Primeros pasos del Sandbox en España: reflexiones de la CNMV, el Banco de España, el Tesoro y la DGSFP

cnmv_ok
CNMV

La tecnología se ha vuelto imprescindible en el día a día de la industria financiera, más evidente durante el último año a raíz de la pandemia del coronavirus. A este respecto, la CNMV ha organizado unas jornadas sobre Fintech y Ciberseguridad. En ella, el presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, ha recordado que las instituciones también tienen que “abrazar modelos basados en la tecnología”. En su opinión, es “imprescindible impulsar la utilización de nuevas tecnologías en los mercados financieros y utilizar herramientas para impulsar la innovación, como los Innovation Hubs y los Sandbox”, ha explicado.

Buenaventura también ha aprovechado para recordar que “las autoridades debemos advertir sobre los riesgos que ofrecen las criptomonedas, por su escasa liquidez, hay que recordar que no son instrumentos financieros y no están todavía regulados”, ha subrayado.

España está iniciando el camino del Sandbox, con la coordinación de la CNMV, el Ministerio de Economía, el Banco de España y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, con la posibilidad de que puedan participar también otros agentes. Y lo ha hecho con la inspiración de la experiencia previa del Reino Unido.

Víctor Rodríguez Quejido, director general de política estratégica y asuntos internacionales de CNMV, ha explicado que el Sandbox «es un servicio dirigido a proyectos que aporten una mejora financiera tecnológica”. Y tiene como objetivo “proteger al consumidor y mejorar la regulación financiera”. A este respecto, ha recordado que no se van a admitir proyectos que no tengan una implicación clara en el sistema financiero.

En esta primera ventana, la CNMV ha recibido 67 solicitudes, algo mas de 30 aplican a su ámbito regulatorio. Un volumen que valoran como “positivo” y que “demuestra del interés que ha generado esta iniciativa”, ha recalcado Rodríguez Quejido. Sin embargo, creen previsible que un número significativo de estos proyectos no lleguen a entrar en esta primera edición. Aunque en julio la CNMV volverá a abrir otra ventana de registro de solicitudes.

Beneficios

Judith Arnal, directora del Gabinete Técnico y de Análisis Financiero del Tesoro Público, ha puntualizado en el “carácter híbrido del proyecto, entre supervisor y regulador”. “No solo tiene sentido que se presenten empresas que han detectado un obstáculo regulatorio sino también aquellos que quieran contar con un apoyo del supervisor”, ha recordado.

En su opinión, el Sandbox ofrece una «respuesta holística de todo el sistema financiero», porque involucra a diversas instituciones como la CNMV, el Banco de España, el Tesoro Público o la DGSFP. Pero también admite la posibilidad de contar con la participación de otros agentes y autoridades como el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias SEPBLAC y la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

“Permite la reducción de información asimétrica, una mejor asignación de riesgos, así como la mejora de prácticas supervisoras o la automatización de muchos proyectos”, ha explicado Arnal. Resume la respuesta del Sandbox en tres sentidos: que la innovación sea segura y beneficie al conjunto de la sociedad; establecer mecanismos para que la transformación digital fortalezca la capacidad del sistema financiero; y no perjudicar la inclusión financiera o territorial.

Otros agentes

Además, José Manuel Marqués, jefe de la División de Innovación Financiera del Banco de España, considera que el Sandbox “complementa muy bien a los Innovation Hubs, al promocionar la innovación en un entorno seguro donde se puedan controlar los riesgos”. Pero también alude a la labor de pedagogía en el proceso: “Cuando un promotor lo solicita, creemos que es importante que se pregunte qué es lo que quiere obtener aplicando el Sandbox y si ésta es la mejor herramienta para conseguirlo”, recuerda.

Algo en lo que también ha insistido Francisco Carrasco, subdirector General de Regulación y Relaciones Internacionales de la DGSFP: “Los diferentes proyectos pueden mostrar a través del Sandbox el valor añadido que buscan y pueden aportar a sus clientes. A estos proyectos les ayuda en términos de visibilidad y les permite contrastar si esa visión inicial, en la práctica, puede llegar a conocerse con mayor certidumbre”, ha afirmado.

En lo que respecta a la actuación de la AEPD, Jesús Rubí Vocal, coordinador de la Unidad de Apoyo y Relaciones Institucionales de la agencia, ha recordado que no son supervisores, pero la ley contempla la garantía de los datos personales y la incorporación de la agencia. “Hay que insistir mucho en la subsanación, porque si los proyectos no se han presentado con toda la información para subsanar la protección de datos, existe el riesgo de que se queden cojos. El Sandbox va a permitir ampliar la información mas allá del propio reglamento de protección de datos”, ha concluido.