Por qué la oferta de fondos ASG no es suficiente aún para los clientes más sostenibles

inversión-sostenibles-sostenibilidad-asg
Foto: ANGELA BENITO (Unsplash)

La inversión con criterios sostenibles está ganando cada vez más adeptos entre los inversores españoles. Según los datos del Observatorio Inverco, el 29% de los partícipes en Fondos conoce la inversión con criterios ASG. La cifra es siete puntos más que hace dos años y las razones de este impulso, según los propios encuestados son por este orden la mayor oferta de productos de este tipo (34%), la mayor relevancia en la propia sociedad (25%) y, en tercer lugar, el estallido de la crisis COVID (24%).

 "La mayor oferta de productos con características ESG ha hecho que aumente el interés de los ahorradores por canalizar sus inversiones a través de esos productos. Las entidades cuentan con nuevos criterios para construir las carteras de Fondos y, en consecuencia, los ahorradores se preocupan del impacto que tendrá su inversión en el desarrollo de una sociedad sostenible, aunque todavía hay un camino por recorrer para dar a conocer este tipo de inversiones", explicaba Arantxa López Chicote, Directora de Producto, Inteligencia de Mercado y Digital en Santander AM España y miembro del Observatorio Inverco.

En concreto de los 6.984 fondos de inversión que tiene a su alcance el inversor español (se incluyen las clases más antiguas de fondos españoles y extranjeros excluyendo sicavs y productos garantizados), según los datos de Morningstar, 3.139 están clasificados como artículo 8 o 9 según la SFDR, lo que le otorga ese componente de sostenibilidad. Esto implica el 45% del total de fondos a los que tiene acceso el inversor español. Con estas cifras se podría pensar que es una oferta suficiente para esos inversores que ahora en los test de idoneidad, contesten con un sí a la pregunta de si dan prioridad a la sostenibilidad en las inversiones, pero la realidad es que quizá la oferta no sea aún suficiente para aquellos que tengan unas altas exigencias de sostenibilidad en sus carteras.

Eso es así por dos razones. La primera es porque la amplia mayoría de los fondos SFDR que se venden en España son artículo 8, un 88% del total, y muchos de estos artículo 8 no son elegibles para las carteras sostenibles que marca la Green MiFID. Y la segunda es simplemente atendiendo a criterios de diversificación. "Si un cliente quiere ser 100% sostenible en inversiones es complicado. No hay producto hay para ser 100% sostenible", afirma Daniel Sancho, responsable de inversiones de Mapfre Gestión Patrimonial.

Poca oferta más allá de renta variable y fija

Esa falta de diversificación se nota especialmente en los fondos artículo 9, los únicos que en un 100% de los casos se pueden incluir en las carteras de los inversores que quieran ser sostenibles. De los 354 productos de este tipo que puede comprar el inversor español, 223 son de renta variable, el 63% del total, el 30% son de renta fija y solo el 5% mixtos. Y eso a pesar de que el patrimonio de los inversores españoles está fuertemente concentrado en productos de renta fija y mixtos (57% del total, según el último informe anual de IIC publicado por Inverco).

Además, el mayor porcentaje en alternativos que tanto están potenciando las gestoras como fuente de diversificación de las carteras, no va a acompañado de una sostenibilidad de este tipo de inversiones ya que solo hay un fondo alternativo art 9.

¿Qué pasa con la diversificación en la oferta de artículo 8? Según los datos de Morningstar, aquí habría una mayor variedad. Si bien los porcentajes en renta variable y renta fija son similares a los vistos en los fondos artículo 8, hay más oferta en mixtos (13% del total de fondos artículo 8) y también en alternativos, donde hay 46 productos.