UU., a turbulencias comerciales relativas al Brexit, a crecientes riesgos geopolíticos en numerosas partes del mundo, y eso por no mencionar la pandemia de coronavirus. Un ámbito que está cobrando cada vez más importancia por su certidumbre y predictibilidad es el segmento de empresas cotizadas de infraestructuras a escala mundial.

Destino de inversión para el final del ciclo

El segmento de empresas cotizadas de infraestructuras (que se compone de cuatro sectores principales: comunicación, distribución de energía, suministros públicos y transporte) presenta unas características sumamente interesantes desde hace unos años. Los activos cotizados de infraestructuras suelen disponer de elevadas barreras de entrada, una demanda estable, unos flujos de ingresos definidos y un crecimiento predecible. Además, están protegidos frente a la inflación. Así, históricamente este segmento ha brindado rentabilidades similares a las de la renta variable, pero con una volatilidad inferior y una protección interesante a caídas en los mercados bursátiles en lo general.

En las últimas dos décadas, las empresas cotizadas de infraestructuras a escala mundial han reflejado tan solo el 67 % del descenso del mercado bursátil mundial y capturado más del 80 % de los movimientos alcistas a largo plazo. En 2019, cuando el mercado mostraba niveles muy sólidos, este segmento arrojó unas rentabilidades del 25 %, resultados que están tan solo ligeramente por debajo del 28 % de los mercados bursátiles mundiales en su conjunto.

Esta combinación de crecimiento predecible, flujos de efectivo fiables y protección frente a caídas hace de las empresas cotizadas de infraestructuras un destino atractivo para la fase final del ciclo.

Previsión de sólidas tasas de crecimiento

El potencial de crecimiento orgánico sostenido de la clase de activos se cimienta sobre la continua necesidad de las empresas de invertir en sus activos de infraestructuras existentes. Esta inversión no está correlacionada con las perspectivas macroeconómicas generales, dado que las empresas invierten por seguridad, fiabilidad y eficiencia. Los activos de infraestructuras son menos sensibles a las fuerzas macroeconómicas y económicas, dado que proporcionan servicios esenciales a la sociedad.

La aceleración de los requisitos en materia de datos impulsará en mayor medida el crecimiento, dado que conllevará la ampliación de las infraestructuras de comunicación y el incremento de la demanda de nuevas infraestructuras de energía renovable.

Estimamos que las empresas cotizadas de infraestructuras a escala mundial necesitarán gastar 200.000 millones de dólares estadounidenses al año en la actualización, sustitución y ampliación de sus activos existentes. Con la base de activos actual, ello resulta en una tasa de crecimiento anual de aproximadamente el 3%. Esta inversión se efectúa en virtud de un marco normativo que brinda a las empresas un elevado nivel de certidumbre sobre la tasa de rentabilidad y, por ende, sobre los flujos de efectivo.

La carrera por reducir las emisiones de carbono

La presión política para la descarbonización se está intensificando en la mayoría de los países industrializados, lo que supone un importante factor favorable para la inversión en infraestructuras. La consecución de los objetivos de descarbonización puede verse impulsada por el cierre de las centrales de carbón y el reemplazo de su producción por la generación de energía renovable y derivada del gas natural. Las empresas cotizadas de infraestructuras a escala mundial están efectuando inversiones significativas para materializar este cambio, y sus beneficios y dividendos se ven apuntalados por esta actividad.

Las iniciativas políticas gubernamentales aprobadas recientemente en Europa (Pacto Verde europeo) y las propuestas por parte del presidente electo en EE.UU., Joe Biden, impulsarían aún más el crecimiento de la inversión en infraestructuras de energía sostenible, incluidos los activos de generación de energía renovable, de transmisión y de almacenamiento de baterías; una posición clave de la estrategia que constituye un claro ejemplo de esta oportunidad es Enel.

Además de su negocio de suministros básicos en Italia, Enel es uno de los principales productores de activos de generación de energía renovable en todo el mundo para otras compañías de suministros públicos y clientes corporativos. Esta actividad no regulada complementa el estable negocio de suministros públicos y genera mayores niveles de rentabilidad y crecimiento. La cartera de generación de energía renovable de Enel, de 102 GW, es equivalente a 546 centrales de carbón, que constituye el número de centrales de carbón cerradas en EE.UU. entre 2010 y el primer trimestre de 2019.

Los tipos de interés en niveles reducidos apuntalan la clase de activos

La pandemia de COVID-19 ha dado lugar a niveles sin precedentes de apoyo monetario y presupuestario y, con la actual presión económica, prevemos que los tipos de interés se mantendrán en niveles reducidos durante un periodo prolongado. Los tipos de interés casi nulos podrían incluso beneficiar a los activos de infraestructuras. Las empresas de infraestructuras operan con un apalancamiento del 35 %-40 %, por lo que el coste de la deuda resulta importante para sus rentabilidades financieras. La refinanciación de la deuda que llega a vencimiento por parte de las empresas en un contexto de tipos de interés más reducidos apuntala los beneficios futuros. Por tanto, esperamos que el reducido coste de la financiación impulse las valoraciones de los activos y dé lugar a mayores márgenes de utilidad (esto es, múltiplos más elevados) en los activos.

Los títulos de las empresas cotizadas de infraestructuras se han negociado en una horquilla de múltiplos de valoración estrecha durante cinco años, a pesar del nivel inferior de los tipos de interés. En nuestra opinión, el contexto de múltiplos más elevados deberían de darse, especialmente en vista de que los activos en el mercado cotizado se negocian un 20% por debajo que lo reflejado por los múltiplos del mercado privado. Creemos que los inversores a largo plazo se verán recompensados por invertir ahora en activos cotizados de infraestructuras. Las temáticas duraderas que impulsan el crecimiento a largo plazo de los activos siguen vigentes.

Fuentes y notas

(1) El rendimiento presentado es histórico. Los rendimientos obtenidos en el pasado no constituyen una referencia fiable de los rendimientos futuros y puede ocurrir que los inversores no recuperen la cantidad total invertida. El valor de su inversión puede aumentar o disminuir, y usted podría perder la totalidad o una parte del capital invertido. Fuente: Nordea Investment Funds S.A. Periodo abarcado: 5.3.2019-30.9.2020.


Nordea Asset Management es el nombre funcional del negocio de gestión de activos que llevan a cabo las entidades jurídicas, Nordea Investment Funds S.A. y Nordea Investment Management AB («Entidades Legales») y sus sucursales, filiales y oficina de representación. El presente documento está destinado a proporcionar información sobre las capacidades específicas de Nordea. El presente documento (cualquier opinión u opiniones expresadas) no representa asesoramiento de inversión, y no constituye una recomendación para invertir en cualquier producto financiero, estructura o instrumento de inversión ni para formalizar o liquidar cualquier transacción ni participar en alguna estrategia de negociación en particular. Este documento no es una oferta de compra o venta, ni una solicitud de una oferta para comprar o vender ningún valor o instrumento o participar en cualquier estrategia comercial. Dicha oferta solo podrá efectuarse mediante un memorándum de oferta o cualquier otro acuerdo contractual similar. Este documento no podrá copiarse ni distribuirse sin consentimiento previo. © Las Entidades Legales adheridas a Nordea Asset Management y cualquiera de sus sucursales, filiales y/o oficina de representaciónde las Entidades Legales.