Abante apuesta por la renta variable y un sesgo hacia compañías de calidad para 2021

Marta Campello Abante noticia
Marta Campello, Abante (Cedida).

La firma arranca 2021 con un rebalanceo de sus carteras y fondos de inversión que ha traído consigo, en líneas generales, un trasvase de riesgo desde la renta fija la renta variable: “A los precios actuales nos parece que la renta fija de mayor riesgo tiene poco atractivo, poco retorno y mucho riesgo y, sin embargo, nos parece que hay una parte del mercado de renta variable, tradicionalmente considerado como más estable y resiliente, que a los precios actuales tiene mucho atractivo”, explica Marta Campello, socia y gestora de fondos en Abante.

En la parte de renta variable  prefieren tener buenas compañías, estables, con negocios crecientes y resilientes que paguen dividendos interesantes, justifican. Han pasado de tener un enfoque geográfico a realizar un análisis más temático y por ideas, porque consideran que la pandemia no ha afectado más a unas zonas geográficas que a otras desde el punto de vista de composición de la economía en concreto, sino que se ha traducido de una manera u otra por la composición sectorial de esas economías.

Así, afrontan estos primeros meses del año con el 75% de la cartera de renta variable posicionada hacia compañías de calidad, buscando aquellas que «son líderes en sus industrias, que tienen bajos niveles de deuda, activos intangibles valiosos y flujos de caja estables y que, a lo largo del tiempo, son capaces de beneficiarse de ese efecto del interés compuesto que supone que tengan ROEs muy estables y que, además, están cotizando a múltiplos atractivos”, señala Campello. Esta estrategia la juegan a través de fondos globales, acompañadas de estrategias core en Estados Unidos, Europa y Japón. El objetivo es tener exposición a grandes compañías de consumo básico, farmacéuticas y firmas de lujo y a otros sectores como tecnología y salud.

Otras apuestas

El otro 25% de la cartera de renta variable tiene un posicionamiento más táctico, con ideas que se pueden desviar significativamente de sus índices y con las que aspiran a una mayor rentabilidad. En este enfoque, una de sus principales es la recuperación económica, que ponen en práctica a través de fondos. Y también apuestan por la recuperación y el desarrollo de los mercados emergentes. Aquí, además de la exposición que tienen con otros fondos de la cartera, han optado por tener exposición directa, para aportar un alfa adicional respecto al índice mundial, a través de un fondo especialista en mercados emergentes, muy centrado en China.

Por otra parte, apuestan por la innovación, el mundo digital y la tecnología del futuro, con tener exposición a la parte más industrial y de inversión de la tecnología, como, por ejemplo, al segmento de semiconductores. Citan temáticas como la inteligencia artificial, del coche autónomo, de impresión en 3D o de la realidad virtual.

Renta fija

En la parte de renta fija también han comenzado el año con bastantes cambios y con un posicionamiento más prudente del que tenían el año pasado. “Hemos reducido significativamente el riesgo vendiendo los fondos más agresivos y hemos introducido estrategias flexibles más conservadoras que nos permitan generar rentabilidades positivas, con un nivel de riesgo más moderado”, comenta Campello. 

Así, arrancan el año con un peso del 45% en renta fija (en su cartera moderada que representa el escenario central), con un tercio de la cartera en posiciones conservadoras asimilables a la liquidez, otro tercio en inversiones de renta fija a corto plazo diversificadas en gestores con mandatos de preservación del capital y, por último, con un tercio en estrategias algo más agresivas y flexibles con carteras globales de bonos, en las que el elemento gestor es clave.