Sabadell AM y Liberbank Gestión, las últimas firmas nacionales en convertir algunos fondos en vehículos sostenibles

, Sabadell AM y Liberbank Gestión, las últimas firmas nacionales en convertir algunos fondos en vehículos sostenibles
Foto: Aaron Burden (Unsplash).

Durante el último año, muchas gestoras españolas han ido adecuando su oferta de productos a la normativa europea de sostenibilidad SFDR. Las últimas en sumarse a la lista han sido Sabadell AM y Liberbank Gestión, que han realizado cambios importantes en algunos de sus productos para transformarlos en vehículos que promueven características medioambientales o sociales (artículo 8).

En concreto, el fondo Sabadell Interés Euro ha modificado su política de inversiones con el objetivo de "integrar factores de sostenibilidad en su proceso de inversión y perseguir la consecución en su cartera de un rating ESG medio superior al del índice Bloomberg Barclays Euro-Aggregate 1-3 Yr". Tal y como explican desde la gestora, en adelante, el producto promoverá características medioambientales o sociales (artículo 8 Reglamento de la UE 2019/2088) y utilizará la metodología ESG propia del Grupo Amundi.

Aunque mantendrá su vocación inversora de renta fija euro, además de invertir en activos de renta fija tanto pública como privada, emitida o negociada en mercados de estados miembros de la Unión Europea o candidatos a formar parte de ésta, no descartará la inversión en otros mercados con carácter secundario, incluidos los emergentes hasta un máximo del 10%, siendo su exposición a divisa no euro inferior al 10%, advierten.

Liberbank Multi-Manager

De igual modo, el fondo de Liberbank Gestión ha pasado a ser clasificado como fondo artículo 8. Asimismo, ha cambiado ligeramente su denominación incluyendo un guión en el nombre. Invierte, a través de otras IIC, en todo tipo de activos. Al menos un 51% de la cartera estará en compañías con características medioambientales y/o sociales positivas con buenas prácticas de gobernanza (ASG).

Además, puede invertir de forma limitada en deuda distressed y bonos catástrofe, hasta 15% en titulizaciones (MBS/ABS), hasta 10% en bonos convertibles contingentes (Coco) y hasta 20% en compañías de adquisición con fines especiales (SPAC).