La COVID-19 ha sido una puesta a prueba para todos los sectores económicos. El III Estudio de Banca Privada realizado por FundsPeople en colaboración con Tressis demuestra que el negocio de altos patrimonios ha sabido responder a la pandemia con más digitalización y con un contacto más recurrente con el cliente.

Concretamente, a mayo de 2021, fecha de elaboración de una encuesta en la que han participado más de 600 profesionales dedicados el negocio, los banqueros y agentes de banca privada indican que el 23% de las reuniones con los clientes ya son en formato virtual. 

Por otro lado, se ha intensificado el contacto de los banqueros y sus clientes por vía telefónica, más del 60% utilizan este canal, así como por vía online. Más de la mitad de los banqueros que han participado en esta encuesta afirman que el email y otros medios online

La reunión presencial continúa siendo una pieza troncal de la relación con el cliente. A pesar de que ha disminuido el porcentaje de banqueros que tienen contacto de forma directa con sus clientes, más de la mitad siguen viéndose presencialmente con ellos. Una actividad que se ha podido ir retomando poco a poco una vez se han ido dejando atrás los confinamientos obligatorios.

Contacto más recurrente

Otro de los efectos clave de la COVID-19 en la actividad de banca privada es el contacto más recurrente de los banqueros privados con sus clientes. Antes de la pandemia, con datos de la encuesta de enero de 2020, en el 20% de los casos indicaban que tenían contacto con sus clientes una vez al mes, en el 66% de los casos una vez al trimestre y en el 11% de los casos dos veces al año.

Ahora, con datos de mayo de 2021, un 34% de los banqueros contactan con su cliente mensualmente, un 61% trimestralmente y un 4% semestralmente. Por tanto, se incrementa notablemente la comunicación mensual.

A la hora de preguntar a los banqueros privados españoles si consideran que la forma de relacionarse y comunicarse con su cliente ha cambiado mucho debido a la crisis de la COVID-19, en un 91% de los casos se muestran de acuerdo. Un porcentaje muy similar a los datos de la anterior oleada, en octubre de 2020.

Respecto al futuro, a la hora de plantear a los banqueros si creen que una vez haya pasado la crisis de la COVID-19 volverá a relacionarse con su cliente igual que lo hacía anteriormente, un 53% está de acuerdo con esa afirmación y tres de cada 10 en desacuerdo. En este caso, sí que hay una variación destacable respecto a la anterior edición de la encuesta. Antes, el 61% confiaba en que regresará a la misma situación previa a la pandemia.

Por último, un 57% de los banqueros señalan que un año después de la COVID-19 se ha afianzado su relación con el cliente y un 40% reconoce que sigue siendo igual de estrecha. Solo un 3% apunta que su relación ha empeorado.