Sássola Partners completa su gama de productos con un nuevo fondo de perfil agresivo

sássola partners, Sássola Partners completa su gama de productos con un nuevo fondo de perfil agresivo
Fuente: Valdemaras (Unsplash).

Poco a poco la oferta de productos de Sássola Partners va ampliándose. La gestora ha lanzado Sássola Selección Capital, un fondo de fondos que invertirá al menos el 50% de su patrimonio en otras IIC, como el resto de productos. Sin embargo, este último será el fondo con mayor exposición a renta variable de su gama.

"Todo el trabajo que realizamos en nuestro proceso de seguimiento de analistas y selección de fondos de inversión es perfectamente aplicable a un nuevo fondo, donde la inversión en renta variable puede llegar a ser hasta el 100%", explica Miguel Irisarri, presidente y socio de la firma junto con  José María Loinaz, responsable del área de estrategia y gestión. "El objetivo es poder atender la demanda que tenemos de clientes cuyo horizonte de inversión es más largoplacista y su perfil de riesgo más agresivo", asegura.

Como toda la gama, este vehículo sólo invertirá en fondos de inversión UCIT con liquidez diaria o fondos de gestión pasiva si lo consideran conveniente, aunque también utilizará instrumentos derivados exclusivamente como cobertura. Tendrá las mismas comisiones de gestión que los otros fondos. Tendrá dos clases de participaciones: la clase A, con una inversión mínima de 10 euros y una comisión de gestión del 1%; y la clase I, a partir de 750.000 euros y un coste de gestión aplicado directamente sobre el fondo del 0,7%.

El objetivo de Sássola Selección Capital, apunta Irisarri, "es invertir en cualquier mercado o sector que tenga gran potencial de revalorización y tendrá un horizonte temporal de tres años".

Otros productos

Además de éste, la gestora cuenta con otros dos vehículos: Sássola Selección Dinámica, con un objetivo de volatilidad inferior al 10% anual, invierte entre un 30% y un 75% de la exposición total en renta variable; y Sássola Selección Base, enfocado a los inversores más conservadores y con un objetivo de volatilidad inferior al 5% anual y una exposición a renta variable entre el 0 y el 50%.