Update de Allianz Global Artificial Intelligence: un fondo que ve más allá de la tecnología tradicional

Digital__tecnologia
Joshua Sortino, Unsplash

El año 2020 será recordado como el año en el que la pandemia desatada por el Covid 19 cambió radicalmente a una sociedad y hundió a las economías en tasas no vistas desde la Gran crisis financiera de 2008. Sin embargo, las diferentes medidas anunciadas por bancos centrales y Gobiernos para hacer frente a la pandemia permitieron que los mercados de valores despidieran el año con mejores cifras de las esperadas.

Un ejemplo de ese buen comportamiento del mercado, sobre todo de aquellos valores más ligados a la tecnología, se ve en Allianz Global Artificial Intelligence, el fondo de una gestora internacional con Sello FundsPeople 2020 (tiene la calificación de Blockbuster) que mejor resultado obtuvo en 2020 ya que su clase en euros cerró con un 86% de rentabilidad.

En FundsPeople hablamos con su gestor, James Chen, sobre los cambios que experimentó su cartera durante un año que será difícil de olvidar.

“Si bien creemos que nuestro proceso de gestión del riesgo y los ajustes activos de la cartera nos permitieron ofrecer un mejor rendimiento en 2020, seguimos creyendo que el principal impulso del rendimiento proviene de nuestro proceso de selección de valores centrado en la innovación en Inteligencia artificial”, afirma.

Tres tipologías de empresas donde invertir

En concreto el fondo incluye en la selección de valores a tres tipos de compañías: las que suministran la infraestructura necesaria para el despliegue de la inteligencia artificial (como, por ejemplo, los fabricantes de semiconductores), las que desarrollan aplicaciones tecnológicas y las que se benefician de la inteligencia artificial, sin importar en qué sector estén. Y, según explica el gestor, fue este último grupo el que más creció y el que tiene las mayores posibilidades de ampliarse en el futuro.

“Creemos que nuestro enfoque de identificar las empresas que aprovechan la inteligencia artificial al servicio de todas las partes interesadas ha ayudado a impulsar un sólido rendimiento del fondo este año y sigue siendo una parte central de nuestro proceso de inversión”, afirma.

De hecho, lo demostró cuando en pleno confinamiento optaron por recoger beneficios en parte de esas compañías que más se habían aprovechado de los periodos de cuarentena del mes de marzo para aumentar exposición a otro tipo de empresas que el mercado había dejado atrás en sus valoraciones. “Nuestros procesos de gestión del riesgo nos han ayudado a mantenernos a la vanguardia en la mayoría de las dinámicas de rotación, hemos obtenido algunos beneficios de algunas de las compañías en cartera que han sido las ganadoras este año y hemos aumentado nuestra postura procíclica”, afirma.

La cartera con la que empiezan el año

Y en esa rotación hacia los valores cíclicos se mantienen ahora ya que defienden que sigue habiendo segmentos del mercado de IA que ofrecen aún atractivos retornos ajustados al riesgo a largo plazo. Más teniendo en cuenta que el coronavirus no ha hecho sino adelantar esa transformación digital de la sociedad que ya se estaba empezando a producir. “Estamos convencidos de que la inteligencia artificial es el catalizador de una nueva revolución”.

En la actualidad sus principales posiciones se encuentran en compañías como Tesla, Snap o Slack Techologies con exposiciones que no superan el 6% de la cartera, lo que demuestra su alto componente de diversificación. De hecho, las 10 mayores de posiciones del fondo apenas ocupan el 38% de la cartera.